Festejando
Purim
Un poco de historia
+100%-

6) La Conspiración fallida

«En aquellos días… dos eunucos el rey…procuraban poner mano en el rey Ajashverosh…» (Libro de Esther 2:21)

Después que Esther fuera elegida reina de Persia, ésta preguntó al rey por qué no había escogido para sí un consejero judío, como habían hecho otros soberanos. Le recordó que hasta el poderoso Nabucodonosor tuvo un consejero judío, el profeta Daniel. El rey replicó que no conocía a ningún judío digno de tal cargo. «He aquí que tienes a Mordejai», dijoEsther, «sabio, piadoso y leal». Y Mordejai se convirtió así en consejero del rey.

Un día, Mordejai oyó en la corte una conversación entre dos de los servidores del rey, Bigtán y Teres. Traslucía de ella que planeaban envenenar al rey a causa de haberlos aquél disminuído de su rango de chambelanes principales y subordinado a Mordejai. Se proponían infundir en todos la creencia de que el rey había estado a salvo mientras ellos cuidaron de él, pero apenas designado en su lugar un judío, ¡el rey era envenenado! Aunque los conspiradores hablaban en su lengua nativa de Tartaria, Mordejai, que por su condición de miembro del Sanedrín estaba obligado a conocer varios idiomas, no tuvo dificultad en entender la conversación. Comunicó el perverso plan a Esther, la que a su vez informó al rey, en nombre de Mordejai. Cuando, luego de su habitual descanso de la tarde, el rey pidió su bebida de costumbre, los desprevenidos servidores Bigtán y Teres le llevaron la copa en la que habían puesto veneno. El tóxico fue descubierto de inmediato y los autores condenados a morir. Por ello, en el Libro real de las Crónicas se dejó constancia que Mordejai había salvado la vida del rey.

Gentileza gráficos: http://www.tzivos-hashem.org

 

 

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top