Conectándose
El Rincon de la Halaja (Ley)
Estudiando las Mitzvot
+100%-

Tefilin sobre tatuajes

Extraido de la publicacion Vaibarej David, supervisado por el Rab David Perets Shlita, Caracas, Venezuela

Una persona se dio cuenta que tenía que corregir su conducta, por lo que decidió colocarse los Tefilín todos los días, para así cumplir con los preceptos de los Tefilín del Brazo y de la Cabeza. Pero, dentro de todo el paquete de su despertar espiritual, se da cuenta que su brazo tiene un tatuaje (justo en el músculo bíceps) que fue estampado hacía un tiempo atrás, por lo que se preocupó, pues pensó que quizá este tatuaje sería una interrupción del contacto entre las filacterias y la parte exterior de la piel. ¿Se puede colocar la Tefilá (Tefilín en singular) en un brazo tatuado?

Cabe recordar que el precepto de los Tefilín es uno de los mandamientos más trascendentes para el hombre, aunado a que es sabido que (los colores de) los tatuajes generalmente son grabados por debajo de la epidermis, lo que indica que el contacto entre la parte exterior de la piel y los Tefilín no sufre interferencia alguna.

Siendo así, no es prohibido técnicamente la colocación de los Tefilín con la respectiva bendición, pues se consideraría que los Tefilín están siendo colocados en el sitio correcto, sin que nada físicamente interrumpa su contacto.

Sin embargo, aunque técnicamente no se traspasa una trasgresión, por otro lado, colocarse los Tefilín, objeto de una tan alta santidad, justamente por encima de una zona que ha sido invadida por el producto de una trasgresión, como lo es la acción de hacerse un tatuaje en el cuerpo, es considerado una falta de honor a los Tefilín.

Ya que la persona ha hecho, con o sin culpa, la trasgresión de estamparse un tatuaje en el cuerpo [como dice la Torá “Una escritura tatuada no os la pondréis en vuestras carnes”], aunque la prohibición sólo se remite a hacerse el tatuaje pero no a dejárselo grabado en el cuerpo, aun así, sigue siendo un recuerdo de una prohibición que una vez se traspasó, por lo que es un acto de falta de honor, hacia el mandamiento y santidad de los Tefilín, ponérselos encima de la proyección de una prohibición de la Torá.

Por lo tanto, lo adecuado será que la persona – que tiene un tatuaje en el brazo- trate de removérselo (el tatuaje) para que no atente contra el honor de los Tefilín, pero, eso no quiere decir que, mientras busca la forma de removerse el tatuaje, deba prescindir de la colocación de los Tefilín, sino que seguirá colocándoselos día a día, como lo haría una persona que no tiene estampado dicho grabado en el brazo, cumpliendo así con las Mitzvot de la Torá de Ponerse los Tefilín.

Esta conclusión se vio asimismo reflejada en un artículo de la Publicación “Or Torá” (Año 5766, pag. 857), texto a través del que su autor afirmó igualmente que se permite colocar los Tefilín encima de un tatuaje.

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top