Estudiando
7.Terumá
El Libro de Shemot (Exodo)
+100%-

Estudiando 3 pesukim (versículos) sobresalientes

«Que tomen para Mí una ofrenda, de todo varón que lo diere de corazón tomaréis Mi ofrenda» (25:2)

PREGUNTA: ¿Por qué el versículo comienza con la palabra «terumá» –una ofrenda –y concluye con la palabra «terumatí» –Mi ofrenda?

RESPUESTA: A veces la gente no contribuye a causas caritativas de todo corazón porque tienen que usar el dinero para otro propósito cuando el encargado de recolectar caridad llega inesperadamente.
Por lo tanto es aconsejable tener una caja especial o una cuenta marcada «para contribuciones de caridad» en la que deposite al menos el 10 por ciento de las ganancias. Así, cuando llega el recolector de alguna de estas causas, uno contribuirá gustosamente, porque el dinero realmente fue apartado exclusivamente para tzedaká.
La Torá imparte en este versículo el importante consejo siguiente: Hashem le dijo a Moshé que le dijera al pueblo judío que la primera cosa que cada judío debía hacer es «Veikju li» –«Tomen de sus ganancias una porción para Mí y apártenla como terumá –dinero destinado para causas de tzedaká. Después de hacer esto, puedes estar seguro que cuando llegue el momento de tomar de ellos una ofrenda para el Mishkan (o alguna otra causa caritativa), darán con corazón afable. Porque «tikju et terumatí» –ellos no sentirán que estás tomando su dinero, sino que están dando tzedaká de aquello que ya fuera designado como Mi ofrenda».

* * * * *

«Y esta es la ofrenda que tomarás de ellos: oro y plata y cobre… y ellos harán para Mí un Santuario y Yo moraré entre ellos» (25:3-8)

PREGUNTA: ¿Por qué a nuestros antepasados se les ordenó usar plata y bronce y no exclusivamente oro?

RESPUESTA: Di-s ordenó a los judíos construir el Mishkan para «veshajanti betojam» –«Yo moraré entre ellos». Gramaticalmente tendría que haber dicho «veshajanti betojo» –«Yo moraré en él». De acuerdo con el Shela (Shaar Haotiot, ot lamed) esto indica que, en adición a la construcción física del Mishkan, Hashem quiere que todos y cada uno de los judíos haga de sí mismo y de su hogar un lugar santo, así El podrá estar entre todos los judíos.
Entre el pueblo judío existen varios niveles. Algunos judíos son muy puros (santos) como el oro; otros son comparados a metales inferiores como la plata y el bronce. La construcción del Mishkan era para todos los judíos; no importa el nivel de la persona, debe hacer de sí mismo una morada apropiada para Hashem.

* * * * *

«Y harás las tablas para el Mishkan» (26:15)

PREGUNTA: Las tablas para el Mishkan eran de madera de acacia de árboles que Iaacov plantó en Egipto e instruyó a sus hijos que los llevaran con ellos cuando salieran (Rashi)
Esas tablas tenían 200 años de antigüedad. ¿Por qué los judíos no enviaron mensajeros a algún país vecino para conseguir madera fresca?

RESPUESTA: En todas y cada una de las generaciones, la meta de los jóvenes es construir sus propios hogares. A menudo las jóvenes generaciones se aclimatan a las ideas y los ideales modernos. Para demostrar su progresismo, traen su modernidad a sus hogares y desgraciadamente se apartan ellos mismos del camino apropiado de la vida de Torá.
Al mencionar las tablas antiguas preparadas por Iaacov, la Torá nos enseña que un verdadero hogar judío debe reflejar los «estilos», o sea la tradición y herencia de nuestros antepasados. Este hogar es un Santuario en miniatura en el cual Hashem desea morar.

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top