Profundizando
Exilio y Mesias
Temas Varios
+100%-

El verdadero mesías (primera parte)

 

Creer en el Mesías es uno de los principios básicos del judaísmo. Nosotros creemos que el Mesías todavía
llegará y con optimismo anticipamos la Era Mesiánica.
Pero ¿qué clase de persona será el Mesías?
¿A qué clase de época nos va a introducir?


¿Qué nos depara el futuro?

Existen algunos pesimistas que dicen que la humanidad se está acercando a su fin. Predicen que nos contaminaremos completamente sobre la superficie de este planeta, o lo sobrepoblaremos hasta llegar a una existencia de escasez extrema. Otros ven al hombre en una carrera desenfrenada, llevando a su civilización a una guerra nuclear.

Por otro lado, existen algunos optimistas que predicen una utopía para la humanidad. Ven energía ilimitada, generada por reactores termonucleares, la conquista por el hombre de las enfermedades más temibles y la solución a todos nuestros problemas sociales, conduciendo al mundo más allá de nuestros más preciados sueños.

Nunca antes la humanidad se había enfrentado con una gama tan amplia de posibilidades. Nunca antes había tenido poder tan tremendo a su disposición, para bien o para mal.

Vivimos en una época acelerada. El hombre de hace 2,000 años no hubiera encontrado muy diferente al mundo doscientos años después. Pero el hombre de hace doscientos años, si fuera transportado a la sociedad actual, encontraría un mundo más allá de su imaginación más desatada.

Se encontraría a sí mismo en un mundo en donde llegar a la luna no es una metáfora de lo imposible, sino un proyecto gubernamental bien financiado; donde los átomos se fraccionan y los secretos de la vida son expuestos; donde las terribles plagas que diezmaban civilizaciones enteras, ya no existen más; donde el hombre se comunica instantánea-mente a todas partes del mundo y vuela en cuestión de horas a las tierras más distantes; donde las bestias de carga son virtualmente cosa del pasado y el hombre es atendido por un ejército de sirvientes eléctricos.

No necesitamos ampliar el punto, pero los últimos doscientos años, más o menos, han provocado un incremento en el conocimiento jamás superado en la historia de la humanidad. Independientemente de que lo usemos sabiamente o no, los logros son realmente asombrosos.

¿Qué significa todo esto?

¿Por qué está pasando todo esto ahora? En todos los miles de años de civilización humana, han existido muchos genios. ¿por qué ellos no pudieron provocar la revolución del conocimiento que estamos experimentando ahora? ¿Por qué tuvo que esperar hasta este siglo?

Y ¿a dónde conduce todo esto?

Y en medio de esto, ¿por qué encontramos de pronto una generación que no va a tolerar más guerra, injusticia, desigualdad, envenenamiento de nuestro ambiente, o cualquiera de los otros males que alguna vez pensamos eran inevitables? ¿Por qué este repentino cambio global de conciencia que parece estar sacudiendo las raíces mismas de la civilización? ¿Por qué cada vez, más y más gente llega a la conclusión de que los males de la sociedad son simplemente consecuencias naturales de la civilización, pero que son males que exigen una curación?

¿Existe alguna relación entre la explosión de la información y el incremento de la conciencia del hombre sobre la justicia social?

Podemos buscar razones sociológicas que las relacionen. Podemos descartarlo como mera coincidencia. Sin embargo, existe un tercer ingrediente, uno que ya afecta al mundo entero, pero está solamente relacionado con los judíos.

Después de 2,000 años de sufrimiento y rezos, estamos nuevamente en control de nuestra antigua tierra.

De nuevo, la relación entre esto y las otras dos podría ser descartada como mera coincidencia, excepto por una cosa.

Ya se había predicho.

Si uno mira sin prejuicio al mundo actual, verá que estamos viviendo en una era en la cual la mayoría de las profecías judías concernientes al preludio de la Era Mesiánica están ocurriendo. Hasta los más escépticos no pueden dejar de cuestionarse cómo esto puede ser una simple coincidencia. El hombre con visión clara puede realmente ver la mano de D-os trabajando.

Nosotros que creemos en D-os, sabemos que él controla el destino final de la humanidad. A pesar de que cada individuo tiene libre albedrío, D-os guía el curso general de la historia hacia Sus fines. Los deseos colectivos de las sociedades son, por lo tanto, determinados por D-os. Los inventos y los descubrimientos ocurren como resultado de la Voluntad Divina. Los gobiernos son guiados por D-os para trabajar hacia Sus objetivos. Esto es lo que las Escrituras tratan de decir cuando afirman (Proverbios 21:1): “El corazón del rey está en la mano de D-os … Lo mueve hacia donde él desea“.

El objetivo final del proceso histórico es el perfeccionamiento de la sociedad. Ya que todo fue creado por D-os, todo debe ser perfeccionado eventualmente. Esto es verdad aun en el mundo terrenal del hombre, que fue creado como un escenario para nuestro servicio a D-os.

El objetivo final es lo que llamamos la Era Mesiánica. Es el foco del proceso histórico en su totalidad. La llegada del Mesías es una creencia judía básica. Este anhelo y expectación le da a los judíos gran optimismo en cuanto al futuro final de la humanidad.

No obstante, si alguna vez recorriste los muchos pasajes de la Biblia, el Talmud, el Midrash y el Zohar, que hablan de la Era Mesiánica, pudiste haberte confundido un poco. Algunas tradiciones parecen contradecir otras, mientras que la línea entre predicción y alegoría, con frecuencia es muy delgada. Para muchos de nosotros, cualquier intento de encontrar rima o razón en estas enseñanzas parece ser sumamente frustrante.

Uno de los puntos básicos de contradicción es si el principio de la Era Mesiánica vendrá con milagros o no. Muchas enseñanzas parecen sustentar esta perspectiva milagrosa, tal como (Daniel 7:13): “He aquí, uno como el hijo del hombre llegó con nubes del cielo“. Por otro lado, otros parecen mantener una perspectiva más prosaica, tal como (Zejariá 9:9): “He aquí que tu rey viene hacia ti… humilde, y montando en un burro“.

El Talmud estaba consciente de esta contradicción y la contestó afirmando que hay dos maneras básicas por las que la Era Mesiánica puede comenzar. Si somos merecedores de milagros, efectivamente será milagrosa. Si no lo somos, la Era Mesiánica llegará de una manera natural.

Seamos o no merecedores de milagros, D-os guiará las fuerzas de la historia para eventualmente provocar la Era Mesiánica. No obstante, si somos dignos de milagros, podemos provocarla antes de que el proceso histórico haya pavimentado su camino.

Los milagros no son algo que deba tomarse a la ligera. El libre albedrío del hombre es uno de los ingredientes primordiales de la Creación. Si el hombre perdiera su libre albedrío para actuar o creer, entonces no podría ser responsable por sus acciones o creencias. Esta responsabilidad es el ingrediente humano vital del hombre y es esencial que su libre albedrío sea preservado todo el tiempo.

Presenciar un milagro puede destruir la libertad de uno para creer. Por lo tanto, los milagros casi siempre ocurren bajo circunstancias tales, en las que la fe es tan fuerte, que no la afecten en lo absoluto. A fin de merecer un milagro, el hombre debe tener una fe tan grande en D-os que no sea afectada por la observación del milagro.

A pesar de que algunos de nuestros sabios trataron de provocar la llegada milagrosa del Mesías, muchos se resignaron a esperar el tiempo propio de D-os, cuando las fuerzas de la historia susciten esta Era sin el recurso de los milagros. Así, el Amorá Shmuel enseñó: “No existe diferencia entre ahora y el tiempo del Mesías, excepto con respecto a nuestro sometimiento“. También encontramos muchos lugares donde nuestros sabios nos enseñan que la redención no va a venir de una sola vez, sino gradualmente, de una manera natural.

Por supuesto, muchas de las tradiciones que encontramos referentes a la Era Mesiánica son alegóricas, o circunstanciales a factores conocidos sólo por D-os. Por lo tanto, no todas son condiciones necesarias para la redención. Por esta razón, el Mesías puede venir en cualquier momento, totalmente sin previo aviso.

 

Rab Aryeh Kaplan

Libros relacionados

El verdadero Mesias?

Cosmovision judia


Mashiaj: Qué, Quién, Por qué, Cuándo, Dónde, Cómo

Cosmovision judia



2 comentarios
  1. Marino Marte

    Como tengo acceso al libro, El verdadero Mesias?

    04/05/2018 a las 08:01
  2. Editor - iojai

    http://www.libreriajudaica.com

    06/05/2018 a las 10:54

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top