Estudiando
3.Bo
El Libro de Shemot (Exodo)
+100%-

Lecciones de Vida

Extraido de lecciones de Vida , Rab Sonenfeld zl

MOSHé Y AHARóN EN LOS OJOS DE LOS EGIPCIOS

«¡No será así! Sino que los hombres vayan y sirvan a Hashem, pues eso es lo que ustedes piden». Y fueron expulsados de ante la presencia de Paró». (éxodo 10:11).

La expresión «expulsados de ante la presencia de Paró» parece ser inexacta pues, podía simplificar diciendo: «de delante de Paró».

No obstante, ésta es una señal de lo que realmente sucedió en el palacio del Faraón. La expulsión en sí, perpetrada por el enojo del rey, fue solamente en presencia del mismo. Una vez fuera del palacio real, ambos hermanos eran muy respetados por el pueblo egipcio. Precisamente, la Torá dice sobre ello «Moisés también, era considerado como un gran hombre a los ojos de los siervos de Paró y a los ojos del pueblo» (éxodo 11:3). Por esta razón, insinúa aquí la Torá que la expulsión fue «de ante la presencia de Paró» ya que, en su ausencia ,eran honrados y aclamados.

LA DIFERENCIA ENTRE EL BURRO Y EL PERRO

«En cuanto a los israelitas, ni un perro ladrará contra ellos». (éxodo 11:7).

El Midrash Mejiltá dice, que, en reconocimiento a esta buena actitud de los perros, la Torá los recompensó indicando: «La carne terefá (no kasher) del campo no comerán; al perro será arrojada«. Eso, es para enseñarnos que Hashem recompensa a todo ser según lo merece.

Al mismo tiempo, encontramos más adelante en la Torá una referencia similar respecto a los burros: «Por cada primera cría del asno, deberás entregar un cordero» (éxodo 13:13). Allí también, aclara el Midrash, que eso se debe a la ayuda que prestaron los burros en la salida de Egipto alpara cargar los tesoros que sustrajeron los israelitas.

Cabe, sin embargo, señalar, la notoria diferencia entre una recompensa y la otra. Mientras que a los perros se les concedió la carne taref, a los burros se los diferenció consagrando a su primera cría. ¿Cuál es la causa de este desajuste?

La respuesta es, que los burros cooperaron activamente; por ende, su retribución fue mayor. El perro, en cambio, sólo colaboró pasivamente al no ladrar; este punto marcó la diferencia.

De aquí concluimos, que hay un gran trecho entre quien ayuda a un compañero arrimando el hombro, y aquél que sólo ofrece ideas o abre el paso. Aunque ambos serán recompensados por el Creador, la medida es muy exacta y cada cual según su desempeño.

UNA RESPUESTA BRILLANTE

En relación a lo expuesto en el párrafo anterior, conviene mencionar una respuesta brillante del Rab en una cuestión similar:

Un debate largo y tendido tuvo lugar en aquella época, respecto a los círculos laicos en Eretz Israel. La perspectiva del Rab era, que el hecho de haber recuperado las tierras de Israel, no justificaba su falta de religiosidad; su conducta liberal era categóricamente rechazada por él. No obstante, había Rabanim que trataban de achicar las distancias, argumentando que «Hashem remunera a todo ser si lo merece». Estos hombres, reclamaron, han aportado mucho para la reinserción del pueblo en su tierra y como fundamento, citaban justamente el precepto de santificar la cría del asno debido a la predisposición de los burros en la salida de Egipto. Con más razón,decían, los creadores del nuevo Estado, merecen ser aceptados como son ,más allá de haber despojado de sí todo lo que recuerde a la Torá y las mitzvot.

Cuando este argumento llegó a oídos del Rab, alegó instantáneamente:

-Es verdad que la cría del asno fue santificada pese a su condición de animal impuro según la Torá. Sin embargo, el paso a seguir es: rescatar y liberar su santidad mediante el cordero que es un animal tahor (puro). Bien sabemos, que ,de no ser rescatado, la Torá nos indica: «… y si no lo rescatas, lo desnucarás» (éxodo 13:13). ¿Cuál es la causa? Es que no podemos dejar un nivel de kedushá sobre un animal impuro…

Por lo tanto, nosotros, siempre rezamos para que estas personas transiten el camino a la Torá; sin duda después va a posar en ellos la santidad merecida por sus obras en beneficio del pueblo. éste, es el sentido del versículo «Vendrá a Tzión el redentor, para los que se han despojado de sus pecados en el pueblo de Yaacov«. En aquel tiempo, retornarán a D-os.

POR HONOR A LA REALEZA

«Entonces vendrán a verme todos estos sirvientes tuyos y me pedirán de rodillas, diciendo: «Váyanse, tú y todo el pueblo que está a tus pies» y después me iré». (éxodo 11:8).

Rashí anota aquí que la intención de Moshé era dar honor al reinado ya que, finalmente, Paró en persona fue quien salió a buscar a Moshé diciendo «Váyanse de mi pueblo». Asimismo, el Talmud en el tratado de Zebajim 102 A cita un dicho de Rabí Yanai que sugiere lo siguiente:

«Siempre has de tener temor a la realeza, pues, Moshé se expresó:, Entonces vendrán a verme todos estos sirvientes tuyos. Lo correcto era decir que el rey personalmente sería quien saldría a buscarlo pero, por respeto a la realeza, habló de los esclavos».

No obstante, al profundizar en el asunto, encontraremos que Moshé le predijo a Paró lo que realmente sucedería, sólo que lo escondió en sus palabras. Como es sabido, un rey nunca saldría del palacio sin ser escoltado por la guardia palaciega. Es decir, que cuando Moshé le dijo a Paró que «los siervos irán a buscarme», insinuó que, siendo que estos sirvientes, que nunca se despegan de tu lado (tanto en el palacio como fuera de él), vendrán hacia mí, inexorablemente tú vendrás con ellos. La señal de Moshé fue muy sutil y sólo por respeto no se expresó tan explícitamente.

«Tú NOS ESCOGISTE DE TODOS LOS PUEBLOS»

«Hashem les habló a Moshé y a Aharón en Egipto, y les dijo: «Esta luna nueva será para Uds. cabeza de mes. (Nisán) será para Uds. el primero de los meses del año». (éxodo 12:1-2).

En todas las festividades, nuestros Sabios incluyeron en las oraciones el «Atá Bejartanu» (Tú nos has escogido de todos los pueblos). Sólo en Rosh Jodesh se dice «Rashé Jodashim leamejá natatá» (Has concedido los Rosh Jodesh a Tu pueblo) ¿A qué se debe esta modificación?

La respuesta es muy simple. En el momento en que Hashem nos ordenó establecer los Rosh Jodesh, aún nos encontrábamos en Egipto y no éramos un Pueblo unificado por la Torá. No es adecuado nombrar la consagración como Pueblo Elegido en alusión a una mitzvá que se antepuso a la misma.

Por la misma razón, en las tefilot de Shabat tampoco se recita el «Atá Bejartanu». El precepto de respetar el día sábado fue dispuesto antes de haber llegado a Sinaí.

Nombrado el Shabat, conviene citar una guimatria (equivalencia numérica) relacionada con lo anterior. En el texto de la oración de Musaf decimos «Az miSinai nitztavú…» (Entonces desde Sinaí fueron ordenados sobre el Shabat). Y aunque la mitzvá de Shabat fue otorgada cuando arribaron a Mará, antes de llegar a Sinaí, la oración es correcta ya que, el valor de la palabra «Az» es 8 (Alef 1 Zain 7) con la cual nos referimos al sitio donde se le transmitió al Pueblo el precepto del Shabat = 8 estaciones antes de llegar a Sinaí. Es como si dijese: «Az (a 8 paradas) de Sinaí fueron ordenadas las leyes del Shabat».

 

RABÍ YOSEF JAIM SONENFELD

Libros relacionados

Lecciones de Vida



1 comentario
  1. Luz Amparo Escobar

    Excelente la lección, de gran sabiduría u conocimiento para mi, muchas gracias.

    16/08/2019 a las 11:37

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top