Estudiando
5.Koraj
El Libro de Bamidbar (Números)
+100%-

Maor Hashabat: Y tomó Koraj

Editado por Maor Hashabat, de la comunidad Ahabat Ajim, Lanus, Argentina. Editor responsable:Eliahu Saiegh

Vaikaj Koraj (Bamidbar 1-16)
y tomo Koraj

La perasha nos cuenta “y tomo koraj hijo de itzhar hijo kehat hijo de levi”
¿Qué fue lo que tomo Koraj? No esta escrito…
Explican los Mefarshim (comentaristas de la Torá): Su corazón lo tomo a él

Una persona viaja en su auto, está lúcido y atento, sabe perfectamente a donde se dirige, es un conductor experimentado, posee un auto 0 Km., con toda la tecnología de avanzada, todo funciona correctamente, no hay baches en la ruta, el tránsito es escaso, ¿que podría pasarle….? Todo esta bajo control…
De repente aparece una inmensa mancha de aceite en el camino…
El conductor pierde totalmente el control del vehículo y ya no puede manejarlo, el auto patina y se vuelve ingobernable… comienza a dar vueltas como un trompo, hasta que finalmente cae a un precipicio y una llama de fuego termina con todo…
Ya nada tiene valor… ni la pericia del conductor, ni el motor de última generación, ni los cambios automáticos, ni los frenos hidráulicos….
¿Asusta no?
Si, así es

Koraj era muy inteligente y pícaro, no hubo mejor conductor que él.
Tuvo el merito de recibir Ruaj Hakodesh, era un de los que alzaba el Aaron Hakodesh… era uno de los grandes de su generación… la generación del desierto… “¿que fue lo que lo llevó a cometer semejante error?”
¿Cómo fue que termino su vida en las profundidades del precipicio?
La respuesta es: “y tomo Koraj”
¿Quién lo tomó? Su corazón lo tomó

El espectacular auto último modelo patinó en una pequeña mancha de aceite…”los celos”
Sus celos por la presidencia de Elizafan lo hicieron perder el control sobre sí mismo, no pudo gobernar sobre sus actos… y terminó por estrellarse….
La Perasha nos advierte: ¡Aléjense de toda mancha de aceite!
No digamos: “esta es una pequeña pelea, esta todo bajo control”. No existe que haya una pelea y este todo controlado.
La pelea se compara a un dique de agua. Cuando se abre, el agua que contiene, sale con toda su fuerza ¿tenemos idea de cuantos litros de agua hay en un dique?
Lo mismo sucede con la persona, ¿cuantos sentimientos hay dentro de uno? ¿Cuántas frustraciones, enojos, resentimientos buscan una hendija por donde salir , y cuando la encuentran explotan como un torrente….
La única forma de evitar todo esto, es apretar el freno a fondo antes de llegar a la mancha de aceite, y esquivarla para seguir nuestro camino.

Dice en su carta el Gaon de Vilna: Todo momento que la persona cierra su boca, privándose de contestar, tiene el merito de recibir la luz que Hashem guardó para los Tzadikim desde la creación del mundo, luz a la cual ningún ángel, ni ningún ser pueden acceder. Y es merecedor de que todos sus pecados sean perdonados.
Veamos a que luz se refiere el Midrash

La hija de uno de los más importantes Jajamim de Bene Berak, estuvo privada durante muchos años de la dicha de ser madre, a la difícil prueba en si misma que esto representa, se le sumaban los agresivos y largos tratamientos a los que debió someterse.
Se estaba acercando Lag Baomer y la madre de esta joven decidió viajar a Miron para hacer tefilá (orar) en la tumba de Rabi Shimon Bar Iojai, y su hija la acompaño.
Cuenta el Rab: mi esposa y mi hija partieron a las 10 de la noche hacia la parada del colectivo que las llevaría a Miron.
Cuando llegaron al lugar vieron que estaba repleto de gente, y hasta que lograron subir al colectivo tuvieron que esperar un largo rato.
Ya ubicadas en sus asientos una señora desconocida se sentó a su lado.

Un extraño pasajero subió al colectivo.
Esta persona se veía muy tensa, e inmediatamente comenzó a hablar diciendo: Mañana a la mañana debo viajar a EE.UU. nuevamente.
Repentinamente se volvió hacia la mujer que se hallaba sentaba al lado de nuestras protagonistas: ¡Sal de aquí! ¡Este asiento es mío! Yo estaba aquí antes…
Era obvio que este hombre no estaba en su sano juicio, o por lo menos estaba confundido…
En vano el resto de los pasajeros trataron de convencerlo para que deje a esta pobre mujer tranquila.
Le explicaron que este era su lugar… le presentaron montones de argumentos para hacerlo entrar en razón, pero como sabemos… en el momento que una persona es dominada por la ira… es muy difícil hablar con ella.
La mujer se sintió muy avergonzada, no entendía por que este hombre la había hecho sentir tan mal sin razón, ¿por qué se la había agarrado con ella?

Mientras tanto, el seguía gritando; ¡¿Por qué me sacaste mi lugar?! ¡¿Por qué no dejas que me siente…?!
La mujer permanecía callada, le grito pero no le respondió, la avergonzó y no reacciono…simplemente se levanto y se bajo del colectivo…
Y el hombre feliz y sin vergüenza alguna se sentó en el lugar que ella había dejado libre…
Cuenta la esposa del Rab: todos los allí presentes nos estremecimos al ver esta actitud por parte del hombre, no lográbamos entender su reacción tan descolocada.

El micro siguió su recorrido normalmente. De repente el hombre se mostró visiblemente arrepentido.
Fue como que repentinamente se dio cuenta del error que había cometido, y comenzó a decir a la gente que se encontraba a su alrededor: que mal que estuve… ¿Cómo pude avergonzarla tanto?
Se notaba en su rostro un gran dolor…
En la mitad del camino el chofer hizo una parada, para que los pasajeros descansen y se relajen un poco.

Cuenta la Rabanit: cuando baje del micro me sorprendí al ver a la mujer que, un rato antes, había sido avergonzada.
Inmediatamente deduje que había tomado el micro siguiente, llegando al mismo tiempo que nosotros.
De repente, recordé lo que dijo el Rab Jaim Kanievski sobre la grandeza que tiene la persona que se calla en el momento que la avergüenzan, a tal punto, que sus berajot (bendiciones) cuando se contiene y no contesta, tienen un inmenso poder.
Mi hija necesitaba una beraja…y frente a mi se encontraba una mujer digna de bendecirla… yo misma había sido testigo de su grandeza, con mis propios ojos había observado como esta mujer se había contenido guardando silencio, en ese momento de tanta vergüenza…

Me acerque a ella y le rogué que perdone a este hombre que equivocadamente la había herido. Su respuesta fue muy convincente: lo perdono de todo corazón.
Inmediatamente le conté a esta mujer lo que explico el Rab Jaim y le pedí que por favor bendijera a mi hija.
La mujer comprendió mi desesperación, y con una sonrisa y gran concentración le dio una beraja a mi hija para que pudiera tener hijos.
Luego de nueve meses mi hija tuvo un hermoso bebe para gran alegría de nosotros.
La fiesta de Lag Baomer es el dia 18 de Iyar y mi hija tuvo a mi nieto el 19 de Shebat.

Vemos la categoría que alcanza una persona cuando se contiene frente una ofensa o una agresión… a tal punto de recibir la luz que Hashem tiene reservada para los Tzadikim… Tiene en sus manos la posibilidad de bendecir y que sus bendiciones se cumplan, ya que su tefilá ya no es como la de cualquier persona, sino que su tefilá tiene la fuerza de traer bendición sobre el y sobre todos los que lo rodean.

Por esto es conveniente, en ese momento de contención, que le pida a Hashem que lo libre de todos los impedimentos y trabas que no le permiten mejorar su servicio a Hashem, y absolutamente todo lo que necesita…
Es verdad que resulta muy difícil mantenerse callado.

En ese momento uno siente que su corazón se prende fuego y no puede soportarlo, pero justamente es esto lo que nos eleva como personas, diferenciándonos de los animales, quienes actúan solo por instinto
. El que se ha comportado alguna vez de esta manera, puede atestiguar la alegría y felicidad que se siente luego de haberse contenido.

Tenemos el potencial…no lo desaprovechemos!!

1 comentario
  1. Haroldo Segura

    no cabe duda como dijo un gran sabio judio si una palabra vale un dolar el silencio vale dos.

    02/07/2016 a las 00:59

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top