Notas destacadas
Notas (200-210)
+100%-

Relación entre Posesión de la Tierra y Brit Milá

Extraido de revista judaica

El Brit Milá. El pacto eterno que cada varón judío graba en su cuerpo como señal indeleble de su pertenencia a D’os y a su pueblo. El vehículo por el cual somos poseedores de la Tierra de Israel por la eternidad. Una de las tres señales distintivas, junto al tefilim y al Shabat, que acreditan la identidad judía como tal. Abraham Abinu, nuestro padre, fue el primero que lo hizo, por orden expresa de D’os y de ahí en más; en una cadena ininterrumpida hasta nuestros días. A los 99 años, no dudó en cumplir la orden Divina y no sólo a él, también a su hijo Ismael, padre de la nación árabe, y a todos sus sirvientes, circuncidó.

Y estableceré Mi Pacto contigo y tu simiente después de ti en todas sus generaciones. Será un Pacto eterno. Yo seré D’s para ti y para tu simiente después de ti. 8. Y te daré a ti y a tu simiente después de ti la tierra de tus peregrinaciones: toda la tierra de Canaán, como posesión eterna, y Yo seré el D’s de tu descendencia. 9. Y le dijo (también) D’s a Abraham: “Y tú guardarás Mi Pacto, tú y tu simiente después de ti, para las (sucesivas) generaciones. 10. Este es Mi Pacto que vosotros guardaréis, tú y tu simiente después de ti: todo varón de vosotros será circuncidado. 11. Circuncidaréis pues la carne de vuestro prepucio, y ésa será la señal del Pacto celebrado contigo. 12. Al cumplir el octavo día todo varón de vosotros será circuncidado, en todas vuestras generaciones: todo el que nazca en tu casa o el extranjero que sea comprado con vuestro dinero, de hijo que no sea de vuestra simiente. 13. El nacido en tu casa o el comprado con tu dinero ha de ser circuncidado, y así Mi Pacto será vuestra carne por siempre. (Génesis -Bereshit- 17:7-13).

Hay un milagro oculto tras el Brit Milá. Como está escrito “toda mitzvá que el Pueblo recibió con alegría, la sigue cumpliendo también con alegría” ¡y cuánto esto es válido para el Brit Milá!
Si Ud. asistió alguna vez a una seudá (banquete) de un Brit Milá, va a coincidir conmigo. Manjares, caras sonrientes, música, mucha alegría, fotos. Cualquier espectador novato se preguntaría ¿qué estarán festejando? ¿una operación? (cirugía menor pero cirugía al fin) ¿Cuál es la lógica? Ah, debe ser gente “ultraortodoxa” de barbas largas, peots y capotas… pero no, mira a su alrededor y gracias si ve una quipá de esas que son tan pequeñas que parecen bailar en la cabeza. ¿Cuál es la lógica de todo esto? Se vuelve a preguntar, sin encontrar respuesta.

Hay un milagro oculto en el Brit Milá. Como una vez me contestó el papá de un bebé, en el que había que rastrear con lupa sus raíces judías, cuando le pregunté como había nacido la idea de circuncidar a su hijo, me miro sorprendido y me dijo “un varón que nace, es Brit no?”.
No nos sorprendamos, ya el Ramban (Najmánides) lo había anticipado hace 800 años.
“… Nos insinuó aquí sobre el preludio del Mesías, que la generación será culpable, que la Torá caerá en el olvido, y aumentará la osadía… y no quedará nada en sus manos salvo el mérito del precepto de la circuncisión.”

Pero volvamos al mérito de la posesión de la Tierra de Israel (Eretz Kenaan). Abraham Abinu circuncidó a sus dos hijos, Ismael, el futuro padre de la nación árabe, a los trece años y a Itzjak, nuestro ancestro, a los ocho días.
¿De cuantos pasos consta un Brit? De tres. Milá (corte y escisión del prepucio redundante), Periá (desgarramiento de la membrana semimucosa que rodeaba al glande, apertura y retracción posterior) y Mezizá (remoción de la sangre del lugar del corte). Los árabes, siguiendo a su ancestro Ismael, también circuncidan a sus hijos, pero en forma incompleta. ¿Qué es incompleta? Sin periá, sin apertura submucosa.
El derecho a la Tierra de Israel está reservado a los circuncisos en forma completa, es decir al Pueblo Judío descendiente de Itzjak hijo de Abraham.

Pero los arabim también recibieron un pago. ¿Cuál?
Zohar (Vaerá, Shemot 32): Y en el futuro los descendientes de Ismael dominarán sobre la sagrada tierra mucho tiempo, mientras ésta esté vacía completamente, tal como la circuncisión de ellos es incompleta. Y ellos impedirán a los israelitas retornar a su lugar, hasta que se acabe el mérito de los hijos de Ismael.
Por el mérito incompleto, los hijos de Ismael, como explica el zohar, dominaron la Tierra en forma incompleta. El pago que recibieron fue de un siglo de posesión por cada año que Ismael tenía cuando fue circuncidado, o sea, trece siglos.
¿Ocurrió así?

Veamos la historia: en el año 638 de la Era Común, los árabes conquistan Jerusalem. Con varios nombres (mamelucos, etc.) y el intervalo de las Cruzadas en el Siglo XI, continúan hasta la edad contemporánea. En el año 1948, la declaración de la Independencia del Estado de Israel, instaura un gobierno judío en Palestina. Pasaron exactamente trece siglos.

Cuando lo inviten a un Brit Milá, no falte por favor, estará siendo partícipe y testigo de un milagro tangible en pleno siglo XXI.

Dr. Cohen

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top