Comenzando
D´s, la Creación y el Alma.
Sobre la Historia y el Propósito de la Creación.
+100%-

La Historia del Mundo en pocas palabras

 

Imaginemos que alguien quisiera iniciar un negocio en una gran cadena internacional de tiendas con sucursales en las principales ciudades del mundo.
Ahora, los grandes negocios necesitan computadoras. Por lo tanto, lo primero que se tiene que hacer es diseñar y escribir un programa de computación que se adapte a las necesidades del negocio. Este programa de computación, este “software” es en realidad un instructivo escrito en un código para que la computadora dirija al usuario paso a paso hasta llegar al deseo original. Este programa necesita tener escrito en código hasta el menor detalle posible.

Una vez que el programa ya se escribió, se pasa a la siguiente etapa, encontrar la máquina adecuada para el programa, el “hardware”. La máquina no se puede adquirir hasta que el programa haya sido completado, ya que necesita tener la potencia, velocidad y capacidad específica que requiere el programa. Hasta que se tiene el programa en las manos, no se sabe exactamente de que se trata. Hasta ahora son tres pasos los que se han mencionado: el deseo original, el plan escrito en código para la computadora (el programa) y la máquina.

El siguiente paso es instalar el programa en la máquina. Sin embargo, se necesita hacerse algo más antes de dar este paso. Dejar esta operación en manos de alguien que no está capacitado puede ser desastroso. Por lo tanto, antes de instalar el programa, es necesario anunciar y ver que candidatos se presentan.

Uno por uno los candidatos van a solicitar el trabajo. Cada cual debe ser inspeccionado y probado: capacidad, durabilidad, dedicación, honestidad, etc., sólo se puede contratar a un trabajador, pero que tenga todas las cualidades.
El trabajo no termina al encontrar al candidato adecuado. Es necesario entrenarlo. Y el entrenamiento debe ser completo, minucioso y desafiante. Sólo después de todo esto se puede instalar el programa en la computadora.

Es necesario agregar algo más. Para asegurar el máximo rendimiento de parte del trabajador deberá establecerse una especie de sociedad, para que cuando trabaje bien, (como socio de la empresa) obtenga buenas ganancias, pero si no cumple, igualmente sufrirá las consecuencias. Esto nos aseguraría en el trabajador el cien por ciento de su rendimiento.
Esta es, en pocas palabras la historia espiritual del mundo.

El Deseo de D-s

D-s tenía un deseo. Nadie sabe exactamente cuál es, por lo menos hasta ahora. El Meshiaj aún no está aqui. Y realmente no vamos a entender el verdadero propósito de D-s hasta que nos lo revele con la llegada del Meshiaj. Sin embargo, por la simple existencia del mundo, podemos decir que al crearlo, tuvo y tiene un deseo aunque no sepamos exactamente cuál es.

El Programa de la Creación

Entonces, sabemos que D-s tiene un deseo: un propósito. El siguiente paso sería determinar en detalle este deseo o propósito; en otras palabras, escribir el programa. La Torah es el programa. Esto es lo que significa que la Torah existió 2000 años antes de la creación del mundo. El plan completo del mundo está en este programa, todo.

Cuando digo todo, me refiero a todo, como nuestros sabios dicen: “Nada le falta a la Torah”. No solamente el universo y el planeta, sino cada ser humano que fue, es y será; su nacimiento, su muerte, su familia, su empleo, su tamaño, peso, color de cabello, de ojos, todo; ¡aún su número telefónico y su número de identificación! Todo está en, la Torah, de ahí se toma su existencia.
¿Cómo es posible? Si nosotros tuviéramos un microscopio espiritual para penetrar en las profundidades de los misterios de la Torah, encontraríamos todo. Así como estamos, sólo el Programador Maestro conoce todos los detalles, por más íntimos que sean, y como todo coincide, sólo El, que escribió el programa, lo ve claramente.

Los Códigos de la Creación

Sin embargo, algunos verdaderos gigantes de la Torah que se han propuesto entender esta operación al nivel de un programador, han revelado algunos de los misterios que estaban ocultos en la Torah. Este es realmente un tema para otra conferencia, “Los Códigos en la Torah”, sin embargo para dar un ejemplo: Maimónides, conocido como Rambám, (las primeras iniciales de Rabbi Moshé Ben Maimón), vivió aproximadamente hace 850 años, mucho después que se escribió la Torah. Uno de los Rabinos de la época medieval dijo que el Rambám fue aludido en el siguiente versículo de la Torah (Exodo 11:9): “Ahora, D-s le dijo a Moshé, ‘el Faraón no va a escucharte para que Mis maravillas se multipliquen en la tierra de Egipto.’” ¿Cómo es que el Rambám esta aludido aqui? Primero, en este versículo, D-s se dirige a Moshé (Moisés), que es también el primer nombre del Rambám. Segundo, fue en Egipto donde ésta “maravilla” se dió a conocer al mundo como Maimónides. Su trabajo en Torah, filosofía y medicina, (grandezas del intelecto) han recorrido un camino muy largo aumentando la grandeza del nombre de D-s en el mundo, de la misma manera que engrandecieron el nombre de D-s los milagros que sucedieron a través de Moshé en Egipto. Tercero, las cuatro últimas palabras en hebreo de ese versículo dicen: ” Rivot Moftai B”eretz Mitzraim,”- “Serán multiplicadas Mis maravillas en la tierra de Egipto.” Tomando la primera letra de cada una de estas palabras tenemos el acrónimo de Maimónides: RaMBaM.
Esto es interesante, sin embargo, hay más.

El Rab Michoel Dov Weissmandel, que falleció en 1957, desarrolló un pasatiempo desde muy jóven de contar las letras de la Torah para descubrir códigos ocultos. Convencido de que los códigos ocultos en este versículo nos podían dar más detalles de la vida del Rambám decidió estudiar este versículo.
Empezando con la letra mem de la palabra Moshé (que es tanto el nombre de Moisés como el de Maimónides) contó cincuenta letras. ¿Por qué cincuenta? El Rab Weissmandel había estado descubriendo enlaces de cincuenta a través de toda la Torah. Cincuenta es un símbolo de Torah. La Torah la entregó D-s en el Monte Sinaí cincuenta días después de haber salido de Egipto. Por esta razón, y otras que ahora no tengo tiempo para elaborar, el número cincuenta tiene mucho significado.
Rab Weissmandel contó cada cincuentava letra a partir de la mem de Moshé en el versículo donde el Rambám estaba aludido. Ciertamente encontró que cada cincuentava letra formaban la palabra “Mishneh”, la obra más importante del Rambám se titula “Mishneh Torah”.
Rab Weissmandel continuó contando con la esperanza de encontrar la palabra “Torah” codificada cada cincuenta letras. Ciertamente la encontró solo nueve versículos más adelante, en el versículo 12:11. En este versículo aparece la palabra en hebreo et, esta es la tav que forma la palabra ” Torah ” que aparece juntando las cincuentava letra a partir de este punto. Por lo tanto empezando con el versículo donde el Rambám es aludido, un código basado en cada cincuentava letra que forma la palabra “Mishneh Torah” fue encontrado.
– ¿Coincidencia? Un escéptico podría decir, “la palabra “Torah” no esta codificada junto a la palabra “Mishneh”. Hay un espacio de varios versículos entre los códigos de ambas palabras.” Sin embargo, ese mismo espacio hace que la naturaleza de éstos códigos sea aún más increíble. Ya que desde la mem original de Moshé, que es la misma mem de la palabra “Mishneh”, hasta la tav de la palabra et en el versículo 12:11, que es la tav que empieza la palabra ” Torah “, hay un espacio de exactamente 613 letras. El libro de “Mishneh Torah” es una explicación de los 613 mandamientos escrita por el Rambám.
Tenemos que recordar que estas alusiones emanan del versículo que contiene el acrónimo de RaMBaM, y de lo que le dijo D-s a “Moshé” acerca de las “maravillas” en “Egipto”. Por si fuera poco, la sección donde todo esto se encuentra trata sobre la preparación de Pesaj (la salida de Egipto) en la noche del catorce del mes de Nissan. El catorce de Nissan es el cumpleaños del Rambám.

Esto es sólo un pequeño ejemplo a lo que nos referimos cuando decimos que todo esta en la Torah. Con la ayuda de las computadoras, que el Rab Weissmandel no tenía, muchos códigos increíbles se han descubierto. La probabilidad de que estos códigos ocurran, y que además ocurran en lugares relevantes, es astronómico; más aún, nada parecido se ha encontrado en ningún otro documento. Solamente la Torah lo tiene, ya que sólo un documento hecho por D-s puede tener tal profundidad.
Si tuviéramos las herramientas necesarias, podríamos encontrar no sólo al Rambám sino a todos, incluyéndonos a ustedes y a mi, y a toda la gente que ha existido, todo esta en la Torah. Pero realmente esta conferencia es para otro momento.

La Máquina – La Computadora de la Creación

Todo está en la Torah. Tiene que ser, porque así es el programa. ¿Cuál es la computadora? ¿Cuáles son los medios para traer a luz la información contenida en el programa ? La creación. Si el programa es la Torah, entonces la creación, es decir, el mundo en que vivimos es la computadora.

“D-s vió dentro de la Torah y creó al mundo.” A través de la creación, la idea principal de la Torah se puede ver. Por lo tanto, la creación significa la siguiente etapa en el proceso de llevar el deseo original de D-s a su término.

Contratando un Operador

Con el programa ya escrito y la computadora adecuada, la siguiente etapa es encontrar un operador. Este operador necesita ser la persona más capaz y responsable posible. No puede ser forzado por ningún medio a que solicite el trabajo, porque solamente uno que por su propia voluntad desee dedicarse a este proyecto será un candidato calificado.
Por lo tanto, D-s esperó a que un individuo así, adecuado, se hiciera voluntario. “Esperó”, ya que haber decidido darle al hombre libre albedrío, convertía a D-s en dependiente, por así decirlo, a que el hombre se hiciera voluntario por sí mismo. (Por lo tanto, D-s esperó.)
En los primeros 2000 años del mundo sólo unos cuantos candidatos se atrevieron a ser voluntarios. De estos candidatos, sólo dos, Adán y Noaj, merecieron que se les considerara seriamente. Sin embargo, ninguno de los dos, por varias razones llenaron todos los requisitos. Entonces llegó Abraham.

Aún dentro del caos de esos tiempos, Abraham vió la belleza y el diseño del mundo. Se dió cuenta que el caos era realmente un caos organizado. Después de la destrucción siempre venía la construcción. Había un razonamiento dentro de este caos. Esto le dijo que alguien o algo dirigía el mundo.
Este entendimiento, hizo que Abraham se convirtiera en el mejor buscador del mundo. Buscó y buscó. Probó todas la idolatrías, psicologías, ideas y filosofías para llegar a la raíz de la existencia. Finalmente, entendió que sólo existía una fuerza detrás de todo, D-s, el Creador de los cielos y la tierra, el Creador del tiempo y de la historia.

La Diferencia entre Abraham y Noaj

Noaj también sabía que el mundo no era caótico, y que en verdad había un sólo D-s al que tenía que escuchar y obedecer. ¿Por qué no fue tan privilegiado Noaj como Abraham?
En pocas palabras, Noaj fue un gran trabajador, dedicó tiempo y fue productivo. Sin embargo, él realmente no estaba interesado en nada más. ¿Qué estoy logrando en este mundo para Tí, D-s? ¿Acaso soy responsable del resto del mundo? Nunca reflexionó estas preguntas como lo hizo Abraham.
Abraham también trabajó muy duro. Pero fue más allá. Quería volverse socio del Creador.
– D-s – le dijo Abraham, – obviamente tienes un interés especial en este mundo. Por favor déjame saber cuál es ese interés. ¿Cómo puedo servirte para que este mundo sea un éxito? ¿Qué bien hay en hacer lo que debo si el resto del mundo no lo hace? Quiero responsabilizarme en tratar de que todos hagan su trabajo. No sólo quiero servirle a la creación, quiero trabajar para completar Tu propósito en la creación, cualquiera que éste sea. Quiero hacer de la creación un éxito por ser Tu deseo.

Cuando Abraham llegó a ese nivel de entendimiento, D-s le dijo: – Ah, eres el primer voluntario que captas la raíz de la idea detrás de la operación de la computadora llamada creación; eres el primero en demostrarme que tienes interés en responsabilizarse por cada fase de este mundo. Si realmente estás interesado, entonces tengo que probarte para ver que tan alto precio estás dispuesto a pagar. Tienes que pasar por un entrenamiento que te va a probar en todos los aspectos. Si pasas estas pruebas, voy a compartir contigo ganancias y dividendos. Realmente te vas a convertir en Mi socio.

Por supuesto, estos dividendos y ganancias eventualmente no tienen nada que ver con este mundo finito – siguió diciendo.- Son parte del mundo externo. Por lo tanto, si pasas Mis pruebas, te voy a hacer Mi socio en la eternidad. Y sólo así será justo, ya que Mi propósito con la Creación es un propósito eterno. Si sólo buscas alcanzar cosas finitas relacionadas con este mundo limitado, te voy a recompensar únicamente con cosas finitas. Pero si realmente te dedicas al verdadero propósito de la creación, naturalmente tu recompensa va a ser eterna.

Sabemos que a Abraham se le dieron diez pruebas. Estas diez pruebas van paralelas a los diez postulados con los que el mundo físico fue creado, con lo que la computadora fue hecha. La computadora, sin embargo, necesita un programa, el programa son los diez mandamientos. La intención de las diez pruebas de Abraham fue unir a la computadora con el programa, lo físico con lo eterno, la Creación con la Torah. (Al faraón de Egipto (Paró), que negaba a D-s, se le mandaron diez plagas porque negaba la existencia del programa. El ser castigado con diez plagas, fue una lección para aquellos Judíos sumergidos en la cultura de Paró. El propósito de esta lección era hacerles ver el potencial que tienen los diez postulados con los que se creó el mundo en los diez mandamientos eternos, que viene a ser el propósito de la vida.)

De cualquier manera, las diez pruebas fueron parte del período de prueba: lo cual era necesario antes de instalar el programa en la computadora. Abraham tenía que comprobar no ser egoísta, tener devoción para ser “el operador” de la computadora, antes de que siquiera se considerara la instalación del programa.

El factor que distinguió a Abraham, además de la devoción, fue su entrega. Noaj, por otro lado, fue justo, pero con límites; fue justo “dentro de su generación”. La justicia de Abraham era ilimitada porque no estaba contento con su propia justicia. Quería que todo el mundo, incluyendo su generación y todas las futuras generaciones fueran justas. Y quería esto no por sí mismo, sino por D-s, para cumplir el propósito de D-s en la creación.

1 comentario
  1. Deybin Estuardo

    Excelente aporte, empiezo a enamorarme de la Torah.
    Bendiciones//

    10/10/2018 a las 17:35

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top