Relatando
Relatos, Cuentos y Anécdotas
Varios
+100%-

Honrá a tu padre y a tu madre

“Honra a tu padre y a tu madre…” (Devarim/Deuteronomio 5:16)

En el Sefer Hadorot (El Libro de las Generaciones, II Parte) es referido el siguiente episodio:
Rabi Ioshua ben Elam, uno de los mas piadosos y eruditos maestros de su epoca, sonio cierta noche que le decian desde los Cielos: “Alegrate en tu corazon pues tu estaras con Nanas el carnicero. Su sitio y tu sitio estan ya fijados en el Gan Eden (Paraiso) y parecen como un solo lugar”. Cuando desperto de su sueño, Rabi Ioshua se dijo desde lo profundo de su corazon:
“Ay de mi, que desde que naci estuve siempre temeroso de mi Creador y no me ocupe de otra cosa mas que de Tora. No camine mas de cuatro amot (unidad de medida usada en el Talmud) sin colocar tzitzit y tefilin. Tuve ochenta discipulos a los que instrui, y he aqui que mi esfuerzo es comparado con el del carnicero!”.

Envio un recado a sus discipulos diciendoles que iria a averiguar quien era ese hombre y cuales eran las obras del que seria su vecino en el Gan Eden.
Salio prontamente a los caminos y recorrio ciudad tras ciudad indagando por el nombre de ese hombre y el de su padre, hasta que arribo al lugar ansiado. A su llegada, pregunto de inmediato:
-Donde esta Nanas el carnicero?
-Por que preguntas por el? -le respondieron. -Tu eres un
piadoso, un sabio y estas buscando a un hombre tan simple como el?
-Cuales son sus obras? -pregunto a ellos.
-No preguntes mas y conocelo tu mismo -le contestaron ellos.
Fueron por el hombre y le dijeron:
-Rabi Ioshua ben Elam te busca!
Les replico Nanas:
-Quien soy yo y quienes mis antepasados para tener el honor de que Rabi Ioshua me busque?
-No importa, levantate y ven con nosotros!
Sintio en su corazon que lo que le decian no era verdad y les dijo:
-No ire con vosotros pues estais jugando conmigo.
Regresaron los mensajeros hacia donde estaba el Rab y asi hablaron:
-Ud. es luz para Israel y una corona para la Tora. Como es que nos manda a buscarlo y el ni se atreve a venir?
-Sabed que no volvere por mi camino hasta que no lo vea -dijo el maestro.
Se dirigio Rabi Ioshua por si mismo a su encuentro y Nanas al verlo, se inclino ante el diciendo:
-Que sucede en este dia de dias que la corona de Israel se presenta ante su siervo?
-Algo tengo que hablar contigo, hijo mio -le contesto el Rab.
-Diga Ud. Rab -dijo Nanas.
-Cuales son tus obras y cual tu ocupacion? -pregunto Rabi Ioshua.
-Mi senor, -replico el-, carnicero de profesion soy y tengo un padre y una madre muy, muy ancianos que no pueden pararse sobre sus pies. Todos los dias con mis propias manos me ocupo yo de vestirlos, alimentarlos y asearlos.
Enseguida se levanto Rabi Ioshua y besando a Nanas en la cabeza afirmo:
-Hijo mio, afortunado eres tu y bienaventurado es tu destino! Que bueno y que agradable! Y que venturoso es mi destino por tener el merito de ser tu companero en el Gan Eden!

Asi es la honra que se otorga en las alturas celestiales a aquel que honra a sus padres, socios de Di-s en la creacion de la persona.

(Basado en Ialkut Lekaj Tov)

gentileza de www.judaicasite.com

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top