Profundizando
1. Perspectiva del Amor desde la Torá
El Amor, La Mujer Judía y El Matrimonio
+100%-

Los Mitzvot interpersonales,el compromiso del amor

Extraído de El río, la olla y el pájaro

[..] todos los mandamientos que un judío tiene que cuidar en relación con su prójimo (los mandamientos bein adam le javeró), se aplican en no menor medida a la esposa. En realidad, si se presentase un conflicto en la puesta en práctica de estos mandamientos, ya sea para el beneficio de la esposa o de un extraño, la esposa tiene precedencia. Uno está obligado a dar limosna o ayudar a un pariente antes que a un extraño.

Por lo tanto, resulta apropiado enumerar algunas de las mitzvot interpersonales que con mayor frecuencia se aplican en el matrimonio.

1) “Ama a tu prójimo como a ti mismo.” Esto se refiere, claro está, a la esposa tanto como a cualquier otro. Este mandamiento obliga a un judío a ayudar al débil, consolar al triste y tratar de hacer las paces entre personas enojadas, incluso si el débil, el triste o la persona enojada es la esposa de uno. Cualquiera que trate a otra persona, incluyendo a la esposa, de una manera que uno no le gustaría ser tratado, viola este mandamiento.

De acuerdo a Rabenu Yona, este mandamiento también requiere de una persona tomar el tiempo para pensar en cómo mejorar la suerte del prójimo.

Tan central es este mandamiento en la vida judía que Hilel la consideró la llave para la Torá entera. El resto de la Torá, dijo, es meramente una elaboración de ello.

Además de la obligación general de amar a un judío, existe una obligación adicional de amar a la esposa como a uno mismo y honrarla más que a uno mismo.

2) “Uno debe hacer feliz a su esposa.” éste es un requisito especial -además de los enumerados anteriormente- de poner atención física y emocionalmente a la esposa en el primer año de matrimonio. (Por ejemplo, de acuerdo al autor del Sefer HaJinuj, uno no debe dejar la casa por un periodo prolongado durante este primer año.) Cierta opinión mantiene que este mandamiento especial se aplica a lo largo de todo el matrimonio.

3) “Juzga a tu prójimo con rectitud.” Este mandamiento nos obliga a dar el beneficio de la duda a otros. Si la persona en cuestión es temerosa de Dios asumimos que obró de una manera honesta, aun si sería mas plausible asumir lo opuesto. Este mandamiento, naturalmente, se aplica también a la esposa: cualquier cosa que ella haga o deje de hacer tiene que ser interpretado como bien intencionado.

4) “Deberás seguir Sus caminos.” Estamos obligados a desarrollar en nosotros mismos bondad y compasión, que es la manera en que Dios se relaciona con la humanidad. Así, pues, debemos ser bondadosos y compasivos con nuestras esposas absteniéndonos del enojo.

Además de estos mandamientos positivos, las prohibiciones siguientes también se aplican:

5) “No deberás disminuir el tiempo prescrito de ella.” Está prohibido abstenerse de la obligación de mantener relaciones maritales en la manera y el tiempo que satisface a las necesidades emocionales de la esposa.

6) “No deberás odiar a tu hermano en tu corazón.” Uno viola esta prohibición abrigando sentimientos de odio hacia otra persona. De acuerdo al Rambam uno no viola esta prohibición si uno verbaliza sus sentimientos negativos, ya que no están “en nuestros corazones.”

7) “No deberás oprimir a tu prójimo verbalmente.” Esto le prohibe a uno decir expresiones al prójimo judío que le causen dolor emocional. Si, por ejemplo, el pariente de alguien ha sido colgado, a uno le está prohibido pedirle que cuelgue algo (por ejemplo, pescado) en una cuerda, para que no se avergüence al sospechar que otros que escuchan se acuerdan de la suerte de su pariente. Se sobreentiende que cada vez que uno se pelea con la esposa y hiere sus sentimientos, está violando esta prohibición.

8) “No deberás albergar cuentos calumniosos.” Esta prohibición va en contra de la lashón hará, que incluye decir cualquier cosa injuriosa acerca de otro judío, ya sea en su cara o detrás de él.

9-10) “No deberás tomar venganza y no deberás recordar lo malo que tu amigo te ha hecho [aun sin tomar venganza].” Uno tiene prohibido decirle a la esposa: “Yo no voy a actuar de la manera en que tú has actuado conmigo en el pasado.” Por supuesto, está prohibido desquitarse efectivamente de daños físicos o verbales con los que ella lo haya afligido en el pasado.

11) “No deberás maldecir a un sordo.” Esta prohibición va en contra de maldecir a otro judío.

Finalmente, existe una prohibición de los Ketuvim [los Escritos bíblicos]:

12) “No deberás tener un dios falso contigo.” Los Sabios dicen que esto se refiere al yetzer hará (la mala inclinación) que existe en la persona, en particular a la mala inclinación que provoca que uno se enoje, lo que es considerado como una forma de idolatría.

 

Libros relacionados

El Rio, la Olla, y el Pájaro



Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top