Festejando
Rosh Hashana
Rosh Hashana y la Jasidut de Breslov
+100%-

Introducción y Qué es Rosh Hashaná

(selección extraída del libro «Cruzando el Puente Angosto» por Jaim Kramer, © Breslov Research Institute)

Mi propia esencia es Rosh HaShaná (Tzaddik#403).

Todo aquél que conozca algo de las enseñanzas del Rebe Najmán, sabe de la suprema importancia que esta festividad posee dentro de los círculos de Breslov. En Rosh HaShaná y desde todas partes del mundo, llegan los jasidim al lugar donde está el Rebe Najmán, para pasar con él comienzo de cada año. Y esta práctica ha continuado incluso hasta después de su muerte. Los Jasidim de Breslov acuden a Umán para orar allí junto a la tumba del Rebe Najmán en la víspera de Rosh HaShaná y participar del kibutz de ese día, de la reunión de sus seguidores.

Al difundirse la Jasidut de Breslov por toda Polonia, era costumbre de los jasidim cruzar la frontera, hacia Rusia, antes de Rosh HaShaná. Incluso algunos de los que vivían en Israel, a comienzos del siglo, solían realizar el largo y arduo viaje hacia Umán. Al cerrarse la frontera Rusa, con el advenimiento de la Revolución Bolchevique, comenzaron a organizarse otros kibutzim, allí donde se juntaran los jasidim. El primero fue en Lublin, en la Yeshiva de Jajmei Lublin, encabezada por Rabí Meir Shapiro. Esto continuó hasta que la Alemania Nazi exterminó a la Judería Polaca. Fue entonces que otros dos kibutzim se establecieron en la Tierra Santa: uno en Jerusalem y otro en Merón, en el sitio donde se encuentra la tumba de Rabí Shimon bar Yojai. Luego de la Segunda Guerra Mundial, un tercer kibutz se organizó en Nueva York, para todos aquellos jasidim que llegaron al Nuevo Mundo.

No cabe en la mente de un jasid de Breslov el pensar la posibilidad de no poder estar presente en el kibutz de Rosh HaShaná . Y las razones de ello, aunque numerosas, realmente se reducen a una sola: fe en el Tzadik y en sus enseñanzas. El mismo Rebe lo expresó de la siguiente manera: Mi Rosh HaShaná es más grande que cualquier otra cosa… -Nadie debe faltar! -Mi propia esencia es Rosh HaShaná! (Tzaddik #403) .

* * *

Que es Rosh Hashana?

La cabeza. El año es una estructura completa. Posee una cabeza, un corazón, brazos, piernas, etc. Los miembros individuales corresponden a los doce meses. Por ejemplo: el primer día del año es la cabeza, rosh , del año. Y tal como la cabeza dirige al cuerpo, de la misma manera el Rosh HaShaná de una persona determinar el desarrollo del resto del año. Enseñaron nuestros Sabios: En Rosh HaShaná se decreta lo que suceder al final del año (Rosh HaShaná 8b) . Aquello que sucede al final del mes de Elul, el último mes del calendario Judío, ya estuvo decretado en su cabeza,
en el mismo comienzo del año.

Rosh HaShaná no corresponde a una de las tres festividades. Es llamado también el Día del Juicio. Nuestra salud, riquezas y de hecho nuestras vidas mismas, está n en juego. Es en cierto sentido una repetición de la Creación. Para poder crear algo nuevo, es necesario que exista el sentido del juicio. ¿Debemos seguir? ¿Tendremos éxito? Y Rosh HaShaná no es diferente. Requiere de parte de Dios una nueva creación: un Año Nuevo. El año que viene aún no llega a ser y necesita ser traído a la existencia. Una Creación.
Así como la construcción de un edificio requiere de planos, de la misma manera, la construcción del año necesita de un plan específico. Tal como el arquitecto diseña los planos para la construcción, de la misma manera Dios, el arquitecto del año, prepara sus planos y los diseña en Rosh HaShaná .

Escribe Reb Noson: escuché al Rebe Najmán decir que tenía una enseñanza respecto a Rosh HaShaná y a la importancia de viajar y estar con el Tzadik para Rosh HaShaná . Existen tres roshim (tres cabezas) que se unen en ese momento: el Tzadik es el Rosh Bnei Israel (la cabeza de los Judíos); Rosh Ha Shana es la cabeza del año; y cada uno de los Judíos viene con su rosh (su cabeza ) para estar con el Tzadik en Rosh HaShaná (Likutey Moharan II, 94) .

De manera que Rosh HaShaná no es meramente el primer día del calendario Judío. Constituye en realidad el diseño del año entero. Aparte de sus muchas otras consideraciones al respecto, el Rebe Najmán le otorga una importancia primordial a Rosh HaShaná pues es su deseo que grabemos en nosotros el significado de cabeza, de aquello que podemos lograr si tratamos de comenzar el año correctamente y tener nuestras cabezas, nuestros pensamientos, en el lugar correcto.

Enseña por lo tanto el Rebe Najmán: Debemos ser inteligentes en Rosh HaShaná y tener sólo pensamientos buenos y positivos: que Dios ser bueno con nosotros y nos otorgar un buen año. Y dado que Rosh HaShaná está asociado con el pensamiento más que con la palabra, también aconsejó ser muy cuidadosos y hablar lo menos posible en Rosh HaShaná (Rabbi Nachman-s Wisdom #21) .

*

El shofar. Rosh HaShaná está intrínsecamente asociado con el sonido del cuerno de carnero. Tanto el Talmud como los Midrashim, el Zohar y los escritos posteriores, ofrecen numerosas explicaciones respecto a esta conexión. Y las enseñanzas del Rebe Najmán no son una excepción. En una de sus lecciones, el Rebe enseña que el sonido del shofar suaviza la severidad de los juicios de Dios (Likutey Moharan I, 42) . En otro lugar, comenta sobre las interpretaciones ofrecidas en las sagradas escrituras respecto a que el sonido del shofar pretende despertar al hombre de su sueño espiritual y evitar que pase su vida dormido. El Rebe demuestra cómo esto se relaciona con los conceptos del comenzar nuevamente y de la concepción de un hijo; ambos conectados con el Año Nuevo (Likutey Moharan I, 60:9) .

El Rebe Najmán relaciona también el sonido del shofar con el sonido del trueno. Todo aquél que escuche el sonido del shofar en Rosh HaShaná , ejecutado por un hombre de verdadera piedad, puede estar seguro que no temer a los truenos durante todo ese año. Esto se debe a que ese sonido del shofar es en sí mismo un aspecto del trueno, e instila verdadero temor, el temor al Cielo, en el corazón de la persona. Cuando su corazón siente ese trueno, es llevado entonces hacia la alegría (Likutey Moharan I, 5:3) . Por lo tanto, cuando incluimos el sonido del shofar ejecutado por una persona piadosa dentro del diseño de nuestro año, podemos esperar para ese año, sentir temor del Cielo y un corazón alegre.

Jaim Kramer

Libros relacionados

Cruzando el Puente Angosto

Psicología Filosofía Jasídica




Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top