Conectándose
Generalidades
La Justicia Divina
+100%-

Con Libertad y Justicia Para Todos

Extraido de Esta Tierra es Mi Tierra

La idea de “libertad y justicia para todos” se originó en el momento de la Creación. Dios creó al hombre con la inteligencia necesaria para hacer del mundo un lugar mejor. Dios es Omnipotente, pero le dio al hombre libertad: libertad de elección o libre albedrío, que él puede usar incluso para actuar en contra de su Creador. Dios tiene el poder de impedir que el hombre se Le oponga y cometa pecados, pero él no lo detiene. En verdad, Dios creó la primera democracia “con libertad para todos”.

Aun así, en caso de que la gente se vuelva demasiado arrogante o inmoral y decida que puede hacer lo que quiera, cuando quiera y sin importar el efecto que ello tenga sobre los demás, Dios también creó un sistema de justicia. Dios desea que el hombre obedezca la ley y deja que haga lo que quiera, dentro del marco de lo razonable. Pero si transgrede la ley eligiendo lo incorrecto, es responsable ante Dios. Pues junto con la libertad, Dios hizo la “justicia para todos”. El hombre debe saber que Dios puede asegurase de que él sea recompensado o castigado por sus acciones.

Los sabios han presentado varias enseñanzas sobre la recompensa y el castigo:

1) El sistema de justicia de Dios propone recompensa o castigo en la medida de las acciones, midá kenegued midá, medida por medida (Sotá 8b, 9b).

2) La medida de la recompensa por el bien es al menos quinientas veces más grande que la medida del castigo (Rashi, éxodo 20:6).

3) Dios nunca retiene la recompensa de ningún hombre ni ser vivo (Pesajim 118a). Todos reciben recompensa por cada buena acción. Por ejemplo, el guardián de un campo de concentración quien ocasionalmente mostró bondad hacia los prisioneros, pero también los castigó brutalmente, recibe su recompensa en la medida de su pequeño acto de misericordia. También recibirá un castigo eterno por su cruel comportamiento, medida por medida.

4) Dios nunca destruye una nación hasta que su capacidad para hacer el mal no se haya agotado (Sotá 9a). Por lo tanto, pese a su maldad, la nación continuará existiendo y Dios no permitirá su destrucción hasta que haya colmado su capacidad para el mal. Cuando llegue el momento de la justicia, tal nación recibirá un castigo absoluto y una total destrucción, como los imperios de Babilonia, Persia, Grecia, Roma y España. En el pasado fueron potencias mundiales, pero en el presente no existen más o en su defecto ya no son significativos en el mapa del poder mundial.

5) Las buenas acciones son recompensadas en este mundo y en el Mundo que Viene. Y existe un castigo por las malas acciones tanto en este mundo como en el Mundo que Viene. El tipo exacto de recompensa y castigo depende de la naturaleza temporal de la acción frente a la naturaleza eterna de la recompensa o castigo.

6) El sistema de justicia de Dios no está previsto solamente como castigo. En casi todos los casos, el propósito de Sus castigos es limpiar el alma de las impurezas para que pueda recibir la recompensa eterna, el Mundo que Viene. El sufrimiento en este mundo trae el perdón de los pecados. En otras palabras, el Guehinom funciona como el ciclo de lavado de una máquina de lavar. Luego del castigo de pasar por el centrifugado, el alma queda limpia y puede entrar en el Paraíso. Además, existe la reencarnación del alma. Aunque la reencarnación es un castigo (volver a nacer y vivir la vida con todos sus problemas y tribulaciones), puede ser visto de manera positiva. Uno recibe una nueva oportunidad para mejorar su vida anterior y en la subsecuente encarnación, puede ganar la recompensa eterna.

7) Algunos pecados merecen un castigo liviano; otros requieren una severa retribución. Algunos pecados requieren un severo castigo que incluye la destrucción del alma. Algunos pecadores merecen el castigo eterno, tales como Bilaam, Hitler, Stalin y Arafat.

8) La mayor parte de la gente recibirá una recompensa eterna. Eventualmente verán la grandeza de Dios y se limpiarán del pecado a través del arrepentimiento.

En conclusión, cada acto es observado y registrado. Cada buena acción es siempre recompensada. Cada mala acción es siempre castigada. La recompensa llegará y el castigo será ejecutado. Es importante ser testigos de la recompensa y de la ejecución del castigo para reconocer que la justicia de Dios es precisa. Es por esto que oramos, “¡Dios! ¡Por favor, castiga ante nuestra vista a aquellos que han derramado la sangre de Tus servidores!”.

El Rebe Najmán elabora más aún el pasaje Talmúdico con respecto a la justicia Divina. él intenta responder a la pregunta de por qué los malvados a veces no son castigados e incluso continúan viviendo y alcanzan un gran éxito, y por qué la gente buena sufre y parece enfrentar un problema tras otro. De acuerdo con el Talmud, hay diferencias entre un justo completo y uno parcialmente justo, y entre uno completamente malvado y otro parcialmente malvado (Berajot 7a).

Las siguientes conclusiones están basadas sobre los comentarios del citado pasaje.
La Torá afirma que al cumplir con los mandamientos de Dios, el hombre será recompensado con bendiciones en este mundo y con una vida eterna en el Mundo que Viene, mientras que si no observa las mitzvot, será castigado tanto en este mundo como en el próximo. Como hemos notado, en el caso de una buena persona, Dios la castigará en este mundo por pecados específicos. Dios toma en consideración circunstancias atenuantes y las intenciones personales. El castigo por un pequeño número de pecados en este mundo permite que la gente buena sea recompensada en el Mundo que Viene.

Por el contrario, Dios recompensa en este mundo al malvado que ha realizado algunas buenas acciones para que no reciba recompensa en el próximo mundo. Aunque su recompensa puede parecer muy grande, sólo tiene una duración limitada mientras que su castigo es infinito. De la misma manera, el sufrimiento de la gente buena es corto y sólo durante su vida en este mundo. Una recompensa eterna les aguarda en el Mundo que Viene. Considerando esto en profundidad, un castigo aparente puede ser una bendición mientras que una bendición aparente puede ser una maldición.

Más aún, la recompensa o la ejecución de un castigo a veces puede ser percibida como una postergación. Parece como si todos aquéllos que les han causado daño a los demás no recibieran su castigo inmediatamente. Además, podemos preguntar cómo es posible que los malvados puedan llegar a cometer tan malas acciones. Hamán logró alcanzar una posición muy poderosa que le permitió ordenar la destrucción del pueblo judío. Otros tiranos también parecen haber prosperado.

En su explicación sobre la justicia Divina, el Rebe Najmán explica el motivo de la supervivencia de los malvados que oprimen a los justos. Muestra que Dios otorga una exacta medida de justicia y que el sufrimiento de los justos cumple un propósito. Una complicada lección del Rebe trata sobre la justicia y el papel de la Tierra Santa para aumentar el mishpat y ejecutar la justicia.

Los malvados miran con “mal ojo”, ven a sus opositores con celos y con deseo de hacerles daño. Pero uno se ve liberado de tales intentos debido a que Dios busca encontrar mérito en los malvados. Cuando Dios encuentra mérito, debido a una buena acción realizada por la persona malvada, él puede incluso exonerarla de la justicia [por el momento], para salvar al hombre justo de la opresión del malvado. También, en virtud de la exoneración del hombre malvado, el hombre justo puede verse libre del sufrimiento por sus pecados [si los malvados son juzgados favorablemente por una sola buena acción, entonces ciertamente los justos serán liberados].

Para poder retirar el juicio, debe revelarse una “mano”, como en el versículo, “Y Mi mano empuñará el juicio” (Deuteronomio 32:41), para que el juicio no abrume a los malvados. Cuando la mano de Dios se revela para iniciar la justicia, esa misma mano crea una “sombra” en la cual se oculta al justo del veneno producto del mal ojo del malvado. En este amargo exilio, los ojos de los malvados están pulidos como un espejo y su mirada ponzoñosa ve a la distancia, como está escrito, “Ellos miran y me consideran” (Salmos 22:18). Sin embargo, la sombra de la mano de Dios [es decir, Su justicia] que exonera al malvado protegerá también al justo.

La “sombra” que libera [al justo] de los malvados, debido a que ellos son exonerados, fortalece la fe de los justos. Ellos pueden reconocer que Dios es recto en Su justicia pese al hecho de que los malvados son exonerados. Esto parecería ser una justicia pervertida, pero los justos ven que la absolución de los malvados en el juicio aún sigue siendo la justicia del Santo, bendito sea. Al final, Dios “no justificará al malvado” (éxodo 23:7). El resultado del fortalecimiento de la fe de los justos es que ahora son capaces de orar, pues el corazón [del hombre justo] es despojado de su previa maldad, la que tenía antes de haber comprendido la justicia de Dios… Al comienzo las preguntas [sobre el sistema judicial de Dios] le impedían creer completamente en Dios, porque parecía que el Santo, bendito sea, había pervertido la justicia, Dios no lo permita. Pero cuando el hombre justo percibe la justicia de Dios, su corazón se llena de una fe perfecta y puede entonces orar por todas sus necesidades, pues la fe es el fundamento de la plegaria. Todo está en poder de Dios. Y el Santo, bendito sea, no le niega su recompensa a ningún ser, porque Dios es justo (Likutey Moharán I, 55).

El Rebe continúa explicando cómo es que la plegaria perfecta puede purificar a la persona incluso de la peor de las impurezas. Y cuando uno alcanza el nivel de la plegaria perfecta, invoca entonces el mérito de los Patriarcas quienes, a su vez, revelan la santidad de la Tierra Santa. Cuando esta santidad se revela, es posible ver la caída de los enemigos y percibir entonces la justicia Divina.

Jaim kramer

Libros relacionados

Esta Tierra es mi Tierra

Historia - Filosofia Jasidica




3 comentarios
  1. Jorge rocha

    Por favor podrían explicarme sobre la reencarnación del alma, descrita en el punto seis de las ENSEÑANZAS de los sabios. Gracias. Bendiciones Jorge Rocha

    24/07/2016 a las 07:41
  2. Editor - iojai

    Hay algo de material en nuestra web, busque por reencarnacion. Sino, hay dos libros excelentes que tratan el tema https://www.libreriajudaica.com/informacionlibro.asp?codigo=662
    https://www.libreriajudaica.com/informacionlibro.asp?codigo=704

    shalom

    24/07/2016 a las 11:48
  3. Alejandra Meckles

    Me encanta como LA TORÄ es comentada en ésta página, Me atrae mucho al igual que el ZOHAR

    16/08/2018 a las 23:14

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top