Estudiando
1.Bamidbar
El Libro de Bamidbar (Números)
+100%-

Meir Hashabat: Hagan el censo de toda la Asamblea

Extraido del boletin Meir Hashabat. Editor responsable: Eliahu saiegh

SEU ET ROSH KOL ADAT BENE ISRAEL… (vaikra 2-1)
HAGAN EL CENSO DE TODA LA ASAMBLEA DE ISRAEL…..

¿Por que Hashem conto a Am Israel en tantas oportunidades? Cuando salieron de Miztraim, luego del episodio del becerro de oro, al construir el Mishkan, el primero de I’iar
¿Acaso necesitaba Hashem contarlos para saber cuantos eran?
Explica Rashi: Por cuanto que Hashem quiere al pueblo de Israel, tanto que los cuenta una y otra vez.
Como alguien que posee un tesoro y no se cansa de contar y contemplar cada una de sus piezas, valorando de la más pequeña a la más grande, ya que todas son valiosas.
De igual forma, no hay diferencias a los ojos de Hashem, todos valemos por igual, todos somos parte de su tesoro, no importa cargo, ni posición social, ni coeficiente intelectual.
Ni siquiera nuestro nivel espiritual cuenta a la hora de supervisar cada uno de nuestros movimientos.

Este hecho sucedió hace muy poco tiempo, al comienzo del año lectivo, ya que quien nos contó su historia es una Morá y todo se desarrollo cuando necesito determinadas canciones – para hacer escuchar a sus niños -, difíciles de conseguir en el medio en que ella se maneja.
Después de mucho preguntar y preguntar y averiguar en uno y otro lado consiguió que generosamente una persona le prestara un CD conteniendo los temas musicales que ella necesitaba, no sin antes darle innumerables recomendaciones para su cuidado y devolución inmediata.
Feliz por haber conseguido el material que necesitaba volvió a su casa, ceno y se fue a dormir con la tranquilidad de haber conseguido su objetivo.

A la mañana siguiente se levanto ansiosa por completar el trabajo que debía realizar y presurosamente fue a buscar el CD para escucharlo. Al abrir la bolsa donde cuidadosamente lo había guardado quedo paralizada, no podía creer lo que sus ojos estaban viendo, había sido depositaria de un precioso tesoro que habían confiado a su cuidado y ahí estaba partido en dos partes.
Con angustia exclamo: no puede ser verdad, estoy soñando!!!!!!!, no me puede estar pasando esto!!!!!!!!, y tratando de negar el hecho junto las partes del CD y las puso en su equipo de música.

¿Que creen Uds. que paso?, como podrán imaginar apareció en el visor del equipo un indicador de error. Con Bitajon (confianza absoluta en el creador), Insistió una y otra vez, pero el resultado fue el mismo: ERROR.
Repentinamente tomo conciencia de que esto Si le estaba pasando a ella y parecía no tener solución de ninguna índole. Presa de una inmensa desesperación comenzó a pedirle a Hashem,- el único que podía ayudarla-, que le diera una solución a este problema, aun sabiendo que no era posible de acuerdo a la naturaleza solucionarlo.

Sin saber por que volvió a reunir los pedazos del CD y los puso nuevamente en el equipo. Apretó una y otra vez la tecla de Play y el resultado fue el mismo: ERRROR, ERROR, ERROR, hasta que finalmente en el ultimo intento, ante su sorpresa el equipo comenzó a vibrar y a moverse de forma extraña.
Pensó la joven en ese momento: uy, esto esta por explotar…!!!!!, se va a romper y voy a tener dos problemas, uno con el Cd y el otro con mi papa.

Intento entonces apagarlo, pero antes de que pudiera hacerlo una dulce melodía inundo el ambiente. ¿Cómo podía ser. No era posible dar crédito a lo que estaba ocurriendo? Sin poder entender todavía lo que estaba pasando tomo el CD y salió presurosa de su casa buscando un lugar donde se lo pudieran copiar a uno sano.
Volvemos a preguntar: ¿Qué creen que paso?, en todos los negocios especializados encontró la misma respuesta: no querida, es imposible que un CD partido en dos funcione
– le aseguro señor que lo acabo de probar en el mini componente de mi casa y funcionaba perfectamente, no le miento.
– si, si esta bien, anda, anda, aquí no somos magos ni creemos en milagros.

Pero no se dio por vencida, recorrió uno y otro lugar sin obtener el más mínimo éxito, hasta que finalmente cuando estaba a punto de ceder en su intento, se encontró frente a un lugar al que normalmente no hubiera ingresado. El aspecto físico era desagradable y la gente que lo atendía aun peor. Pero que remedio quedaba, quizás allí le dieran la solución. Junto fuerzas e ingreso.
Volvió a repetir su historia a la persona que la atendió quien amablemente le volvió a dar la misma respuesta que le habían dado todas las demás, pero ante su insistencia finalmente le contesto: “ok, yo hago la prueba pero te aviso desde ahora, la maquina se me llega a romper y me la pagas”.

Sin pensar en el costo que seguramente no iba a ser menor si el equipo se rompía, nuestra protagonista acepto.
El hombre lo puso en el equipo y de igual forma, tal como había pasado en la casa de la joven el equipo comenzó a temblar fuertemente y luego la música comenzó a sonar.
Empalideció el dueño del local y exclamo dando un paso atrás: hace 12 años que trabajo en esto, soy experto en electrónica y te aseguro que es completamente imposible que funcione un CD partido en dos
Recuperado de su asombro lo copio a uno nuevo como la jovencita le había pedido.

La historia que contamos hoy la escuchamos directamente de su protagonista que no es precisamente un Gadol ador (un grande de nuestra generación), ni siquiera un Rab destacado, tampoco los hechos ocurrieron en un lugar lejano y misterioso, ni en la remota antigüedad, sino que ocurrió aquí, en la Argentina y nuestra protagonista es una joven residente de la ciudad de Lanús quien nos emociono contándonos esta hermosa historia.

No solo los milagros les ocurren a los grandes Jajamin (sabios) o a personas especiales. Hashem esta en las cosas pequeñas, en las cotidianas, en las diarias. Esta allí donde no lo buscaríamos, donde pensamos que podemos arreglarnos solos, en las cosas más ínfimas e íntimas que le ocurren a cada uno. Allí es posible ver, palpar la grandeza enorme de Hashem quien se encuentra con cada uno y uno de nosotros en particular.

Recordemos: Solemos pensar a veces que solo debemos recurrir a El en las situaciones graves, y no en pequeñeces del día a día. Sin embargo El nos oye siempre, sin importar la circunstancia. Nada es imposible para El, solo necesita que volquemos nuestro corazón a través de nuestra tefilá y entrega. No desaprovechemos el tesoro que poseemos…, aunque creamos que somos una simple persona.

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top