Relatando
Historia
Varios
+100%-

La Tzedaká

Muchos Tzadikim (justos) dedicaron su precioso tiempo para recolectar dinero para familias necesitadas o para rescatar a algún judío que era prisionero de algún Poritz (terrateniente) por no haber podido pagar su renta. La Tzedaká seimpre fue considerada una de las mitzvot más elevadas.

Pero reunir fondos no es una función muy gratificante. Algunas personas tienden a recibir de muy mala manera a quine los visita con esta intención, inclusive cerrándole la puerta en la cara.

El Tzadik de Sanz, cuyos esfuerzos para recolectar tzedaká son legendarios, dijo cierta vez a su hijo: “Cuando pides una donación y eres rechazado debes juzgar a esa persona favorablemente. Seguramente se encuentra en aputos financieros, y reacciona así debido a su preocupación. Si guardas resentimiento contra él, contrarrestarás la Mitzvá de colectar Tzedaká debido a tus sentimientos de hostilidad hacia otro ihudí, y eso es un pecado”

Cierto Tzadik recibió en una oportunidad una gran cantidad de insultos y maldiciones al pedir una donación. Escuchó con calma y luego dijo: “Muchas gracias. Tomaré las maldiciones e insultos para mí, pero qué me donará para esta persona pobre?…”

Enseñanza Semanal, (c) Jabad Lubavitch

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top