Festejando
Rosh Hashana
Signifcado y comentarios
+100%-

Rosh Hashaná: ¿día de alegría o tristeza?

(selección y traducción de las enseñanzas del Rebe de Slonim)

Hablaremos de la fuerza de santidad de este día que es tremenda y poderosa.
Hay que entender la idea de Rosh hashaná que es el día sagrado para nuestro D-os como expresa el profeta (Nehemías 8). He aquí, que seguro se trata de un día de juicio, en él se presentarán a juicio todas las criaturas, como expresaron nuestros sabios (Rosh Hashaná 16ª.)«…En Rosh Hashaná toda creación existente pasa delante de El como un rebaño…». Sin embargo, de acuerdo a esto, resulta sorprendente, por qué no se menciona en absoluto este asunto en la Torá, en la parashá de las festividades (Vaikrá 23), donde está escrito «…el día primero del séptimo mes (tishrei) será para vosotros día de descanso, de convocación santa, y lo conmemoraréis al son de trompetas…etc….», y no se encuentra aludida ninguna señal que es un día de juicio, así como sí se hace en Iom Kipur, o en Pesaj, en Sucot donde sí se señala el objeto de cada uno de estos días.

A su vez, debemos analizar, que de las palabras de nuestros sabios «…que toda creación existente pasa delante..», se entiende que el día del juicio incluye judíos y no judíos, entidades que tienen decisión y aquellas que no lo tienen, como está escrito «…y contará y recordará a toda alma viviente y determinará el fin de toda criatura…» Vemos que toda creación existente se incluye en el día del juicio. De acuerdo a esto, hay que entender cuál es el significado del día del juicio en relación a los que no tienen decisión, y más aún encontramos que incluso «…los ángeles se agitan, tiemblan y estremecen y dicen, he aquí el día del juicio para recordar a todo el ejército celestial en el juicio…» ; cuál es el propósito de un día de juicio para los ángeles? Acaso tienen decisión para hacer lo que quieren?

Por otro lado, encontramos que Rosh Hashaná es una festividad como está escrito (Tehilim 81)»…Tocad el Shofar en el novilunio, cuando se oculta (la luna); el día de nuestra fiesta…», y en nuestras plegarias del día decimos «…y nos dió Hashem nuesto D-os con amor este día de recuerdo…» y si fuese que simplemente es un día de juicio, de qué amor podemos estar hablando, o de qué clase de fiesta, cuando en realidad debería ser un día de tristeza y preocupación?. Más aún, debemos entender lo que está escrito en el libro de Nehemías «…este día es sagrado para el Eterno vuestro D-os. No os lamentéis ni llorés, porque toda la gente lloraba al oir las palabras de la Ley…». Rashi explica que lloraban por cuanto no habían cumplido la Torá y sobre esto los dijo «… hoy es un día sagrado…» y este día era Rosh Hashaná. Aparentemente esto es lo que un judío tiene que hacer el día del juicio: arrepentirse y llorar por las transgresiones, y por qué les dijo «…no lloren,…comed carnes gordas y bebed (vino) dulce…»?. Se entendería de acuerdo a esto que es una fiesta y hay que alegrarse!!!.

Sin embargo para entender algo de la santidad de este día, en el cual se alzará y exaltará Su reinado, tenemos que estudiar de las plegarias de Rosh Hashaná que fijaron los Sabios de la Gran Asamblea ya que en ellas está sugerido el significado, contenido e intención de la santidad de este día en su nivel más profundo.
En todas las plegarias de este día no existe mención alguna del día del juicio, sino que todas las expresiones giran sobre la idea de coronar Su reinado sobre toda la creación, y todos los pedidos son «..y sea santificado Tu nombre Hashem, nuestro D-os…», «… reina Tu, Hashem, nuestro D-os sólo y rápidamente sobre todas tus creaciones…etc», es decir, que pedimos que ya se manifieste la restauración (tikun) final y la tierra se llene del conocimiento de D-os, y se logré la coronación de Su reinado sobre toda la creación.

Y el significado de esto, es que la esencia y raíz de Rosh Hashaná es, como está escrito «…hoy es el comienzo de Tus actos, recuerdo del día primero…», sobre el cual El Arizal (Rab Itzjak Luria) escribe: que en todo año y año todas las cosas vuelven a su estado primitivo y en Rosh Hashaná se renueva la creación y se presentan nuevamente todos los acontecimientos que estuvieron presentes en el acto de la creación con todos los ordenes, porque cada año es único y exclusivo en la creación, y renueva la creación del mundo. Como esta escrito en el «Ohr Hajaim HaKadosh«, parashá Bereshit, que toda la creación no fue creada sino con la fuerza para mantenerse seis días, y sólo por la fuerza del Shabat existe un impulso en la creación para los seis días siguientes; así es también en todo Rosh Hashaná, lo que corresponde al año, en su aspecto de renovación de la creación y nuevo reinado del Altísimo en (es decir, Rosh Hashaná impulsa un nuevo año).

De acuerdo a esto, se entiende la idea del juicio en Rosh Hashaná, que considerando que en este día se concibe el mundo, es decir, que es un día de renovación de la creación, en donde se presentan a juicio todas las creaciones existentes; hay un examen divino si se está cumpliendo el objetivo y destino que fijó el Creador de acuerdo a los secretos de la creación conocidos por El; si el bien del mundo se impone al mal, o, D-os no lo quiera, al revés, que todo se comporta en contra de la intención divina, lo cual ya no habría necesidad de existencia de lo creado. Y la profundidad de este juicio de seguro corresponde a todas las creaciones, inclusive a aquellas que no tienen decisión, si acaso a través de los mismos se provocó un acercamiento a la intención divina o no. Como encontramos en la generación del Mabul (diluvio), donde se borró toda existencia, incluso aquellas que no tienen decisión, incluyendo también la tierra que fue anulada hasta 3 tefajim (aprox.30 cm.) porque hasta ahí se había extendido la corrupción.

Y de acuerdo a los secretos de la creación conocidos por el Creador, hay para cada existencia y cada detalle creado una función y destino propio dentro del objetivo general de la creación, que de no ser así no hubiese sido creado, como está escrito (Isaías 33) «…Quien ha sido creado para Mi gloria es llamado en Mi Nombre. Yo lo he formado, sí, Yo lo he hecho…», y por eso, en la renovación de la creación hay un examen sobre si es necesario este detalle para el nuevo año, si cumplió su función y propósito o no, y entonces ya más no se necesita. Y este examen es sobre toda la humanidad y la multitud de criaturas, quién no será recordado este día(parte del rezo de Rosh Hashaná) y aún sobre las fuerzas celestiales es este juicio que también se incluyen en la creación y son juzgadas si son indispensables para el objetivo divino o son anuladas.

Sin embargo, en forma especial, el juicio es sobre las criaturas con decisión porque éstas son el alma de la creación, y en sus manos se encuentra cambiar su situación a través que se arrepienten y reciben sobre ellas cumplir su función y propósito de acá en adelante; y por esto se cambia su juicio para bien, porque D-os ordena el juicio y examina los corazones en este sagrado día.

Y el fundamento de estas cuestiones se encuentra en extenso en «Michtevei Iesod Haavodá» (carta 12) y ejemplificado como un rey que fundó un país para revelar su reinado sobre sus habitantes y para hacer grandes bondades a ellos. Y fijó un día en el año en el cual iría a investigar a la luz de los actos y la situación de los habitantes, si conviene la construcción del país que hizo, y fue ese día que el temor y miedo se extendió sobre los habitantes por la posibilidad que el Rey se arrepienta de toda su edificación. Entonces, que hicieron?, reflexionaron en la raíz de la intención del Rey en la construcción y fundación del país y fijaron sobre ellos que desde ahora cuidarían cumplir que todos los aspectos sean de acuerdo a la intención de aquella y generar así goce y placer delante del Rey. Y con esto, provocaron que también el Rey renovó Su voluntad de continuar manteniendo el país…»
Este ejemplo irradia luz sobre todo el objeto de Rosh Hashaná, que por ser un día de renovación de la creación, hay pues un examen divino si conviene la creación que hizo.

Y por cuanto que en este día hay una renovación de la creación, existe otro detalle principal, que siendo que toda la creación es para Israel como dijeron nuestros sabios (Bereshit Rabá 1) «…No fue creado el mundo sino para Israel que son llamados «Reshit» (el principio) y para la Torá que es llamada «Reshit» (principio)…». He aquí, que todos los años, se renueva la alianza de pacto entre D-os e Israel para ser el pueblo elegido a través de su sagrada Torá. Esto está aludido en el pazuk (versículo)«…Uds. se encuentran reunidos en este día delante de Hashem, vuestro D-os…,… para hacerte pactar con Hashem…», donde en este día alude al día del juicio. Y el significado de concertar un pacto es que no exista ninguna separación ni velo que separe al judío de su Padre en los cielos, y exista un apego total (literalmente hablando) entre ambos. Ya que, como es sabido, toda la Torá y el cumplimientos de las mitzvot no son sino designos para que el judío puede llegar a cumplir el precepto cumbre de «… a El te apegarás…»
A este nivel llegó el pueblo de Israel cuando recibió la Torá, en donde sus almas abandonaron sus cuerpos por el amor añorante y el apego total a Su creador. Y esto es justo el tema de concertar un pacto con D-os en Rosh Hashaná. Como está aludido en las palabras de Rab Saadia Gaón, cuando explica los motivos del toque del Shofar, el cual uno de los mismos es recordar nuestra presencia en Har Sinaí, y así, en el momento de escucharlo, recibamos sobre nosotros el pacto que concertaron ese día.

De acuerdo a estos detalles, se entiende que Rosh Hashaná sea considerada una festividad, y nos vistamos con ropas blancas, comamos y bebamos con alegría y bendigamos a D-os por haber llegado a este momento: todo esto, por el motivo que en este día se renueva el pacto entre D-os y el pueblo de Israel, y éste, confía en que Su D-os hará misericordia con su pueblo.

También se entienden las palabras de Nehemías cuando les dice a todo el pueblo que no esten de duelo ni lloren y vayan y coman y beban (vinos) dulces…, porque ellos habían mal comprendido que Rosh Hashaná se trataba de un día de juicio sobre el pasado, y su llanto era de duelo, como de alguien que llora por un muerto que ya no tiene más arreglo; por eso, Nehemías tiene que recordarles que Rosh Hashaná es un día de nueva alianza y en este día, todo judío corona a D-os sobre sí mismo nuevamente, de este momento, para adelante. Y como está escrito en el libro Toldot Yacov Iosef (parashat Pinjás) sobre lo que dijeron nuestros sabios «…tres libros se abren en Rosh Hashaná, el veredicto de los tzadikim (justos) es escrito y sellado en el libro de la vida inmediatamente, el de los reshaim (malvados) es escrito y sellado en el libro de la muerte y el de los intermedios queda pendiente hast Iom Kipur…» , es decir, tres nuevos libros se abren, en el cual cada uno de nosotros puede inscribirse para el nuevo año en el que quiera. Si recibe sobre sí mismo para el nuevo año ser contado entre los tzadikim y cumplir su función y propósito en el mundo de aqui en adelante, así, su juicio es sellado para la vida.

Ahora podemos apreciar que no existe ninguna alusión en la Torá de la esencia de este día por cuanto que la santidad del mismo es elevadísima: se renueva la creación y el pacto con Israel. Y este concepto pertenece al interior y alma de la Torá y tuvo que ser ocultado en virtud de su inaccesibilidad.

Igualmente, aún quedan difíciles las palabras de Nejemías, ya que si bien Rosh Hashaná se trata de una festividad, es más que entendible que el pueblo llorara por no haber cumplido la Torá, ya que es un principio fundamental del Judaísmo que el Creador recompensa a quienes cumplen Su voluntad y castiga a quien no lo hacen…; entonces, cuál es la explicación de la confianza hacia D-os que Nejemías, con buenos presagios, reclama del pueblo de Israel a pesar de todos los actos no buenos ?

Está escrito en Torat Avot (en los temas del mes de Elul, el mes previo a Rosh Hashaná), en nombre del Rab M. de Kubrin, que todo el tema de Teshuvá (retorno a D-os) está obligado el hombre a hacerlo en el mes de Elul, pero en Rosh Hashaná la función es coronar a D-os sobre todo su ser. Y esto se observa de las tefilot (plegarias) de Rosh Hashaná, donde está aludida la esencia de su santidad, que el trabajo principal de este día no es corregir el pasado y rectificar las transgresiones sino la coronación de D-os sobre uno mismo y sobre todo el mundo.
Y en el libro Prí Haaretz (parashat Tavó) se explica que la palabra yaná (año) tiene la misma raíz que la expresión yinui (cambio), indicando que este es el tiempo apropiado y oportuno para un cambio en la esencia de la persona. Porque hasta entonces la persona se sometió voluntariamente a estar bajo el dominio de los malos instintos sobre su ser y sus actos, y no-conciente de la presencia Divina, y en este día corona a D-os sobre todo su ser y sus actos, renovando el apego y el pacto con El a través que se anula a sí mismo frente su Creador, alabado sea. De esta manera se endulzan todos los juicios. Así como escribe el Rambam (Maimonides) en su Guía de los Perplejos, que todos los juicios y malos acontecimientos que vienen sobre la persona, recaen en el momento que se interrumpe el apego a D-os, pero cuando este apego se encuentra firme (nivel de por sí muy elevado), no hay un mal juicio que gobierne sobre la persona.
Y, como dijimos antes, la rectificación de los actos, es la tarea adecuado para todo el mes de Elul y los 10 días entre Rosh Hashaná y Iom Kipur.

Y sobre el fundamento que los dos días de Rosh Hashaná se tratan en realidad de un día largo, preguntaron nuestros sabios, cómo es posible dos rosh (cabezas)?
En este tema estan señaladas las dos cualidades principales que están en el hombre, raíces de todas las demás y sobre las cuales se asientan todo el edificio espiritual: el amor y el temor. Y están incluidas en los que dijeron nuestros sabios que en la entrega de la Torá los primeros dos mandamientos se dijeron en una misma expresión Yo soy Tu D-os, raíz de cualidad de amor y todos los preceptos positivos, y No tendrás para ti otros dioses, raíz de la cualidad de temor y todos los preceptos negativos.
Y la explicación de esto, va de acuerdo a lo explicado más arriba, que el principal trabajo de Rosh Hashaná es el apego a D-os. Y este apego es a través de estas dos cualidades. A través de la cualidad del amor, que une el que ama y el amado, y también es posible el apego a traves del temor ya que la esencia de éste es que temamos el perder su conexión, como está escrito en el Prí Haaretz (parashat ekev) que existe un aspecto del temor que está por encima de todo amor en el cual la persona al observar la Creación se estremece frente a Su presencia y decide ser un receptor total de Su influencia y abundancia ya que ve su existencia cero y nada sin el Dador, y así como la rama puede temer perder todo suministro de su raíz que es su fuente de vida, así es el temor al momento, D-os no lo quiera, que pueda interrumpirse la influencia divina, fuente de vida de la persona.
Y es esta la idea de dos días de Rosh Hashaná, en los que estos dos aspectos deben emerger en el judío, donde ambos tienen la cualidad de ser cabezas por sí mismos, en un solo día, un día largo.

Rebe de Slonim

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top