Conectándose
Crecimiento Espiritual
Importancia de los Actos de Misericordia (Jesed)
+100%-

Lecciones de riqueza

Extraído de Cuide su riqueza. Editorial Perspectivas

Por qué damos

Da una décima parte para caridad para que te enriquezcas
(Taanit 9a)

A pesar de que la Guemará enseña que dar maaser conduce a la riqueza, no debemos dar solamente para recibir a cambio. Eso sería hacer una mitzvá con una segunda intención, a lo cual se alude como “una mitzvá sheló lishmá“. Pese a que, al principio, se nos alienta a hacerlo, existe un nivel superior por el que debemos esforzarnos.

Tosafot explica que el término “para que” (bishvil) significa dar con la siguiente intención: “quisiera enriquecerme para poder continuar dando cada vez más. Me gustaría hacer el bien con el dinero que obtengo. Si Hashem no elige enriquecerme, entiendo que quizá no sea digno. Pero trataré de hacer lo mejor que pueda para seguir Sus instrucciones, a fin de merecer riqueza”.

Hashem colma de muchos beneficios a aquellos que dan maaser constantemente. Hashem es nuestro pastor; se preocupa por nosotros, nada nos faltará (véase Tehilim 23:1). Dar maaser es una forma de conectarse con Hashem, Quien es la fuente de toda prosperidad. Comprender esto nos ayudará a dar maaser con sinceridad, honestidad, con entusiasmo y con amor a Hashem.

Cuando damos con la comprensión de que el sistema de Hashem funcionará para nosotros, nos estamos entrenando en emuná. Ocasionalmente, podemos encontrarnos en una crisis económica. Esto se puede solucionar corrigiendo nuestra actitud mental y recordando que Hashem siempre está satisfaciendo nuestras necesidades.

Hashem está trabajando con usted como su socio financiero. Cuando sigue dando la décima parte de sus ganancias para caridad, porque quiere una conexión con él (y no porque quiere dinero de él), él le dará cualquier cosa que le falte.

Dar ilimitado

Una persona que es generosa con su dinero, es sumamente digna de elogio. Pero es también muy importante ser generoso con la ayuda física, el apoyo emocional y la asistencia espiritual. Una comida caliente, una palabra amable o un libro o casete inspiradores, pueden cambiar la vida de una persona.

Todos poseemos muchos talentos únicos que debemos aprender a reconocer y a “dar maaser” de ellos. Puede iluminar el mundo ofreciéndoles a otros una sonrisa, un chiste o una palabra de aliento. Hashem, Quien creó el mundo, nos dotó de creatividad para ser, en un sentido limitado, como él. Al ofrecerles a los demás nuestros talentos, estamos emulando a nuestro Creador.
Cuando usted da maaser, expande su conciencia de estos principios.

Dar es vivir

Cuando da maaser, está haciendo una declaración a Hashem y a las personas: está diciendo que se preocupa por otras personas que no son tan afortunadas como usted. Está compartiendo lo que Hashem le ha dado, recordando que el jésed es la base de este mundo.

Es esencial dar con amor. Ahavat jésed (el amor por la bondad) demuestra que está feliz y deseoso de dar.
La clave para triunfar en este mundo es volverse “indispensable” para Hashem. A pesar de que esto, en realidad, es imposible, puesto que Hashem no necesita nada ni a nadie, no obstante, él nos permite servirlo y prestarles ayuda a Sus creaciones. Cuando damos maaser, ayudando así a los demás, Hashem nos mirará favorablemente y nos ayudará.

Hace falta años de persistencia, determinación, disciplina y entusiasmo para formarnos hasta alcanzar un alto nivel, pero se comienza tratando de llegar a los demás de inmediato. Las posibilidades son ilimitadas. Cuanto más ayuda a los demás, más rico espiritualmente se volverá. Cuando se dedica a los demás, se dará cuenta de que usted mismo posee las aptitudes para superar los desafíos y adversidades de su vida.

¿Qué hace cuando tiene contratiempos económicos, a pesar de las cantidades de tzedaká que da? Dese cuenta de que los vaivenes de la vida ofrecen lugar para enseñarnos lecciones – cada vez, algo nuevo. Aprendemos a ser creativos, flexibles y positivos, aun frente a la adversidad. Cuanto más alto establezca sus metas, mejor persona puede llegar a ser.

A medida que una persona desarrolla una pasión por estudiar y por dar, crecerá y cambiará, incluso cuando las cosas no marchen tan bien. Es importante tener mentores, modelos de conducta y otras personas que lo desafíen a crecer. Necesitamos, además, amigos y colegas con quienes compartir buenos y malos momentos.

El seguimiento persistente e incesante de sus objetivos, le otorgará una ayuda Celestial especial que lo llevará adonde quiera ir. Explore todas las posibilidades y oportunidades que Hashem le pone en el camino. Las puertas se abrirán, a veces inesperadamente, para conducirlo a su destino.

Los contratiempos son parte del programa de Hashem para enseñarnos humildad, fortaleza y paciencia. Tenemos que concentrarnos en nuestra fe en Hashem de que las cosas saldrán de la mejor manera. Cuando hacemos lo mejor que podemos para influir en nosotros y en los demás, Hashem nos ayuda a crecer y a desarrollarnos.

 

Moshe Goldberger

Libros relacionados

Cuide su riqueza



Textos relacionados
Lecciones de Riqueza [2]

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top