Notas destacadas
Notas (280-290)
+100%-

Mazal Tov… Mashiaj esta llegando

Extraido de jabad magazine

¿QUÉ TENDRÁ QUE VER UNA BODA CON LOS MOMENTOS EN QUE VIVIMOS Y EL MASHIAJ?

¿Quién no se conmueve al presenciar una ceremonia de casamiento, a la que comúnmente llamamos ‘jupá’? Cada detalle es emotivo y tiene un mensaje eterno para los miembros de la nueva pareja.

Hace pocos días asistí a la boda de alguien muy querido, y en medio de la emoción, los comentarios e instancias, me detuve a pensar en un detalle que siempre está allí y del cual nunca me había percatado. Al finalizar todas las bendiciones que se le dan a la pareja, el novio acostumbra a romper la copa. El motivo de esta costumbre es recordar, incluso en el momento de más dicha y felicidad de la persona, la destrucción del Beit Hamikdash (Gran Templo de Jerusalem) y que la redención aún no ha llegado.

Hasta aquí lo convencional. ¿Pero se percataron ustedes de que inmediatamente después de la ruptura de la copa todo el mundo grita “¡Mazal Tov!”, aplaude o canta? No hay siquiera un instante de silencio o de concentración que separe ambos momentos tan distintos. Y entonces recordé la famosa historia que relata el Midrash, acerca de un judío que estaba arando la tierra con su vaca. Pasó por allí un árabe justo cuando la vaca emitió un mugido. El árabe dijo: “Judío, debes estar de duelo, pues ha sido destruido el Templo” Al instante la vaca volvió a mugir, el árabe dijo: “Judío, levántate de tu duelo. ¡Acaba de nacer el Mashiaj– redentor- de Israel!”

El Rebe de Lubavitch nos explica que el Mashiaj está preparado para revelarse al instante próximo de la destrucción. Es más, no existe interrupción e inmediatamente luego de la catástrofe que tuvo lugar en este mundo material, comenzó la salvación, nació el redentor de Israel. Y si analizamos el hecho del Jurbán (destrucción) del Gran Templo -entenderemos que así como sólo está permitido derribar una Sinagoga o Templo para construir otro más suntuoso, Hashem permitió que se destruyera Su Templo para que el próximo sea una construcción eterna.

Ustedes se preguntarán: ¿qué tiene que ver una boda con todo esto? Bueno, debajo de la jupá se construye una nueva familia judía. En hebreo decimos: Binián Adei Ad– una construcción eterna. ¿Qué es lo primero que hace el novio antes de salir a la vida con su esposa? Rompe la copa. Recuerda que la destrucción del Beit Hamikdash es sólo para permitir que una mejor edificación se ubique en su lugar. Pero esta obra se lleva a cabo sólo a través de los buenos actos y Mitzvot que realizamos.

Comenzaron las Tres Semanas de duelo que se encuentran entre el 17 de Tamuz y el 9 de Menajem Av. Son días de duelo, dolor y tristeza. Sin embargo el mensaje es claro. No hay tiempo para paralizarnos. La redención está lista para llegar. El novio ya rompió la copa. Sólo depende de nosotros. Concentrémonos en nuestra tarea y tengamos el grito de MAZAL TOV a flor de labios…

Miriam Kapeluschnik

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top