Estudiando
6.Mishpatim
El Libro de Shemot (Exodo)
+100%-

Estudiando algunos midrashim

Extraido de El Midrash Dice. Edit. Bnei Sholem

Mishpatím/ Las Ordenanzas Divinas que Regulan la Conducta entre un Judío y su Semejante Judío.

La parshát Mishpatím contiene, como su nombre indica, las leyes dadas por Di- s que regulan la conducta entre el hombre y su semejante y la vida de la comunidad. Los Benei Israel fueron instruídos en algunos de los mishpatím mientras ellos acamparon en Mará. Fueron enseñados mishpatím adicionales después de matán Torá mientras todavía estaban parados congregados al pie de Har Sinai.

La reina nunca abandonaba su palacio para salir a pasear a menos que hubiera previamente ordenado a una fuertemente armada custodia marchar frente a ella. Otra tropa armada tenía que seguirla en la retaguardia. Sólo entonces ella se distendía, segura en el conocimiento de que ningún intruso sería capaz de abordarla de ninguna dirección.

Similarmente, los Diez Mandamientos fueron precedidos y seguidos por los mishpatím siendo que los mishpatím son básicos para la supervivencia de la civilización humana. Nuestros Sabios declaran (Avot 1:18), «El mundo se sustenta en virtud de tres pilares justicia, verdad, y paz.» A las naciones, Hashem entregó sólo Siete Leyes básicas conocidas como las Leyes de Noaj. A K-lal Israel, por otra parte, El reveló miles sobre miles de halajot que tratan de todos los detalles concernientes a demandas, daños, y disputas. ¿Por qué son K-lal Israel escogidos para que deban estudiar y cumplir todos los numerosos detalles de los mishpatím, mientras éstos nunca fueron revelados a las naciones?

El doctor estaba haciendo su ronda diaria por el hospital, acompañado por su asistente. Inclinándose sobre un paciente y examinándolo , dio instrucciones a su personal, «¡La dieta de este paciente no debe ser restringida. Déjenlo tener todo lo que demande!» El continuó su ruta y, después de haber chequeado a otro paciente, redujo de su registro una larga lista de alimentos. «Todos estos bajo ninguna circunstancia pueden ser dados a este hombre,» él ordenó. «¡El tiene permitido sólo un número limitado de comidas!» Su asistente pareció confuso. «El paciente cuya dieta usted restringió parece estar menos enfermo que el otro a quien usted no restringió en absoluto,» comentó.
«Precisamente,» explicó el facultativo. «El primer hombre, desafortunadamente, era un caso incurable. El no se recuperará aún con una dieta especial. ¿Por qué entonces debería yo darle una? Pero este último tiene esperanza de supervivencia.¡Yo por consiguiente haré todo lo que esté en mi poder para curarlo !»
De tal modo K-lal Israel, quienes son capaces de alcanzar las más altas alturas espirituales, son dados muchas detalladas halajot para regular cada paso de sus vidas. Hashem, sin embargo, no entregaría éstas a las naciones.
Hashem ordenó a Moshé, «Enseña los mishpatím a K-lal Israel en una manera similar a alguien quien pone una mesa. ¡Arréglalas en un claro y lúcido estilo!» Moshé se afanó a sí mismo al extremo para presentar las halajot con un sistema claro. Como recompensa, la Torá une su nombre a los mishpatím, enunciando (Shemot 21:1), «Y éstos son los mishpatím los cuales vos pondréis delante de ellos.» Hashem ordenó a Moshé advertir a los Benei Israel que toda disputa entre ellos o toda demanda que un Judío pudiera tener en contra de otro debería ser resuelta por la Ley de la Torá en una corte Judía (Beit Din), y no ante un tribunal gentil.

* * * * *

Compensación por Varios Tipos de Daños

Si una persona, por asestar un golpe a otra, le causó daño en una o varias de las cinco siguientes formas, debe hacer restitución:

1. nezek – causando daño físico
2. tzaar– causando dolor
3. ripui– causando gastos médicos
4. shevet– causando ausencia del trabajo
5. boshet– causando humillación.

Nosotros explicaremos ahora en más amplio detalle los precedentes tipos de daños:
1. nezek: Si el agresor causó a la víctima perder, o lesionar un ojo, diente, mano, pie o cualquier otro miembro u órgano, el Beit Din calcula por cuánto el valor de este hombre se disminuiría por causa del impedimento si él fuera a ser vendido como esclavo. El asaltante debe pagar la suma que el Beit Din calculó como valor del miembro. (El valor de miembros u órganos no puede ser estandarizado dado que su importancia varía de acuerdo con la ocupación del hombre. Alguien que se gana la vida por medio de labor manual y pierde una mano recibe una compensación más grande que la de un intelectual que pierde una mano.)
2. tzaar: Además de compensar a la víctima por el daño que sufrió por la pérdida o lesión de un miembro, él es requerido de pagarle por todo dolor físico causado por el accidente. La suma de retribución depende de la severidad del dolor.
3. ripui: El atacante es responsable de los honorarios médicos y otras expensas médicas resultantes de su golpe. La Torá expresa (Shemot 21:19), «y él pagará los honorarios del facultativo,» de lo cual nosotros podemos deducir la regla de que es permisible para un Judío ocuparse de curar a los enfermos.

Cuando R. Ishmael y R. Akibá caminaban juntos en las calles de Ierushalaim, ellos fueron abordados por un hombre enfermo que los interrogó, «Mis maestros, por favor aconsejádme, ¿cómo seré curado?»
Ellos le dieron instrucciones acerca de las medicinas apropiadas para tomar.
Entonces él los interrogó, «¿Quién me causó volverme enfermo?»
«El Creador,» ellos replicaron.
«Si es así,» él arguyó, «vosotros no deberíais entremeteros en Sus asuntos. Dado que El me enfermó, ¿por qué vosotros transgredís Su voluntad intentando curarme?»
Ellos le explicaron la respuesta formulando una pregunta.
«¿Cuál es vuestra profesión?» demandaron de él.
«Soy un granjero,» él replicó.
«¿Quién hizo crecer a las uvas en vuestro viñedo?» ellos preguntaron adicionalmente.
«El Creador,» fue su réplica.
«¿Por qué entonces vos podáis y aráis y trabajáis el viñedo, entrometiéndoos en Sus asuntos?» ellos inquirieron.
«El viñedo no producirá,» él respondió, «¡a menos que yo libre la tierra de piedras, fertilice, y la are!»
Ellos entonces opusieron, «¡Ahora vos seguramente comprendéis la estupidez de vuestra pregunta! El hombre reacciona en la misma manera como las plantas del campo; al igual que una planta sólo se desarrollará apropiadamente si ella es nutrida y regada, así el cuerpo humano puede florecer sólo si es provisto con las nutrientes y medicinas apropiadas.»

4. shevet: Si el agresor causó a la víctima una pérdida financiera por impedirle ir a trabajar, él debe pagar por ello.
5. boshet: Aún si un hombre insultó a otro verbalmente o asestó un golpe el cual no causó daño real sino meramente lo humilló, la cuestión es traída ante el Beit Din. Los Jueces estiman el monto de la compensación financiera que es debida a la víctima por la vergüenza que sufrió. El atacante debe pagar la suma determinada por el Beit Din.

Hashem luego explicó a Moshé las detalladas halajot de hacer restitución por haber causado daño poniendo un obstáculo o trampa sobre propiedad pública, por haber causado un fuego, y por un propietario cuyo animal causó daño. El Beit Din está a cargo de calcular la cantidad que la parte culpable tiene que pagar, de acuerdo con las reglas expuestas en parshát Mishpatím.

* * * * *

El Beit Din No Debe Matar a Alguien que es Inocente

El Beit Din está advertido:
«¡Venakí vetzadík al taharog– no mates al libre de culpa y recto!»
En la práctica esto significa:
1. Si el Beit Din había declarado que alguien debía ser sentenciado a muerte, y subsecuentemente alguien sugirió nuevos argumentos a su favor, o aún si él mismo sugirió un nuevo argumento en su defensa, el caso es reabierto – incluso si ya estaba siendo conducido al lugar de la ejecución. El caso será revisado tantas veces como argumentos sustanciales sean sacados a colación. Sin embargo, si una persona fue absuelta en el tribunal, su caso no es reabierto, aún si nuevas pruebas de su culpabilidad fueran encontradas.
2. Está prohibido ejecutar sentencia basado en evidencia circunstancial, aún si la evidencia es clara más allá de duda. Fallos de Torá pueden ser administrados sólo sobre la base de la evidencia de dos testigos quienes observaron la cuestión directamente.

R. Shimón ben Shataj relató, «Una vez advertí a un hombre que perseguía a otro. Los seguí y entré a una ruina un momento después de que ellos hubieron arribado allí. Cuando entré, vi a un hombre yaciendo muerto sobre el suelo. El otro estaba de pie junto a él, sosteniendo en su mano un cuchillo con manchas de sangre del cual sangre fresca todavía chorreaba.
«¡Rashá!» me dirigí a él. «Yo sé que sois el asesino del hombre yaciente aquí. No obstante estoy imposibilitado de condenáros porque no hay dos testigos que realmente observaron el asesinato. ¡Quiera El ante Quien todas las cuestiones ocultas son reveladas vengar a la víctima!»
R. Shimón ben Shataj no había abandonado todavía la ruina cuando el asesino pereció. Una culebra se deslizó fuera de un agujero y lo picó a él fatalmente.

Hashem asegura a los Jueces que ellos no necesitan temer que una persona culpable escape a la justicia en un caso donde castigo no fue administrado por falta de testigos u otras razones que están más allá de su control. «Porque,» dice Hashem, «»Yo no absolveré al malvado» (Shemot 23:7). Yo poseo muchos mensajeros para acarrear la muerte a una persona si lo merece.»

Libros relacionados

El Midrash Dice, Vol. 2 Shemot

Tora, Biblia




Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top