Estudiando
5. Ajarei Mot - Kedoshim
El Libro de Vaikrá (Levítico)
+100%-

Estudiando 3 pesukim (versículos) sobresalientes

De la congregación de los hijos de Israel tomará dos carneros como una ofrenda por el pecado» (16:5)

PREGUNTA: De acuerdo con la Guemará (Iomá 62 a), el carnero para Azazel; el que era arrojado a un barranco y el que se ofrendaba en el Bet Hamikdash a Hashem debían, preferiblemente ser idénticos en aspecto, tamaño y valor. ¿Por qué gastar extravagantemente en un carnero que iba a ser arrojado a un barranco?

RESPUESTA: El dinero que gastamos durante nuestra vida puede ser dividido en dos porciones: Una va para asuntos espirituales como tzedaká, mitzvot y educación, y la otra va para las necesidades físicas y placeres personales. En retrospectiva, usualmente vemos que el dinero gastado en placeres ha sido arrojado. Sin embargo la restitución del dinero gastado en lo espiritual es permanente.
Desgraciadamente, muchas personas que son bendecidas con abundancia, gastan libremente en comodidades mientras lloran pobreza cuando deben gastar dinero en asuntos espirituales. Los dos carneros pueden también servir como una metáfora para las dos categorías mencionadas arriba. Hashem, en su benevolencia no piensa realmente cuánto de nuestro dinero gastamos o arrojamos en nuestras satisfacciones personales. Sin embargo, requiere y demanda que una cantidad igual de dinero (y quizás más) sea gastado en asuntos espirituales. Si uno tiene dinero para «Azazel» -para arrojar por el barranco -no debe llorar pobreza cuando debe gastar para Hashem.


«Habla a la congregación de Israel y diles: «Ustedes serán santos»» (19:2)

PREGUNTA: Rashi comenta: «Esta parshá fue enunciada behakhel -en una asamblea. ¿Por qué es necesario para nosotros que sepamos las circunstancias de la transmisión de esta parshá?

RESPUESTA: Hay gente que es piadosa y cuidadosa en asuntos de Torá y mitzvot en sus casas, pero renuentes a parecer «demasiado judíos» en público y propensos en esos momentos a ser negligentes en observancia.
Este enfoque está resumido en un eslogan de los creadores del movimiento Reformista: «Iehudí bebeiteja veadam betzeteja» -«Se un judío en casa y una simple persona en la calle».
Rashi quiere enfatizar que los judíos deben ser santos en todo momento y conducirse de acuerdo al deseo de Hashem. No sólo en la privacidad de su casa, sino también «behakhel» -cuando están afuera en la «asamblea» de las otras personas -orgullosamente deben exhibir la santidad del pueblo judío.


«Amarás a tu prójimo como a ti mismo» (19:18)

PREGUNTA: ¿Cómo se puede demandar de uno que ame a un extraño tanto como a uno mismo?

RESPUESTA: Rabí Shneur Zalmen de Liadi, el fundador de Jasidut Jabad, lo explica de la siguiente manera: Todo judío está hecho de dos elementos: Un guf (cuerpo) y una neshamá (alma). Mientras que todos los judíos están separados por el hecho de que son cuerpos diferentes, realmente son como uno cuando llegan a la neshamá. Esto es porque todas las neshamot son una parte de Hashem, y Hashem es el padre de todos nosotros. Con esta comprensión es fácil amar al otro judío como a uno mismo, porque a través de nuestra neshamá somos uno.

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top