Relatando
Historia
La Tierra de Israel
+100%-

Jerusalén, la Ciudad Eterna

Extraído de Esta Tierra es Mi Tierra. Breslov

¿Qué hay de especial en Jerusalén que la llevó a ser elegida como la ciudad capital y, por extensión, el centro del universo entero? No hay religión importante (ni medio de comunicación), que no tenga diariamente algún reclamo sobre Jerusalén. ¿Qué es lo que la hace tan importante?

El carácter único de Jerusalén data de la época de Abraham. La Torá relata que Malkitzedek, el rey de Shalem, le dio a Abraham pan y vino (Génesis 14:18-29). Rashi explica que Malkitzedek era Shem, el hijo de Noé, y que Shalem era la ciudad de Jerusalén. El pan y el vino que le dio a Abraham simbolizaban las ofrendas de grano y las libaciones de vino que los descendientes de Abraham colocarían en el Altar en el Templo de Jerusalén. Más aún, cuando Dios le ordenó a Abraham que sacrificase a Itzjak, el lugar mencionado era el Monte Moriá, el sitio del futuro Monte del Templo (Génesis 22; Bereshit Rabah 56:10). El Midrash dice lo siguiente:

Abraham llamó al lugar [donde fue a sacrificar a Itzjak] irá [temor]. Shem lo llamó shalem [perfección]. Por lo tanto, declaró el Santo, bendito sea, para no menospreciar a ninguno de estos Tzadikim, su nombre será Ierushalaim, Jerusalén.

De este modo, a nivel personal, Jerusalén está unida al temor a Dios. La mitzvá básica de irat HaShem (temor reverente a Dios) se aplica en todo momento, así estemos dedicados a tareas espirituales o mundanas. A lo largo de las enseñanzas del Rebe Najmán, hay instrucciones sobre modos de aumentar el nivel del temor a Dios a través del control de los impulsos del corazón. ¿Cuál es la conexión entre el corazón y el temor a Dios? Enseña el Rebe Najmán:

La fuente del temor se encuentra en el corazón. Todos deben desarrollar este temor a Dios. La perfección del temor a Dios produce de hecho la construcción de Jerusalén, pues Jerusalén es IeruShalem [literalmente, “temor perfecto”] (Likutey Moharán II, 1:4).

Por lo tanto IeRuShaLaiM contiene las palabras IRá , “temor” y ShaLeM , “completo” o “perfecto”, aludiendo así al temor perfecto a Dios. Aquí subyace el significado profundo de Jerusalén como el lugar donde Dios está manifiesto y donde uno puede alcanzar el temor a Dios y llegar a ser consciente en todo momento de Su Majestad y Presencia.
El Rebe Najmán describe también los obstáculos para alcanzar el temor a Dios:

La construcción de Jerusalén no es el único beneficio que surge del temor a Dios. “La profecía desapareció luego de la destrucción del Santo Templo” (Bava Batra 12b) y sólo retornará con la reconstrucción de Jerusalén. Dado que la fuente de la profecía es el temor a Dios, cuando el temor a Dios es perfecto, éste se eleva y se revela en el mundo. Esta cadena de eventos crea un ángel que puede producir la profecía.

Hay tres factores importantes que pueden embotar el sentimiento de temor en el corazón. Se trata de las tres pasiones principales: la avaricia, la inmoralidad y la gula. El ardiente deseo del corazón por estas tres pasiones desplaza el potencial para el temor a Dios. Para poder controlarlas, uno debe atraer Jojmá, Biná y Daat hacia el corazón. Estos tres mojín (intelectos) corresponden respectivamente a los tres tipos de pasiones en el corazón. Por lo tanto, el poder del intelecto puede ser utilizado para superar los aspectos negativos de las emociones (Likutey Moharán II, 1:4-6).

El Rebe Najmán continúa explicando que cada una de estas tres pasiones puede ser rectificada mediante una de las tres festividades de peregrinación. En la época del Éxodo, los Hijos de Israel recibieron una gran riqueza. Por lo tanto, observar las mitzvot asociadas con Pesaj puede ayudar a controlar la avaricia. Antes de la Revelación en el Monte Sinaí, los israelitas recibieron el mandamiento de abstenerse de relaciones maritales. Por lo tanto, Shavuot rectifica la inmoralidad, las transgresiones sexuales. Sukot es la época de la cosecha. Por tanto, esta festividad elimina la gula.

Dado que cada festividad tiene sus características y costumbres propias, es evidente que cada una agrega un nuevo nivel de intelecto, o una nueva revelación de Divinidad. De esta manera, los tres mojín contrarrestan los efectos de los tres tipos de pasiones.

Más aún, cada una de estas festividades requiere una peregrinación a Jerusalén (Deuteronomio 16:16), lo que en sí mismo ayuda a alcanzar el temor a Dios. A un nivel más profundo, subyugar estos apetitos aumenta el temor a Dios. De hecho, el corazón está unido al temor a Dios y, por lo tanto, a Jerusalén. Las pasiones impiden que el corazón alcance un temor perfecto (irá shleimá) y que la persona pueda construir Jerusalén. Controlar los deseos lleva a un corazón puro y a un temor perfecto, mediante lo cual uno puede experimentar la Divinidad y construir Jerusalén. Pues cuando Jerusalén sea construida, la Presencia de Dios les será revelada todos (Likutey Moharán II, 1:4).

El rey David realizó grandes esfuerzos para capturar la ciudad y liberarla de la idolatría. Su ejemplo nos demuestra que Jerusalén refleja un corazón puro, libre de deseos materiales. Tal como el corazón es el centro del cuerpo, Jerusalén es el centro del universo. De hecho, la idea de Jerusalén representa el corazón humano, el cual contiene la capacidad de manifestar la Divinidad.

Jaim kramer

Libros relacionados

Esta Tierra es mi Tierra

Historia - Filosofia Jasidica




2 comentarios
  1. JBM

    Shalom,
    Gran enseñanza para comprender aun mas la sagrada Tora y la palabra Jerusalén.

    08/12/2017 a las 02:55
  2. carlos gallardo

    Shalom a todos, muy agradecido de su trabajo ya que para mi es un material de apoyo y estudio invaluable. Ademas deseando a Uds todas las bendiciones de El Eterno y su sagrada Tora.
    Mi comentario, es en realidad mas una duda que un comentario en si. Se trata de la correcta traduccion de Bereshit 22: 14 en mi Tora dice: Abraham llamó a aquel lugar con el nombre de “Hashem Iré” (o sea, “Hashem Verá”), como suele decirse hasta hoy día: “En el Monte de Hashem Él será visto”. (El nombre original de aquel lugar era Shalem -Gén. 14:18- y asociándole el nombre Iré queda IréShalem, o sea Ierushaláim). Aca, en su articulo veo que que se traduce como “IRA”…en mi Tora debajo de la Alef aparece un Segol…¿ deberia ser IRE ?…mi consulta es con mucho respeto, por favor, mi animo no es criticar ni mucho menos, y si la respuesta a mi duda es demasiado obvia por favor disculpe mi ignorancia.
    Un abrazo y fortaleciendonos en Emuna desde Chile.

    10/05/2018 a las 11:20

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top