Estudiando
4. Tazría-Metzorá
El Libro de Vaikrá (Levítico)
+100%-

Estudiando 3 pesukim (versículos) sobresalientes

pesukim (versículos)

Tazría 12,2
«Cuando una mujer concibiere y diere a luz a un varón» (12:2)

PREGUNTA: Parshat Shemini concluye con el tema de la comida kasher y la no kasher. ¿Cuál es la conexión entre el fin de Parshat Shemini y el comienzo de Tazría, que estudia el nacimiento de un niño?

RESPUESTA: La Torá está enseñando que la obligación de los padres hacia el niño no comienza después de su nacimiento, sino mientras todavía está en el vientre de la madre. La madre embarazada tiene que tener mucho cuidado de lo que come, pues esto puede tener un efecto negativo o positivo sobre el niño, dependiendo de si la comida es o no kasher.
En la Guemará (Iomá 82 b) está la historia de una mujer embarazada que venció su deseo de comer en Iom Kipur y posteriormente dio a luz al gran sabio Rabí Iojanan. Otra mujer embarazada que se rehusó a vencer su deseo, dio a luz a un rashá (malvado) que fue conocido como «Shabbatai Otzar Perot» (el acaparador de provisiones [para especular]).
El último versículo de Shemini, que resume las leyes referentes a la comida kasher y no kasher, alude a lo anterior.
En hebreo, una mujer que da a luz es conocida como «jaiá». Así, la Torá nos dice: «lehavdil bein hatamé uvein hataor» -«para distinguir entre el (niño) puro y, Di-s no permita, el (niño) contaminado» -es contingente sobre «uvein hajaiá hamejelet» -«la distinción entre una «jaiá» -una madre que fue negligente durante el embarazo en la observancia del kashrut –«uvein hajaiá asher lo tejeil» -una madre que fue cuidadosa de no comer comida cuyo kashrut es cuestionable» (11:47)

Tazría 12,3
«En el octavo día la carne de su prepucio será circuncidada» (12:3)

PREGUNTA: En el brit es costumbre que todos los presentes proclamen: «Así como él ha entrado al pacto, así entre a la Torá, el matrimonio y los buenos actos». ¿Por qué asociamos estas tres cosas con el brit?

RESPUESTA: La circuncisión hecha en el brit es permanente. Una vez que se ha efectuado, no puede ser cambiada de ninguna manera. Aquellos presentes pronuncian una bendición triple y oran por el niño. Primero, así como el brit es permanente, del mismo modo su conexión con la Torá sea para siempre. Segundo, que la persona que despose sea su compañera de por vida. La tercera y final bendición es que a través de su vida esté llevando a cabo constantemente buenos actos.

Alternativamente, la primera mitzvá en la cual el niño es involucrado es un brit. Debido a su corta edad, sus padres tienen un rol activo en planificarlo y prepararlo. Cuando viene al judaísmo, muchos padres tienen la tendencia a decir «Cuando nuestro hijo crezca, tomará sus propias decisiones». Por lo tanto, todos los presentes en el brit llaman la atención a los padres «Keshein shenijnas labrit»-así como en el brit los padres están activamente involucrados –«ken ikanes leTorá ulejupá ulemaasim tovim»-así también, cuando el hijo llegue a la edad del estudio de la Torá, el matrimonio y los buenos actos, los padres estén activamente involucrados en todas sus decisiones.

Metzorá, 14,2
«Esta será la ley del leproso» (14:2)

PREGUNTA: ¿Por qué el leproso es llamado «metzorá»?

RESPUESTA: La Guemará (Arajin 15 b) dice que una de las maneras de transformarse en un metzorá es a través de hablar lashón hará (calumnias). La palabra metzorá es una combinación de dos palabras «motzí ra» -«uno que saca el mal» [acerca de otra persona]. El castigo de esto es nega tzaraat -llaga de lepra.
La Torá prohibe el lashón hará ordenando «Lo telej rajil beameja» – «No habrá maledicencia entre tu pueblo» (19:16). Estas palabras equivalen numéricamente a 883, el mismo valor numérico de «nega tzaraat». Esto muestra que el pecado y el castigo son exactamente midá kenegued midá -medida por medida.

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top