Conectándose
Estudiando las Mitzvot
Precepto Positivo (Mitzvot asé - harás)
+100%-

Vivir en Eretz Israel

Selecciones del libro Torat Eretz Israel basado en los escritos de Rab Tzvi Yehuda HaKohen Kook

HaRav Tzvi Yehuda HaCohen Kook fue el único hijo de HaRav Avraham Yitzhak HaCohen Kook, y la persona más cercana a Rav Kook y sus enseñanzas. Como Rosh Yeshiva de la Yeshivá Mercaz HaRav en Jerusalem, educó a una nueva generación de Israelis a ver la mano de Hashem en la reconstrucción de la nación Judía en Eretz Israel. Dedicado a la vision de su padre respecto a la Torá y Am Israel, Rav Tzvi Yehuda trabajó toda su vida editando y publicando los escritos de su padre

SI UN HOMBRE ESTÁ FUERA DE ERETZ ISRAEL, TIENE UN ALMA DE MENOR NIVEL.

Hay una interesante observación mencionada en el libro Jesed L´Avraham, de Rav Avraham Azulai [Abuelo del Jida, Rabbi Jaim Yosef David Azulai], quien murió en Hevrón hace aproximadamente 350 años, en el año 5404 [2005/5765: 361 años]. El escribe que en la primera noche de llegada de una persona a Eretz Israel, su alma se eleva a los mundos espirituales mientras duerme, luego regresa en la mañana de su elevación nocturna. Normalmente, la misma alma retorna igual como partió la noche anterior, pero después de venir a Eretz Israel un cambio notable tiene lugar. Luego que una persona absorbe y respira el aire de Eretz Israel, ella se transforma. Cuando despierta a su primera mañana en Israel, tiene un alma nueva.

“Si un hombre está fuera de Eretz Israel, tiene un alma de fuerzas celestiales menores. Si amerita entrar en Eretz Israel, un alma de una fuente recién creada viene a él y se pega a su vieja alma. La primera noche que duerme en Eretz Israel, ambas almas le abandonan y se elevan a mundos superiores, y en la mañana el alma nueva regresa.” (Jesed L´Avraham, 3, 12).

LO QUE SUCEDIÓ A YAAKOV ES UN SIGNO PARA SUS HIJOS

El Gaón de Vilna le hace eco a esta idea al decir que una persona no está completa hasta que viene a Eretz Israel. Acerca del versículo, Y Yaakov vino a Shalem, a la ciudad de Shejem, el Gaón de Vilna explica “Shalem” en su significado de plenitud y dice que Yaakov no estaba completo hasta que vino a Eretz Israel. (Kol HaTor, Cap. 3:7). [158]

Lo que sucedió a Yaakov es un signo para sus hijos, así como para la transformación y consumación nacionales que el pueblo Judío está experimentando hoy en día; como dice la profecía, Porque Yo os tomaré de entre las naciones y os reuniré de todos los países, y os traeré a vuestra Tierra…Yo también os daré un nuevo corazón y un nuevo espíritu pondré en vosotros…Y moraréis en la Tierra que dí a vuestros ancestros, y seréis Mi pueblo y Yo seré vuestro D-os. Rav Tzvi Yehudá destacó el orden del versículo. Sólo después de retornar nosotros a la Tierra y ser influenciados por sus especiales poderes transformadores se renuevan nuestros verdaderos espíritus saludables. (Yalkut Shimoní, Habakuk 3).

ERETZ ISRAEL ES KADOSH. ES LA TIERRA ELEGIDA POR HASHEM PARA SU NACIÓN, CREADA CON PROPIEDADES SANTAS DE CARÁCTER ÚNICO

Eretz Israel no es como cualquier otra tierra; simplemente otra área geográfica con montañas y ríos, valles y lagos. Eretz Israel es algo enteramente distinto. Sí, tiene montañas y ríos, pero estas montañas y ríos son parte de nosotros, inseparables de nuestro ser y de nuestra tarea nacional de elevar a la humanidad a un conocimiento de Hashem. Eretz Israel es Kadosh. Es la Tierra elegida por Hashem para Su nación, creada con propiedades santas de carácter único. Nuestra conexión con Eretz Israel no se basa solamente en el hecho de que sea nuestra patria. Hay una razón para que sea nuestra patria. El Todopoderoso la creó especialmente adecuada a nosotros. Sólo aquí podíamos ser una nación. Sólo aquí, en Eretz Israel, podíamos cumplir con nuestra Torá auténticamente; no solo en el sentido de observar todas las Mitzvot únicamente aplicables en Israel (cerca de un tercio de los 613 mandamientos), sino en el sentido más profundo y fundamental de ser un Am Kadosh, un pueblo santo.

EN EL EXILIO, EL MARCO DE REFERENCIA NACIONAL DEL PUEBLO JUDÍO ES DESTRUIDO. ESTAMOS REDUCIDOS A COMUNIDADES DISPERSAS POR TODO EL MUNDO; MIENTRAS QUE EN ERETZ ISRAEL LA PRESENCIA DE D-OS, LA SHEJINÁ, MORA EN NUESTRO MEDIO.

Y Yo moraré entre los hijos de Israel. La especial conexión entre Eretz Israel, Hashem y el pueblo Judío no es sólo un lazo espiritual, también se manifiesta de una manera física. Sólo en Israel puede el pueblo Judío tener un gobierno soberano, un ejército Judío o un calendario nacional basado en el año Judío. Todas estas son manifestaciones de la Shejiná en forma física.

´TODO JUDÍO ESTÁ OBLIGADO A CONTESTAR: VENGO DE ERETZ ISRAEL.´

Para ilustrar la eterna conexión del Judío con Israel, Rav Tzvi Yehudá empleó a menudo una explicación de Rabí Meir Yejiel de Ostrovtza, uno de los grandes genios talmúdicos de la pasada generación. Fue él un prodigio, un gigante de la Torá y un Tzadik famoso a lo largo y ancho del mundo Judío. Rabí Tzvi Yehudá nos contaba que toda su vida la pasó en ayunos. Sentía una necesidad de vivir de esta manera, por encima de las maneras de los hombres ordinarios. Sólo ocasionalmente probaba algo o dormitaba un momento, luego volvía inmediatamente a sus estudios.

“Cuando los Judíos se encuentran, habitualmente intercambian ´Shaloms´ y se preguntan uno al otro, ´¿De dónde vienes?´ Por lo general, la respuesta es: Vengo de Bélgica, Brasil o Colorado. El Admor de Ostrovtza dice, ´todo Judío está obligado a contestar: vengo de Eretz Israel.´ Esta es una idea muy profunda, que nos dice que todo Judío, en su esencia más interior, pertenece a Eretz Israel.” (Rabí Meir Yejiel de Ostrovtza).

“A CAUSA DE NUESTRO LARGO EXILIO ENTRE LA IMPUREZA DE LAS NACIONES GENTILES, NOS HEMOS COSTUMBRADO A PENSAR QUE NUESTRO LUGAR EN EL GALUT ES NORMAL Y OLVIDAMOS QUE ERETZ ISRAEL ES NUESTRO LUGAR NATURAL, SALUDABLE Y DIVINAMENTE ASIGNADO.”

Rav Kook enfatizó que la situación era una desgracia y un error trágico. El asunto está claramente ilustrado en El Kuzarí de Rav Yehudá Haleví. En el Capítulo 2 de este tratado clásico sobre la nación de Israel y la Torá, el Rabino exalta las virtudes de Eretz Israel. Después de terminar su elaborado elogio de la Tierra, el Rey de los Kuzares le reprende por no actuar a tenor de sus palabras, ya que el Rabí no vive en Eretz Israel. El Rabí confiesa:

“Me has avergonzado, rey Kuzar: este delito nos impidió el cumplimiento de lo que nos prometió D-os en el Segundo Beit ha Mikdash, como dice Zacarías: ´Canta y alégrate, hija de Zion´ [Zejariá/Zacarías 2:14], porque la Shejiná estaba listo para hacerse presente en ella como antes si hubiesen concordado todos los Judiós para tornar a Eretz Israel voluntariamente. Pero solo tornaron algunos; la mayor parte de ellos, los más importantes se quedaron en Babilonia, eligiendo el cautiverio en servidumbre por no apartarse de sus casas y sus negocios. …Si nos preparáramos al encuentro del D-os de nuestros padres con razón perfecta y alma voluntaria, alcanzaríamos de El lo que alcanzaron nuestros padres en Egipto; pero cuando decimos ´postraos ante su santo monte y postraos ante el estrado de sus pies´ y ´cuando el Eterno hiciere volver la cautividad de Zion´ [Tehilim/Salmos 99:5,9/126:1] y otras cosas semejantes, nuestras palabras no suenan sino como el graznido del papagayo u otra ave semejante, porque no consideramos lo que decimos en éstas y otras palabras, como tú dijiste, rey Kuzar.” (El Kuzarí II:24).

En el judaísmo se acepta que entre los Rishoním, sólo es segundo en importancia después del Rambam (Maimónides) su casi contemporáneo, el Rambán (Najmánides), uno de los más destacados sabios y kabalistas, dos cosas que van de la mano. El Rambán llegó a la conclusión que el mandamiento de vivir en Eretz Israel es una Mitzvá positiva entre los 613 mandamientos de la Torá. Basó su decisión en el lenguaje del versículo, “Y despojaréis a los habitantes de la Tierra y moraréis en ella” , el cual está formulado en el lenguaje de una orden. Se nos conmina a dos tareas: primero, poseer la Tierra mediante conquista; y segundo, morar en la Tierra.”

“EL RAMBÁN ESTABLECE CLARAMENTE QUE ESTA TIERRA, QUE HASHEM LE PROMETIÓ A NUESTROS ANCESTROS, TIENE QUE SER MANTENIDA BAJO NUESTRO CONTROL Y NO BAJO EL CONTROL DE CUALQUIER OTRA NACIÓN.

Esto claramente se refiere a un sentido nacional, porque cualquiera entiende que gobernar una tierra significa el establecimiento de un estado en esa tierra. El establecimiento de soberanía judía sobre Eretz Israel es un precepto fundamental de la Torá. Para asegurar que la Tierra no permanezca desolada, tenemos que promover activamente el desarrollo y asentamiento de la Tierra, en todas las esferas posibles.”

NUESTROS SABIOS HAN EXPLICADO CLARAMENTE EL VALOR DE ERETZ ISRAEL PARA LA TORÁ Y LAS MITZVOT, AFIRMANDO QUE EL PRECEPTO DE VIVIR EN ERETZ ISRAEL ES IGUAL EN ESCALA A TODOS LOS MANDAMIENTOS CONTENIDOS EN LA TORÁ.

Este es un pronunciamiento portentoso. Obviamente, este énfasis no viene a tornar supérfluos todos los demás preceptos. Cada precepto es una parte integral de los 613 mandamientos de conjunto. Sin embargo, la Mitzvá de vivir en Eretz Israel no es simplemente un mandamiento ordinario. Es un precepto ´omniabarcante´, el prerequisito fundamental para que Am Israel sea capaz de funcionar como nación. Porque la observancia genuina de la Torá sólo está en Eretz Israel. En cualquier otro sitio, los mandamientos son impuestos a manera de recordatorio, de modo que cuando volvamos a Eretz Israel sepamos como practicarlos. (Sifre, Ekev, 11:18; y Rashí, Devarim 11:18; igualmente, Rambán, en el lugar pertinente).

Rav Tzvi Yehudá basó esto en una Sifre, que Rashí cita en su comentarió a la Torá: Aun si os estoy exilando de Israel hacia el exterior de la Tierra, distinguíos con los mandamientos, de manera que cuando retornéis no parezcan nuevos a vuestros ojos. Rashí comenta: “Esto es como un rey que se enojó con su esposa y la envió de vuelta a la casa de su padre. El le dijo, ´ponte tus joyas, no sea que te parezcan nuevas cuando vuelvas al palacio.´ Así 9dice a Israel: ´Hijos míos, distinguíos con preceptos, de modo que cuando retornéis no sean nuevos para vosotros.´

Rab Tzvi Yehuda HaKohen Kook

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top