Comenzando
La Tora e Israel
Sobre el origen divino de la Torá.
+100%-

La evidencia de la Tora

En la cadena de trasmisión de la Torá no hay eslabones perdidos. Los registros históricos demuestran con claridad lo que pasó en todos esos años. Sabemos quiénes eran los sabios en cada una de esas generaciones; tenemos relatos detallados de sus vidas, de sus enseñanzas, de sus familias y de sus alumnos.

Se dice que cada generación equivale, aproximadamente, a treinta años (se calcula según el promedio de la diferencia de edad entre los hermanos y los hermanos de sus padres).

La Torá se entregó en el monte Sinaí en el año 2448, hace un poco más de 3300 años ― 110 generaciones. Si imaginamos una columna de 110 personas, la primera está presente en  el monte Sinaí, viviendo la entrega de la Torá, y nosotros estamos recibiendo la trasmisión al final de esa columna.

Generalmente, los abuelos conocen a sus nietos, por lo que el abuelo que vivió en la generación de la entrega de la Torá le transmitió a su hijo y,  directamente, a su nieto. El nieto, a su propio nieto, y así, sucesivamente. Hay una cadena de trasmisión, que se salta una generación de por medio, disminuyendo nuestra columna virtual en la mitad  ¡una fila de solo 55 personas!

No es una sola fila, sino miles y miles de filas de 55 personas, a veces total y absolutamente desconectadas geográficamente una de la otra, que transmiten el mismo manual y la misma historia.

Libros relacionados

Antes del Sol



Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top