Ascendiendo
Manual de estudio de la Kabalá
Manual de estudio de la Kabalá
+100%-

La física de Rosh Hashaná

Extraído de El canto del alma, de Rabi Iejiel Bar Lev. Editorial

De acuerdo a las enseñanzas del cabalista Luzzatto, en Rosh Hashaná se lleva a cabo el juicio porque la estructura de Nukva se renueva, ya que ese día fue creado el mundo (o más precisamente el hombre). El nivel de la construcción de Nukva depende de las acciones de los seres inferiores, ya que ella es la raíz de los mismos. En Rosh Hashaná se determina el comportamiento de Nukva durante el año entero, y esto significa que en Rosh Hashaná se establece qué tipos de Poder Directivo habrán de salir de Nukva. Por eso el Creador revisa los actos de los hombres nuevamente cada año (es decir, los juzga), y como durante los diez días que median entre Rosh Hashaná y Iom Kipur (Día del Perdón) se genera este proceso de construcción, la puerta de arrepentimiento permanece abierta, ya que aún no se ha completado la estructura final de Nukva.

Durante esos diez días es más fácil arrepentirse que el resto de los días, porque Aba e Ima están construyendo a Nukva, a diferencia del resto del año en que el Zeir Anpin es quien la construye. Cuando termina Iom Kipur, el Día del Perdón, al finalizar la estructuración de Nukva, no existe más probabilidad de arrepentimiento a menos que se efectúe con sumo esfuerzo y dificultad. Sin embargo, hasta el rezo de musaf en Shminí Atzeret (el octavo día de la festividad de Sucot) aún se puede corregir, pero de ahí en más no es posible efectuar ninguna corrección, porque ya se determinó el juicio que habrá de regir durante todo ese año.

Podemos analizar a Rosh Hashaná en términos de “despertar desde abajo” (Rajel) y “despertar desde arriba” (Lea). Cuando en Rosh Hashaná se creó al primer hombre, es decir, durante el sexto día de la creación del mundo, el Zeir Anpin y Nukva se encontraban ubicados “espalda contra espalda”, y recién cuando el hombre rezó tornaron sus Rostros y se miraron “cara a cara”. Esto es fundamental por dos razones:

1) Debido a que el rezo del hombre fue quien logró que se ubicaran cara a cara, de aquí se aprende que antes de esto se encontraban espalda contra espalda.

2) Como ya sabemos, Adán y Eva fueron creados espalda contra espalda y luego separados por el corte – nesirá – lo cual sucedió el primer día de sus vidas, en Rosh Hashaná. Esto significa que el aspecto del Rostro denominado Lea, cuya nesirá se produjo antes de la trasgresión de Adán, se realiza en un día, mientras que el aspecto denominado Rajel, cuya nesirá se realizó después de la trasgresión, necesita varios días hasta Shminí Atzeret.

Lo mismo sucede cada año que cuando llega Rosh Hashaná: Zeir Anpin y Nukva vuelven a colocarse de espaldas, como estaban en el momento de la creación, de modo que se precisa cortarlos a fin de ubicarlos cara a cara. El primer día el aspecto Lea pasa una nesirá completa, como sucedió al inicio de los tiempos, pero la nesirá del aspecto Rajel necesita cierto número de correcciones hasta el musaf de Shminí Atzeret.

De lo anterior podemos ver ejemplos concretos de cómo el Poder Directivo perpetuo, que es el Poder Directivo de los seis mil años, fue establecido por el Pensamiento de la creación – en el Mundo de la Emanación – y cómo en él se determinaron y se arraigaron todos los modelos. Hoy en día, quienes estudian sicología social descubren que existen parámetros de conducta factibles de categorizar. Incluso una persona de comportamiento peculiar puede ser clasificada dentro de uno de esos parámetros.

Los cabalistas nos enseñan que todas las conductas posibles fueron ya consideradas en el Pensamiento Divino y se les adjudicó su respectiva raíz. Ahora podemos comprender mejor el capítulo de las sefirot, ya que en ellas no sólo el plano material encuentra su raíz y su vitalidad, sino también la encuentran la forma de pensar del ser humano y sus preferencias al tomar decisiones, es decir, en el Pensamiento de creación del Mundo de la Emanación.

Para expresarlo en terminología cabalística, cuando el Zeir Anpin y Nukva se encuentran en un estado de “espalda contra espalda”, si bien nos están indicando el estado de las luces superiores, no debemos olvidar que también son la raíz de la humanidad, y por eso hallamos en la conducta humana situaciones similares a la del Zeir Anpin con Nukva.
La acción de la nesirá, o sea, la mitigación de los juicios, es aparentemente un concepto teórico y lejano a nosotros. Más no es así, sino que, por el contrario, todo hombre es un mundo en miniatura en el que se encuentran los órdenes preestablecidos del Poder Directivo de un modo exacto, similar a como sucede en los mundos superiores.
El objetivo de este estudio es mostrarnos que nuestras acciones en el contexto material, efectuadas por nosotros durante los seis mil años, influyen directamente en los Rostros superiores. Es decir, que existe una reciprocidad entre nuestro servicio al Creador y la abundancia que recibimos.

Rabi Iejiel Bar Lev

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top