Energía de los meses
La energía del mes de Nisan
La energía del mes de Nisan/Aries
+100%-

Perashá Hajodesh, el anuncio de un gran comienzo

Extraído de Vivir con el tiempo, del Rab Eliahu Kitov

Los Sabios estipularon que en el Shabat anterior a Rosh Jodesh Nisán -o en Rosh Jodesh mismo, si coincide con Shabat- se debe leer la sección de la Torá que comienza con las palabras: Este mes será para vosotros cabeza de los meses (éxodo 12:2). Esta sección se lee en adición a la parshá semanal regular, y se denomina Parshat HaJodesh.

Nuestros Sabios ordenaron leer una parshá especial adicional en este Shabat en razón de la importancia del mes de Nisán, que es denominado la «cabeza» -o rey- de todos los meses. [A ello se hace referencia en el versículo: Este mes será para vosotros cabeza de meses (éxodo 12:2), pues la palabra hebrea lajém -para vosotros- está formada por las mismas letras que la palabra mélej -rey-]. Por eso debemos santificarlo y glorificarlo por encima de los otros meses. Y es así que anunciamos públicamente su comienzo en Shabat, cuando todos se congregan en las sinagogas, mediante lecturas especiales de la Torá y la haftará.

Si bien estas lecturas no constituyen la «consagración del mes» [pues ésta era llevada a cabo sólo por el Sanhedrín en la época del Gran Templo], representan, no obstante, una muestra del gran honor que rendimos a este mes por encima de los demás, anunciando su advenimiento en público

Asimismo, a través de esta lectura adicional de la Torá se recordaba al pueblo la proximidad de Pesaj y la necesidad de prepararse para la peregrinación a Jerusalén, ya que la obligación de ascender allí en Pesaj era mucho más estricta que en las demás Festividades pues involucraba la realización del Sacrificio Pascual, que, de no ser ofrendado en su momento apropiado, hacía a la persona pasible de la pena de escisión (carét). Además, en tanto que las ofrendas individuales a presentar en las otras Festividades podían traerse al Gran Templo en cualquier momento de la semana de la festividad, el Sacrificio Pascual sólo podía ofrendarse el 14 de Nisán.

El aprecio mostrado hacia el Beit HaMikdash durante la Festividad de Pesaj era mucho mayor que en cualquier otra época del año, pues todo el pueblo -tanto grandes líderes como ciudadanos comunes- atravesaba junto los portones del Santuario entonando canciones y alabanzas. Por este motivo, durante la Festividad se enseñaba a todos las responsabilidades que tenían los unos para con los otros, y hacia el Beit HaMikdash, con sus objetos sagrados, sus servicios y sus ofrendas. Estos conceptos constituyen el tema central de la haftará del Libro de Iejezquel que se lee en este Shabat.

La cabeza y el primero

…La cabeza de los meses – pues todo conteo que realicen a partir de entonces, deberán hacerlo desde Nisán. ¿Por qué? Pues el día de la redención es más significativo que el día del nacimiento, y la redención es en sí misma más trascendente que cualquier otro acontecimiento o evento. Hasta antes de salir de Egipto el pueblo de Israel calculaba los meses y años en base a la Creación, o desde la época en que el mundo se renovó luego del Diluvio, como declara el versículo (Génesis 11:1): Dos años después del Diluvio, o desde el nacimiento de Avraham, o desde «el pacto de las mitades» entre Di-s y Avraham (Génesis 15:13), al cual alude el versículo: Y fue al cabo de cuatrocientos treinta años… (Exodo 12:41). Sin embargo, tan pronto como la nación redimida salió de Egipto, dejó de lado todos estos cálculos y comenzó a contar únicamente a partir de la redención: Este mes será para vosotros la cabeza de los meses.

Este mes será… – ¿Con qué puede compararse ello? Con un rey que al nacer su hijo fijó esa fecha como día de fiesta y alegría. Años más tarde, el hijo fue tomado prisionero y mantenido en cautiverio durante largo tiempo. Cuando finalmente fue rescatado, el rey estableció el día de su liberación como la fecha de celebración más importante del año [por encima de la primera]. Asimismo, antes de que los judíos descendieran a Egipto, calculaban los años en base al «decreto de esclavitud», es decir, cuántos años habían transcurrido desde «el pacto de las mitades» entre Di-s y Avraham cuando se selló el decreto de cuatrocientos años de esclavitud que debían soportar en tierra extranjera (Génesis: 15:13). Pero luego de que descendieran a Egipto y fueran esclavizados allí, y Di-s realizara grandes milagros en su favor y los liberara, comenzaron a contar los meses desde el momento de ese magno acontecimiento, como declara el versículo: Este mes será para vosotros cabeza de meses (Shemot Rabá 15).

El primero… para vosotros – Todo lo que es considerado «primero», es para «vosotros», para vuestro beneficio. Si es bueno en sí mismo, también lo es para vosotros. Y aun si es malo en esencia, no obstante, para vosotros resulta beneficioso. Pues siempre lo «primero» os corresponde, es para vuestro provecho.

– El Santo, bendito sea, es denominado «primero», como expresa el versículo: Yo soy primero (Isaías 44:6);

– Tzión [es decir, el Beit HaMikdash] es llamado «primero», como declara el versículo: Exaltado desde el primero es el lugar de nuestro Santuario (Jeremías 17:12);

– Eisav es conocido como «primero», como declara el versículo: Y el primero salió… (Génesis 25:25);

– También el Mashíaj es denominado «primero», como expresa el versículo: El primero de Tzión, he aquí viene… (Isaías 41:27).

Di-s, que es llamado «primero», construirá el Beit HaMikdash, al que se hace referencia como «primero», y tomará venganza de Eisav, que es conocido como «primero»; y el Mashíaj, que es denominado «primero», vendrá en el mes llamado «primero», como está escrito (éxodo 12:2): El primero de los meses… (Shemot Rabá 15).

 

Eliahu Kitov

Libros relacionados

Nosotros y el tiempo - Sefer Hatodaa Vol. I

Pensamiento Judío Festividades Halajá, Ley Judía




Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top