Estudiando
8.Pinjás
El Libro de Bamidbar (Números)
+100%-

Estudiando tres pesukim (versículos) sobresaliente

Pinjas, XXV, 12
12 – POR TANTO HE AQUI QUE LE DOY (A PINJAS) MI PACTO DE PAZ,

12 – POR TANTO HE AQUI QUE LE DOY. El Eterno le dice a Moshé: «Deseo que les anuncies esto en voz alta y de todo corazón, como si las congratulaciones vinieran de tu parte «. Pero Rashí explica la frase como viniendo de Dios mismo: «como se muestra gran reconocimiento a alguien que nos ha hecho bien, así el Santo, Bendito sea El, le expresó Su reconocimiento ofreciéndole Su paz».
El Targúm Yonatán lo explica de la siguiente manera: «Le he prometido: Te prometo una alianza eterna y hago de ti un ángel viviente por la eternidad para que anuncies la liberación hasta el final de los tiempos».
El término [lajén, por tanto] supone regularmente una promesa hecha con el apoyo de aquello que se quiere decir (ver Exo. XI, 6). Aquí también ha una promesa para comprometer a Pínjas a resolver de ahí en adelante tales conflictos por medios pacíficos. Esta es la opinión de Rabí Tzeví Yehudáh Berlín de Volozín en su Comentario. Tampoco hay que asombrarse de otra medida cuando se vea más adelante a Pínjas abstenerse de actuar con la pasión que había desplegado hacia Zimrí, hijo de Salú. Se dice de él en I Crón. IX, 20. «Y Pínjas, hijo de El»azár había sido en el pasado príncipe de ellos, siendo el Eterno con él». En efecto, en dos ocasiones la conducta de Pínjas fue problemática. Primero cuando no intervino – sin duda a causa de esta promesa de resolver pacíficamente los conflictos – en la historia de la «concubina de Guiv»áh » (Jueces XIX, 12; Talm. de Yer. Meg. I, 10); pero el Talmúd (ibíd.) le atribuye su actitud al hecho, subrayado por el versículo, «que el Eterno no estaba con él».

La segunda ocasión en la que Pínjas se abstiene fue cuando el juez Yiftáj, luego de hacer un voto sacrificó a su hija al regreso de su victoria sobre los «ammonitas (Jue. XI,40). Pínjas, decimos, vivía todavía, y no fue a la casa de Yiftáj porque se consideraba superior a él. Fue entonces castigado por su orgullo en este sentido y el Eterno dejó de estar con él y debió renunciar a sus funciones de Sumo Sacerdote (Tos. Taaníth 4a). He aquí entonces dos casos en los que la conducta de Pínjas fue desaprobado, una vez que la sentencia fue entendida en un sentido peyorativo.

¿ O habría que comprender la frase que comienza por (lajén..por tanto], como si debiera expresar una promesa que viniera de Moshé?
En cuanto a la longevidad prometida a Pínjas de acuerdo con la traducción de Yonatán, esta se realizó de manera asombrosa: Pínjas vivió aproximadamente cuatrocientos años (Rabí Bajyéh vers. 7) porque ha sobrevivido a toda la época de los Jueces. Según un Medrásh desconocido, citado por Rabí David Kimjí, sobre I Sam. XVII,40, él habría sido muerto por Goliát.

MI PACTO DE PAZ. El nieto de Aharón aparece en este episodio como un verdadero defensor de la paz entre Dios y los hombres; ¡no obstante su intervención ha hecho correr sangre! Pero es precisamente por esta razón que sabemos lo que Dios entiende por el término «paz», porque la paz con Dios, a diferencia de las paz con los hombres, no puede erigirse sobre el compromiso, las debilidades, los retrocesos. La experiencia trágica de nuestros días nos ha enseñado suficientemente lo que puede costar la política de la paz a cualquier precio. Siempre resulta en beneficio inmediato de los malhechores. Un jefe responsable, animado por el profundo deseo de establecer una paz sólida, debe poder enfrentarse con las últimas gotas de energía a todos aquellos que la dificultan y adoptan una actitud intransigente desde el momento en que los intentos de «reeducación » se manifiestan infructuosos. Toda duda, toda tendencia a tergiversar lleva infaliblemente a la catástrofe. Pínjas es, por consiguiente, el tipo mismo del jefe que sabe romper a toda costa allí donde ya no es posible entenderse. Acepta deliberadamente pasar por aguafiestas o por una mente intolerante, cuando se trate de restablecer la justicia y salvaguardar la moral Divina. Aquel que, para salvar la paz, deja el terreno del combate, se hace cómplice de los enemigos de Dios. Ni las lágrimas, ni los lamentos, ni mucho menos la indiferencia pueden salvar la justicia y la Ley. Y esta idea se encuentra cuando el Medrásh identifica a Pínjas con el Profeta Elías que vendrá a anunciar la venida del Libertador Mesiánico. Elías tampoco podrá construir un mundo nuevo sobre bases inciertas y equívocas. El futuro pertenecerá a las ideas claras y rectas y no a la política de los compromisos. Es este mismo Profeta Elías quien apadrina el nacimiento de toda criatura judía y que espera encontrar un día al sucesor que lo emule, quien tomará nuevamente la lucha por la causa Sagrada. (Rabí S. R. Hirsch).


Pinjas, XXV, 18
18 – PORQUE ELLOS FUERON HOSTILES CON VOSOTROS MEDIANTE SUS ARTIMAÑAS, AL ATRAEROS A SUS IDOLOS YA (SUS MUJERES COMO) KOZVI, HIJA DEL PRINCIPE DE MIDIYAN, HERMANA DE ELLOS, LA CUAL FUE MUERTA EN EL DI4 DE LA PLAGA OCURRIDA POR CAUSA DE BA»AL-PE»OR»

18 – PORQUE ELLOS FUERON HOSTILES CON VOSOTROS. Este es el segundo pueblo que Israel enfrenta sobre la ruta que conduce de Egipto a la tierra Prometida, en razón de lo cual recibe la orden de asumir una actitud hostil: «Según «Amalék, de quien hay que borrar el recuerdo, he aquí a Midiyán, a quien habrá que tratar como enemigo «. Ciertos judíos experimentan una especie de problema ante estos mandamientos. ¿Cómo pueden ellos estar prescritos por una Toráh cuyos «caminos están llenos de dulzura y cuyos senderos son tan apacibles ? » (Prov. III, 1 7). Si comparamos lo que hizo «Amalék con lo que hizo Midiyán veremos que, si el primero puso en peligro la existencia física del Pueblo, el segundo puso en peligro su alma. Es porque ellos saben que el Pueblo de Israel pone toda su fuerza y su valor en la pureza de la familia, que nuestros Sabios han puesto en boca de Bil»ám estas palabras: «Su Dios odia la inmoralidad», en el momento en que sugiere hacer caer a Israel en la lujuria con el fin de tenerlo a merced suya (Sanh. 93a). Najmánides precisa, a propósito del término «por sus alimañas «: «Se trata., como ya dijimos, de los hijos de Midiyán quienes han ideado esta estratagema, como está dicho: «Moáv dijo a los Ancianos de Midiyán » (Núm. XXII,4). Moáv se había dirigido a ellos en primer término para pedirles consejo y los Ancianos de Midiyán, aunque el hecho no está narrado explícitamente en el texto, propusieron prostituir a sus hijas con los hijos de Israel, con el fin de someterlos a Bá»al Pe»ór y apartarlos del Eterno. Han sido ellos también quienes han enviado a la hija de su príncipe a prostituirse a Israel, como está escrito: «en el asunto de Kozví, hija de un príncipe de Midiyán, su hermana». Sin la aprobación de los consejeros del príncipe, ¿cómo puede una joven de la sangre real de Midiyán rebajarse para venir hasta Shittím, en el campamento de un pueblo extranjero? (Israel se encontraba en Shittím, en la planicie de Moáv). ¿Qué venía a hacer esta midianita? De belleza extraordinaria, ella había sido enviada por los Ancianos de Midiyán, sabiendo que muchos hombres se pierden por causa de la belleza de una mujer
En efecto, anota Najmánides, Moshé había creído poder sacar del hecho una conclusión a fortioti: Si ya la exterminación de Midiyán había sido ordenada, desde el momento en que había prestado ayuda a Moáv, con más razón la destrucción de «Ammón y Moáv sería ordenada, todavía más, cuando Moáv había temido que Israel destruiría sus fronteras. Pero el Eterno le dijo a Moshé: «No los destruyas, porque dos mujeres nacerán por las cuales yo quiero conservarlos: se trata de Ruth, la moavíta y de Naamah, la «amonita». (Cf. Com. Gén. XIII,9).

En cierto sentido, señalan los Medrashím, «Ammón y Moáv eran enemigos peores que los egipcios y los edomitas. Estos últimos deseaban la existencia física de Israel (Exo. XV, 4 y Núm. XX,20), mientras que «Ammón y Moáv quedan hacerlo sucumbir por el pecado. La falta de los egipcios y de los edomitas es menos grave, deja subsistir la vida del mundo futuro. Es por esto que se dirá de ellos: «No temas al edomita, porque él es tu hermano; no temas al egipcio, pues has habitado en su país». De las otras dos naciones se dice, en el mismo lugar. «Ni un «ammonita ni un moavíta serán admitidos en la asamblea del Eterno; ellos serán excluidos hasta la décima generación» (Deut. XXIII, 4-8).

En cuanto a la guerra contra los midianitas, ésta se considera necesaria en razón de la seducción por el doble pecado de la inmoralidad y la adoración de Bá»al Peór, y también por causa de las artimañas que ellos maquinan contra Israel. Es una guerra de ofensiva (Ver Com. Exo. XII,1). Es aceptable en cualquier legislación, pues conlleva el principio de que se tiene derecho a matar en legítima defensa, (habá le-horgéja hash-kém le-horgó..el que viene a matarte, madruga y mátalo) (Medrásh) y que no se tiene la obligación de hacer ofertas de paz antes de comenzar la agresión como ha sido el caso en general. Porque está dicho de estos pueblos que ellos han llamado a Bil»ám: «No procurarás su paz y su prosperidad en todos tus días, para siempre » (Deut. XXIII, 7).


Pinjas, XXVII, 8
8 – Y A LOS HIJOS DE ISRAEL HABLARAS DICIENDO: SIEMPRE QUE ALGUNO MURIERE SIN TENER HIJO (VARON), HAREIS PASAR SU HERENCIA A SU HIJA.

8 – SIEMPRE QUE ALGUNO MURIERE SIN TENER HIJO (VARON). Se deduce que, de tener un hijo, será éste quien lo herede primero, lo mismo que todos sus descendientes legítimos e ilegítimos. ¿Pero por qué esta ley es formulada de manera negativa y no se dice simplemente: si él tiene un hijo, la ley es tal y tal? Lo que nosotros encontramos aquí es el modo de expresión predilecto de la Toráh, que va del negativo al positivo y de la nada a la existencia. Ver Com. Gén. I,2. Otro ejemplo de este método es la deducción de las leyes del matrimonio sacadas de las del divorcio, en Deut. XXIV, l.

HAREIS PASAR SU HERENCIA A SU HIJA. Este versículo constituye el blanco de los ataques de las naciones contra la Legislación Judía de la herencia. Evidentemente, parece duro e injusto que la hija se considere fuera de la sucesión si hay varones que hereden al difunto. La oposición, traída antaño por los saduceos, fue tomada nuevamente después por los yishma»elítas. El 24 del mes de Tevét fue fijado como día de fiesta cuando se logró vencer a esta oposición insensata. Los autores de esta victoria fueron Rabí Yojanán Ben Zacái, Rabbá y Rav Papá (B. B. 1]6a).
La Ley Oral ha remediado la situación de las hijas, entre otras, por medio de las disposiciones siguientes. El padre puede favorecer a sus hijas y a sus hijos menores por medio de donaciones en vida e incluso por medio de testamento, siempre que no se haga a título de sucesión. Los hijos deben alimentar y mantener a sus hermanas hasta la edad núbil, con los bienes de la sucesión, en caso de que ésta última sea suficiente para todos; en caso contrario, la sucesión debe ser dedicada exclusivamente para satisfacer las necesidades de las hijas «aun cuando sus hermanos deban mendigar para vivir» (Mishnáh B.B. VII,5; IX, 1).

Rabí Shemuel Ben Najmán decía: «Israel se parece a una mujer; cuando una mujer recibe la décima parte de los bienes de su padre y que está a paz y salvo a este respecto, asimismo Israel recibió como don las siete poblaciones kenaaneas, lo que representa un décimo de los territorios de las setenta naciones del mundo. Pero en el futuro Israel heredará como un hijo, de la totalidad de los bienes del padre » (Cánt. Rabbá I, 5).

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top