Festejando
Purim
Significado y reflexiones
+100%-

Purim, Amor y unidad, un escudo contra Amalek

La grandeza de Purim – Extraído de Sefer Hatodaa (Nosotros en el tiempo )

Las mitzvot relacionadas con el intercambio de porciones comestibles entre amigos (mishlóaj manót) y la entrega de dádivas a los pobres (matanót laevioním) en Purím, sirven para conmemorar la gran salvación que obtuvo el pueblo de Israel en los días de Hamán, el malvado, a través de Mordejái y Ester, quienes fortalecieron los corazones de todos los judíos de aquella generación promoviendo un intenso sentimiento de amor y hermandad entre el pueblo ante la amenaza de su destrucción inminente. Cuando entre los judíos existe una profunda unidad, incluso los malvados que se encuentran entre ellos se vuelven personas justas.

La fuerza de Amalék se manifiesta sólo contra aquellos judíos que «se quedan rezagados en el camino» y cuyo vínculo con la Torá y las mitzvot se ha debilitado. Hamán -el epítome de la maldad de Amalék- pensó que podría destruir al pueblo luego de haberlo debilitado haciéndole cometer pecados. Incluso aquellos que no habían caído en su trampa hubieran sido culpables, pues no se habían mostrado indignados ante el tropiezo de sus hermanos ni los habían amonestado tratando de enmendar su conducta. Cuando se manifestó una desunión entre los judíos que habían pecado y aquellos que no, Ester dijo a Mordejái: Ve y reúne a todos los judíos (Ester 4:16). Si la unidad volvería a convertirse en el sello del pueblo judío, Hamán no podría subyugar siquiera a aquellos que habían tropezado. Si llegara a atacar a uno solo, todo el pueblo de Israel padecería el dolor.

Así dijeron nuestros Sabios respecto de Iaacov: «La unión de sus hijos lo salvó de las manos de Eisav» (Bereshit Rabá 84). Siempre que los Hijos de Israel se vean amenazados por Eisav y Amalék, la única forma de lograr la salvación es uniéndose y fortaleciendo el amor y la hermandad entre ellos.
Así como los judíos de aquella época se reunieron para proteger sus almas, y gracias a ello fueron salvados, de igual modo nosotros tenemos el deber, en cada generación, de fortalecer nuestra unidad interna para que nuestros enemigos no puedan ejercer dominio sobre nosotros. Así, la festividad de Purím es un momento especialmente propicio para fomentar este sentimiento de unidad judía. Y éste mismo es el propósito de las mitzvot de mishlóaj manót y matanót laevioním: aumentar el amor fraternal entre el pueblo y fortalecer nuestro sentido comunitario, para que de esta forma el poder de Amalék no pueda dominar a Israel.

Humildad y gratitud

Las cualidades de humildad y gratitud inherentes en la naturaleza del pueblo judío son ejemplificadas por las mitzvot de enviar presentes a los pobres e intercambiar regalos con amigos. Todo aquel que entrega un regalo a su compañero lo hace como expresión de gratitud por algún favor que aquel realizó para con él. Así, en la época de Purím, luego de enfrentar el peligro de exterminio y haberse arrepentido por sus acciones, cuando los judíos querían expresar su alegría y gratitud por haber sido salvados de sus enemigos, cada uno pensaba para sí: ¿Por los méritos de quién fuimos salvados? Y decían: ¡No por mi propio mérito, sino por el mérito de mi compañero!

Debido al inmenso sentimiento de gratitud que inundaba sus corazones y que sentían unos por otros, se enviaban regalos entre sí, como diciendo: Reconozco la gratitud que te debo, ¡gracias a tu mérito yo he sido salvado! Asimismo, es apropiado que cada uno se culpe a sí mismo de las calamidades que suceden y le atribuya méritos a su amigo; de esta forma, todos se convierten en personas dignas de mérito y el sentimiento de amor entre el pueblo es fortalecido, ocasionando el advenimiento de la redención.

Alusiones de Purim

La importancia de la festividad de Purím es tan grande que nuestros Sabios encontraron en ella alusiones a las otras festividades. Así:

  • Purím es como Pesaj – en ambas salimos de la esclavitud a la libertad.
  • Purím es como Shavuot – volvimos a aceptar la Torá en Purím.
  • Purím es como Rosh HaShaná – el Libro de la Vida y la Muerte fue abierto en ese momento.
  • Purím es como Iom Kipur – aquella generación expió en ese entonces sus pecados.
  • Purím es como Sucot – así como Sucot conmemora la protección que se nos concedió a través de las Divinas nubes de gloria en el desierto, de la misma manera muchos no judíos ingresaron bajo las alas protectoras de la Shejiná durante Purím [una referencia a los gentiles que se convirtieron al judaísmo en esa época (Ester 8:17)].

Iom Kipurim -Un día como Purim
Tan grande es el mérito de Purím, que Iom HaKipurím -el más santo y solemne del año- se compara con dicha festividad [Iom – «un día», Ki purím – «como Purím»]. En Iom Kipur, los judíos ascienden a un nivel en el que trascienden las limitaciones de la naturaleza privándose de las satisfacciones físicas y obteniendo así expiación por los pecados del cuerpo. En Purím, se logra este mismo nivel de santidad a través de la comida y la bebida; incluso los placeres físicos del hombre son imbuidos con santidad.
¿Quién es superior: aquel que alcanza elevados niveles de santidad a través de la abstinencia y la aflicción, o aquel que los logra participando de actividades placenteras? En realidad, este último es superior, pues se requiere de una medida infinitamente más grande de esfuerzo y lucha interna para lograr que aun sus placeres sean realizados con santidad. En este sentido, entonces, Iom Kipur puede ser considerado de menor importancia respecto de Purím -es «como Purím», pero no de la misma magnitud-.

Los comentaristas señalan otro elemento que comparten estos dos días, aunque en sentido inverso. El ayuno de Iom Kipur es precedido por una mitzvá: comer y beber; Purím por su parte, comienza con un ayuno y es seguido por la mitzvá de comer y beber [el banquete festivo].

Purim y la Meguilá nunca serán abolidos

Nuestros Sabios enseñaron: Todas las festividades están destinadas a ser abolidas, pero los días de Purím nunca lo serán (Ialkut Shimoní, Mishlei 944).
También dijeron: Todos los libros de los Profetas y los Hagiógrafos están destinados a ser abolidos en los días del Mashíaj, excepto la Meguilá de Ester, la cual perdurará como los cinco libros de la Torá Escrita y la Torá [de transmisión] Oral. Y aunque todo recuerdo de tribulación será abolido, como está escrito: Porque las primeras desgracias serán olvidadas y ocultadas de Mis ojos (Isaías 65:16), los días de Purím no serán abolidos, pues el versículo declara: Y estos días de Purím no pasarán de entre los judíos ni su memoria será borrada de su simiente (Ester 9:28).

¿En qué sentido es Purím más importante que las demás Festividades?
Las Festividades y los días de descanso del calendario judío son santificados, todos, a través del pueblo de Israel. En los Días del Futuro Venidero, cuando todos los días serán como Shabat, ¿qué necesidad habrá de tener días de descanso? ¡Sería como utilizar una lámpara en la mitad del día! ¿Qué puede agregar esta santidad [de las fiestas] a un mundo ya totalmente inundando con la luz de la santidad del Shabat?
Sin embargo, la luz de Purím difiere de la irradiada por las otras Festividades. Su fuente es una revelación de santidad proveniente «de arriba», más que de las acciones de Israel «de abajo». Esta santidad continuará difundiendo su luz incluso en la era mesiánica.

* * *

¿De qué manera es la Meguilá de Ester más importante que las otras escrituras proféticas que serán abolidas en el futuro?
Todas las palabras de los Profetas vienen a fortalecer las enseñanzas de la Torá y servir de sustento a sus leyes y mitzvot. En el Futuro Venidero, el Rey Mashíaj llegará y establecerá la religión de la verdad sobre sus fundamentos adecuados. Las palabras de los Profetas se verán cumplidas e Israel se ocupará del estudio y la práctica de la Torá dentro del entorno de pureza que caracterizó al hombre antes de pecar y antes de la exhortación de los Profetas.

Sin embargo, la Meguilá no marca el fin de un capítulo, sino el comienzo de la destrucción de Amalék. Este capítulo finalizará sólo en la época de la redención futura, cuando Di-s conceda sosiego a Israel de los enemigos que la rodean. Entonces la memoria de Amalék será totalmente borrada, y el Nombre de Di s, al igual que Su Trono de Gloria, volverán a estar completos. Así, todos relatarán las poderosas acciones realizadas por Di s para erradicar la memoria de Amalék, desde la época de Mordejái y Ester hasta el Final de los Días.

Rabbi Eliahu Kitov

Libros relacionados

Nosotros y el tiempo - Sefer Hatodaa Vol. I

Pensamiento Judío Festividades Halajá, Ley Judía




Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top