Analizándose
Alegría y Tristeza
Sobre la Alegría y la Gratitud
+100%-

¿Qué es la Alegría?

Extraido de El Rebe Najman y tu. Cómo la sabiduría del Rebe Najmán de Breslov puede cambiar tu vida

Enseña el Rebe Najmán: Es una gran mitzvá estar siempre alegres.

Fortalécete y aleja toda depresión y tristeza. Todos tienen muchos problemas y es naturaleza del hombre el ser atraído por la tristeza. Para escapar de esas dificultades trae siempre alegría a tu vida – aunque debas recurrir a la tontera(Likutey Moharán II, 24).

ES POSIBLE QUE pienses que el hecho de que se te diga que debes estar alegre sea superfluo. ¿Quién no lo sabe? ¿Es realmente necesario convencer, urgir y alentar a la gente a estar alegre? Ello es un deseo natural y no uno sobre lo cual se deba trabajar. ¿O sí?
“La verdadera alegría es lo más difícil de todo”, insiste el Rebe Najmán. “Debes esforzarte por estar alegre todo el tiempo” (Consejo, Alegría 35).
Ciertamente la vida nos da suficientes excusas para estar preocupados. ¿Cómo haré para pagar la cuota de la escuela? ¿Qué dices que le sucedió al auto? ¿A quién dijiste que traías a cenar esta noche? Y ni siquiera estamos mencionando los temas de salud. La lista es interminable. Tus alternativas: la alegría o la depresión.

Sin embargo, la depresión es tu peor enemigo. El Rebe Najmán compara la depresión con la mordida de la serpiente (Likutey Moharán I, 189). Así como la serpiente ataca de improviso, lo mismo la depresión. De pronto golpea y tú te quedas preguntándote cómo podrás volver a estar alegre. Mi Rosh Ieshivá, el rabí Eliahu Jaim Rosen, solía decir, “La gente piensa que las dificultades son algo inesperado en la vida. Se sorprenden cuando los problemas atacan y llega la tristeza. Pero aunque uno pudiera vivir mil años, aún habría muchos problemas esperándonos. Cuando un problema se va de seguro que viene otro. Éste es un axioma de la vida”.

Es un ciclo. A veces sucede lo inesperado y nos quedamos anonadados. La melancolía y la depresión, aunque todavía leves, están en el horizonte. Nos volvemos menos tolerantes ante lo que pueda suceder. Naturalmente anticipamos que todo irá mal. ¡Y así sucede! Al mismo tiempo nos enfadamos, experimentamos mayores fracasos, nos deprimimos mucho más y nos sentimos más descorazonados y apáticos. La serpiente de la tristeza ha golpeado y su veneno ponzoñoso de la depresión comienza a difundirse, sin que seamos conscientes de lo que realmente sucedió.

Es interesante el hecho de que la depresión, la tristeza y el sufrimiento son en verdad ingredientes necesarios del mundo. Afirman nuestros Sabios, “Todo aquel que se lamente por Jerusalén tendrá una parte en su regocijo” (Taanit 30b). Sin experimentar tristeza y duelo, no hay manera de apreciar su opuesto. No tenemos nada con lo cual comparar nuestra alegría. Por lo tanto experimentamos el sufrimiento. Sólo entonces podemos conocer el verdadero sabor de la alegría. Y debido a que alguna tristeza y sufrimiento es necesaria, el Rebe Najmán nos urge a buscar la alegría. Debemos utilizar todas nuestras fuerzas para alcanzar la alegría, dado que sólo estando alegres tendremos la necesaria fe, coraje y fortaleza para enfrentar nuestras tristezas y pesadas cargas, superándolas.

¿QUÉ SIGNIFICA ESTO PARA MÍ?

La alegría te coloca en la buena senda para alcanzar cualquier objetivo que tengas. Por lo tanto el Rebe Najmán enfatiza la importancia de estar alegres en todo momento. Mientras que es fácil estar alegre cuando uno se siente bien y las cosas se desarrollan de manera armoniosa, ¿qué debes hacer cuando no te sientes contento y no hay nada por lo cual alegrarse? El Rebe Najmán ofrece estas sugerencias para volver al camino:

HAZ EL ESFUERZO. La importancia de la alegría es tan grande que debes hacer todos los esfuerzos posibles por estar alegre. Esto puede compararse a un grupo de gente que está bailando en una ronda mientras que una persona triste contempla desde afuera. Ellos se acercan a ella y la arrastran a la ronda, dejando su depresión de lado. Sin embargo, cuando el recién llegado deja de bailar, su depresión vuelve. Aunque los pocos minutos de alegría son muy valiosos, aun así sería mejor hacer que la depresión misma entrara al círculo de alegría y se quedara allí (Likutey Moharán II, 23). Hacer el esfuerzo de ser feliz transformará finalmente la causa de tu tristeza en una real fuente de alegría.

Alguien le preguntó cierta vez al rabí Natán cómo podía estar alegre cuando tenía tantos problemas y dificultades. El rabí Natán le respondió, “¡Toma prestada la alegría!” (Siaj Sarfei Kodesh 1-736). Cuando se trata de dinero, raramente dudamos en tomar prestado en base a nuestras futuras entradas. Bueno, la tristeza hace que la persona sienta que algo le falta. Lo que hay que hacer, como aconseja el rabí Natán, es tomar prestado lo que sea que uno piense que lo hace feliz. Por otro lado, hay una gran diferencia entre deber dinero y deber alegría. Cuando el dinero es devuelto, duele un poco. Pero con la alegría, cuando la devolvemos, tenemos otra vez alegría. ¡Forzar la alegría y la felicidad de hecho paga fantásticos dividendos!

SIMULA LA ALEGRÍA. Aunque no te sientas alegre, puedes simularlo. Pretende y simula estar feliz. ¿Quién dice que aunque te sientas deprimido no puedas sonreír? Normalmente simulamos una sonrisa cuando tratamos de ser corteses, ¿por qué no ahora? Trata. Una sonrisa, incluso una pequeña sonrisa, es contagiosa. No sólo hará felices a los demás cuando te devuelvan la sonrisa sino que, tal como demuestran los estudios, la sonrisa libera tensiones y realmente hace que uno contemple la vida de manera positiva (cf. Sabiduría y Enseñanzas del Rabí Najmán de Breslov #43).

RECUERDA TUS PUNTOS BUENOS. Otra manera de acceder a la alegría cuando se está deprimido es reconocer que uno tiene al menos algún punto bueno. Y aunque no puedas encontrar nada bueno en ti, aún tienes algo por lo cual alegrarte: “¡Soy judío!” (Likutey Moharán II, 10). Simplemente alégrate de que puedas sentir orgullo y regocijo por tu herencia, que ni siquiera depende de ti, sino de un regalo de Dios (más sobre este tema en el Capítulo 11, “¿Qué son los Puntos Buenos?”).

CANTA, HAZ MÚSICA Y BAILA. La música aclara la mente y nos da alegría. La música tiene el poder de ayudarnos a abrir el corazón delante de Dios. También tiene el poder de aguzar nuestra memoria y permitirnos concentrar en nuestros objetivos (Consejo, Alegría 14-15). Por ello el Rebe Najmán dice que es una muy buena costumbre inspirarnos con una melodía. Las raíces de la música y de la canción son muy exaltadas y pueden despertar nuestros corazones y elevar nuestro espíritu (cf. Sabiduría y Enseñanzas del Rabí Najmán de Breslov #273).
El Rebe también habla sobre el poder especial que tienen el bailar y el aplaudir para generar alegría y mitigar las cosas negativas que nos afectan (Likutey Moharán I, 169). Es costumbre en toda sinagoga de Breslov bailar todos los días después de las plegarias de la mañana y de la noche. Muchos jasidim de Breslov bailan después de una sesión de estudio y a veces incluso diariamente en sus propios hogares. Es una manera segura de despertar sentimientos de alegría y felicidad.

HAZ ALGO TONTO. Al hablar sobre hacer todos los esfuerzos posibles por estar alegres, el Rebe Najmán dijo que esto incluía recurrir al hecho de actuar de manera tonta. El precio que uno paga por una pequeña tontera es mucho menor que el precio de la depresión y de la apatía.
Repitiendo el mensaje que se encuentra en el Capítulo 6 sobre la libertad de elección: Hay alegría y hay depresión. ¿Qué sendero debo elegir? El Rebe Najmán dice que ello depende de cómo te veas a ti mismo. Si encuentras lo bueno, entonces tienes buenos pensamientos, las cosas son positivas y puedes estar alegre. Lo opuesto también es verdad. De modo que elige la alegría.
Reb Abraham Jazán comentó, “Si el Rebe Najmán enseñó que es una gran mitzvá estar siempre alegres, entonces ¡debemos creer que realmente hay algo sobre lo cual estar alegres!” (Rabí Eliahu Jaim Rosen).

 

Jaim Kramer

Libros relacionados

El Rebe Najman y Tu



Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top