Festejando
Ayuno 9 de Av
Comentarios y reflexiones
+100%-

Por mí y por todos

Las vacaciones de verano de los chicos comenzaron, como siempre aquí en Israel, en el medio de las 3 semanas, un tiempo energéticamente difícil, no me queda claro si por ‘bajo’ o por ‘alto’ ya que los dos Templos fueron destruidos en el mes de Av, pero también los sabios dicen que el mismo Mashiaj vendrá un 9 de Av. Una paradoja más, ocultando y destellando sentido

Como mamá de niños pequeños me puse cómo objetivo durante estas semanas ser lo más creativa posible para que se diviertan, ocuparme por supuesto de todas sus necesidades, como siempre, y para mí: lograr lavarme los dientes por la mañana y ponerme crema en la cara. Jeje. [ojalá no estén horrorizadas/os. No obstante por la noche siempre me lavo los dientes]

La simpleza de mi objetivo delata por un lado la capacidad asombrosa de los chicos para, no importa si son 1, 3, 5 o 10 ‘capturar’ toda la atención sin dejar espacio o posibilidad a casi nada más que ocuparse de ellos. Por otro lado, les confieso, no había incluido la tefilá dentro de las pequeñas metas de estas vacaciones porque lo daba por sentado, vale decir, personalmente la tefila esta incluida en la lista básica de necesidades diarias donde también incluyo comer y dormir. Y no es por tzadeket que rezar ocupa ese lugar, sino por pura necesidad. Una gran diferencia.

Viene al caso que hace un año atrás luego de mi tercer parto, me toco compartir la sala del hospital con una mujer muy especial que salía de dar a luz a su treceavo hijo, bli ain ha ra -sin mal ojo-, conversando acerca de la vida me dijo:» …tú sabes que nosotras las mujeres estamos exentas de hacer tefila, obvio, estamos tan ocupadas con la casa, los niños, sin embargo, yo no me imagino como podría pararme frente a todo lo que tengo sin rezar…»

Comida para pensar.

Ni dudas que el ietzer hara es fuerte y no es sonso, sabe por donde agarrarnos y sabe muy bien que la tefila es el arma poderosa, el medio de comunicación directa con El Kadosh Baruj Hú, y en un mundo sin Templo sólo la tefila nos ofrece una conexión intima con el Creador, así es que le viene muy bien a sus planes quitarnos fuerza y de esa manera abrir brecha a su influencia.
¿Quien elige?
¿Las ocupaciones nos ganan el diseño de nuestro plan diario, o podemos poner en claro las necesidades y prioridades y ordenar de manera tal de mantenernos conectados?

Avanzo un paso más.
Tuve la ‘mala suerte’ de escuchar noticias esta semana. Sentí dentro mío el dolor ajeno tocarme casi como propio y dije ‘dai’ [suficiente], no se puede más; escuche de la rabanit Iamima Mizrahi en relación a las tres semanas, que así como estamos llamados a aceptar con emuná [fe] todo aquello que Ha Kadosh Baruj H» nos pone en el camino durante 11 meses y 1 semana, en este tiempo necesitamos decir ‘dai‘, hasta aquí, y hacer tefilá y pedir por todo aquello que necesitamos usando todas las letras: ‘por favor Ha Kadosh Baruj H» necesito una relación más armónica y amorosa con mi esposo’, o por favor ‘que fluya la parnasa y que el sustento deje de ser una preocupación’ etc..
Este es un tiempo propicio. Si, en el medio del dolor, en el medio de los escombros de nuestro Templo caído

En el sidur de rezos, luego del Ana Bekoaj, hay un yehi ratzon [que sea Tu voluntad] que deja claro que la tefila ocupa el lugar que antaño ocuparan los sacrificios en el Bait HaMikdash. Aclara el sidur: Está escrito en Masejet Taanit: «dijote Abraham Abinu a D-os quizá mis hijos pequen ante Ti, y Tú les harás como a la generación del diluvio y de la Torre de Babel? Le contestó D-os: «Cuando pequen traerán sacrificios y Yo los perdonaré» Volvió a preguntar «Y cómo se salvaran en tiempos que no tengan Bait HaMikdash [Santuario] y no puedan traer sacrificios? Le contestó Hashem: «que lean y estudien la Torá correspondiente a los sacrificios y Yo lo considero como si los hubieran sacrificado». Por eso se estableció leer esta porción talmúdica todas las mañanas para obtener esta gran protección divina a través de los «korbanot» [sacrificios].

El Templo está destruido, sin embargo nos fue dada la posibilidad de hacer Tefila, y que seria de nosotros si no pudiéramos pararnos frente a Hashem y pedirle por nuestras necesidades, y asimismo, que seria de nosotros si sólo pidiéramos por nosotros.

El dolor que vivimos hoy es el clamor de un mundo sin Bait Hamikdash, un mundo desconectado. Y no es de aquel que ni siquiera conozco, allá lejos, el dolor es mío, es tuyo, es de todos, aquí y ahora.
Que el sufrimiento no nos desconecte aún más, sino que, por el contrario, sea motor para acercarnos más profundamente a Hashem, a nosotros mismos y a todos.
El Templo se destruyó por odio gratuito [sinat jinam], el amor gratuito es tarea nuestra.
Rezar por el otro, desde tu marido, tu esposa, las personas de la lista, por todo Am Israel es un movimiento de amor.
Elección personal.
Y otra vez, tu tefilá cuenta.

Que El Kadosh Baruj H» escuche las palabras de nuestro corazón, y que veamos Mashiaj, pronto, en nuestros días. Amen

Ruth Shira Email: ruthshira@tora.org.ar

1 comentario
  1. Dariopanameñocordoba

    muchas gracias por todo el esfuerzo realizado para instruirnos con amor incondicional en la torah, que este merito les sea tenido en cuenta para la reconstrucción del tercer templo sea pronto y en nuestros días

    14/08/2016 a las 12:14

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top