Festejando
Rosh Hashana
Signifcado y comentarios
+100%-

Mensaje de Rosh Hashana

Extraido de jabad magazine

Durante este mes de Elul, mes de balance, así como también durante los diez días de retorno, y hasta el último día de Sucot, tiempo de nuestra alegría, en las comunidades ashkenasíes se recita, dos veces por día el salmo 27, que comienza con las palabras “Por David: Hashem es mi luz y mi salvación- ¿de quién he de temer?” y finaliza con la firme convicción de “deposita tu esperanza en Hashem, fortalece y vigoriza tu corazón, y deposita tu esperanza en Hashem”.

En realidad en lo que citamos, si es leído, analizado y sentido cabalmente, ya podría darme por satisfecho, y cerrar la editorial con bendición para el año entrante. Verdad. Estas son palabras que dan fuerza al hombre, con eso lo predisponen, lo preparan, lo ponen en condiciones óptimas -pero lo fundamental es el objetivo para el cual Hashem nos creó. Y es ahí donde de repente nos quedamos… Nos damos por satisfechos con la motivación, la inspiración, la fortaleza. Pero ¿lo principal? ¿la misión?

El Rey Salomón finaliza el Kohelet (Eclesiastes) luego de un largo y profundo análisis de la vida y del hombre diciendo de manera categórica, que no da lugar a ambigüedades ni doble sentidos”: La conclusión es: todo ha sido escuchado –teme a D’s y cuida Sus preceptos, puesto que esto es todo el hombre”.

Y es aquí donde se enfrenta el dilema, cuando observamos lo que ocurre con gran parte de nuestro pueblo. El alejamiento y desconocimiento de “esto es todo el hombre”. Observamos gente buena, judíos de corazón, identificados con Israel, con el pueblo judío, pero el “temor a D’s y el cuidado de Sus preceptos” no es aún parte integral de la vida. Y no por maldad, sino simplemente no es parte de la vida. Y de ahí vamos al segmento más joven, donde aunque se sienten judíos, desgraciadamente la mayoría no ve “nada de malo” en casarse con una pareja no judía, si uno es feliz. No hace falta ser antropólogo ni sociólogo para saber hacia donde marcha el pueblo judío con esta manera de pensar y actuar. ¿Qué se hace?

Este salmo 27 al que nos referimos que dice que cuando “Hashem es mi luz”- ilumina mi camino-, entonces “no hay de qué temer”- incluye también la clave para solucionar esta situación: El Rey David nos dice: “¡por tí ha dicho mi corazón, buscad mi cara!” El lugar del cuerpo que expresa qué es lo que ocurre interiormente es la cara. Si uno está contento, triste, motivado o ajeno, se lo ve en la cara. Por eso cara en hebreo se dice panim, que viene del término pnim- lo interno. Se nos llama aquí a buscar lo interno, lo interno del corazón, el alma, lo interno del mundo, de la existencia -a D’s y Su voluntad.

Se encuentran dos señoras en la sala de espera de una pediatra y charlando, una cuenta que su hija que concurre a una escuela donde el nivel de observancia es mayor al del propio hogar, pide que en su casa se enciendan las velas de Shabat. Se le niega la posibilidad para no alterar el estilo de la vida de la casa, entonces la nena se acerca a la estufa y recita la bendición de las velas sobre la llama de esta. La madre relataba el episodio orgullosa de su hija. Un niño de 10 años de una familia que en Pesaj no consume pan, pero no cambia la vajilla, etc, estaba paseando con su madre el último día de Pesaj y estaba hambriento. La madre ingresa en una confitería y compra un pan faltando una hora para finalizar Pesaj. La reacción del chico fue: ¡mamá, Pesaj finaliza a las 19.41! Y no lo comió. La madre estaba orgullosa de que su hijo sea fiel a sus principios, al punto de que a pesar de su temprana edad superó el hambre para no trasgredir una norma de la Torá.

Estos son ejemplos cabales que cuando los niños y jóvenes reciben una educación judía adecuada son fieles a sus principios. Estos niños recibieron lo interno del judaismo por eso les llegó a lo interno del alma y ahí no se negocia. Estos niños serán fieles y no formarán hogares extracomunitarios. Debe decirse con toda claridad que 95% de las casos de jóvenes que forman pareja con alguien fuera de la comunidad es porque faltó lo interno en su educación judía. Aunque duela, sólo asumiendo la verdad podremos curar la situación. Sólo con una educación judía basada en “buscad mi cara -mi fuero interior” habrá continuidad y futuro. Lo que distrae y confunde a niños y jóvenes son los aspectos externos.

Debe educarse en que hay aspectos de la vida que son esenciales – la creencia de Di’s y de que él dio un mandato preciso y pormenorisado a cada judío, y a los hombres en general. Cuando uno sabe que hay aspectos internos -los aspectos externos ocupan el lugar que deben y son positivos y útiles. Cuando están sólo los externos se convierten en dañinos y generadores de confusión, amén de la falta de lo principal.

Los jóvenes que se alejan de la comunidad es porque sólo recibieron lo externo. También el judaismo que recibieron es externo -un judaismo sin D’s, sin Ley, sin alma, sin misión Divina. Incluso donde si se habla de D’s y de algunas mitzvot, pero como se negocia: 1) esto enseña a los hijos y alumnos que el tema no es de fondo, si sería así no se negociaría. 2) los niños aprenden a negociar igual que los padres, sólo que los padres no pueden digitar qué es lo que negociarán sus hijos. Y sus hijos negociaron lo que les gustó de su pareja sacrificando sólo el hecho de que no es judía, al igual que los padres negociaron lo que les gustó del mundo sacrificando “casarse” con lo judaico.

Sé que lo que escribo no es popular. Pero desgraciadamente es la verdad. Queremos a todos los judíos sin distinción, también a quienes se equivocan en su estilo de vida asimilacionista. Son judíos como nosotros. Y por eso nos duele. Estamos en un mes de balance. El balance tiene que ser justo, sólo así sirve. Cuando hacemos el balance de la situación de la comunidad judeo-argentina, si no nos engañamos, debemos saber que ¡no hay tiempo para perder!

De inmediato deben tomarse medidas para 1)Levantar el nivel de la educación judía hacia “lo interno” del judaísmo. 2) Lo mismo en todas las instituciones 3) Debemos emprender campañas masivas para llegar a niños y jóvenes con lo “interno” del judaísmo. 4) No deben faltar ni recursos económicos, ni humanos, ni voluntad para llevar esto adelante.

En los años 1976-7 el Rebe de Lubavitch indicó llevar a cabo una campaña masiva para enrolar a niños judíos en Yeshivot y escuelas de educación de Torá. Se preparó un folleto de propaganda para motivar esta inscripción. Sobre la tapa se escribieron las palabras provocativas: “¿Su hijo será judío?” Cuando le ingresaron al Rebe el borrador, el Rebe agregó a ello: “¡Sí, seguro!”. Nuestros niños y jóvenes seguro que serán fieles a su pueblo, pero para eso debemos actuar ya.

Y es Rosh HaShaná el momento de comenzar. Comenzar con cambios en el hogar. Cambios en la conducta propia, y luego siguiendo con lo esbozado arriba. No quise herir a nadie, si lo hice pido disculpas pero, como dijo el Sabio: el conocimiento de la enfermedad es el principio de la curación.

Ketivá Vajatimá Tová, Leshaná Tová Umetuká. Que seáis inscriptos y sellados para un año bueno y dulce. Con satisfacción de hijos y alumnos que transiten el camino de la Torá, y con los cuales hemos de recibir al Mashiaj.

por Rab Tzvi Grunblatt

3 comentarios
  1. Mónica Hadjes Muchni

    Estimado Rab. Soy una mujer judía de 56 años, madre de 2 hijos, de un matrimonio con un no judío. Amo a mis hijos como a nadie en el mundo, y tristemente debo decir que lo que usted dice en este artículo es la triste realidad de los matrimonios mixtos. Siempre quise que mis hijos siguieran el judaísmo, pero sólo querer no es suficiente. Pido a Hashem me de la sabiduría para influir en mis hijos y traerlos de vuelta al judaísmo, porque si hay un dolor desgarrador hoy en mi Alma, es ver que ellos se interesan poco en cultivar su judaísmo.
    No se disculpe por decir la verdad. Yo me siento identificada en sus palabras, pero no puedo sino decirle que siga adelante con estos llamados, porque si nosotros, los que formamos hogares mixtos, nos equivocamos, en nuestra propia responsabilidad y no la suya.
    Que Hashem lo siga inspirando, para que sus palabras puedan seguir inspirando a la vez, a todos los hijos e hijas de nuestro Pueblo. Shaná Tová.

    02/10/2016 a las 13:49
  2. Maria

    A mi me pasa lo contrario me case con un hombre Judio (yo NO nací en un hogar judio) y al conocer a HASHEM Mi PADRE BENDITO me enamore de Él y de su Torah, de sus preceptos, de su Shabat, de la vida misma del Judaísmo. Tengo 2 hijos varones que al igual que su padre y yo aman a HASHEM y a SU PUEBLO ya tienen 16 y 18 años y si alguien les pregunta ELLOS SON JUDÍOS no contamos con una Sinagoga a donde ir a estudiar y mucho menos prepararnos para hacer un COMPLETA CONVERSIÓN que incluya la Ketubah y la correccion de su Brit ya que estan circuncidados pero no por un Rabino. Y sueñan con que mi PADRE BENDITO nos bendiga para migrar a Israel y ser parte de las FDI. Bendito sea D-os que nos alejo del camino de la idolatría y nos trajo al CAMINO DE LA LUZ Y LA VERDAD. SHANA TOVA UMETUKA

    29/09/2019 a las 17:57
  3. Editor - iojai

    Sus hijos no son judios al haber nacido de vientre materno no judio. El proceso de conversion no es sencillo. Ellos ya son grandes y sobre ellos recaeria la busqueda de asistencia rabinica para hacerlo

    01/10/2019 a las 22:02

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top