Festejando
Januca
Leyes y costumbres
+100%-

En encedido fuera de la casa

(extraídas del libro “Leyes de Januca”, por el Rabino Shimon D. Eider. Adaptación Igal Tisminetzky (c) Comunidad Ájdut Israel)

A- Cómo hay que conducirse fuera de la casa?

1. Cada persona debe encender por sí misma.
Cada persona debe preferentemente encender las velas, por sí misma. Esto se debe a que es mejor efectuar la mitzvá uno mismo que por medio de un emisario. Por lo tanto hay que hacer un esfuerzo para estar en la casa en el momento del encendido, para poder hacerlo uno mismo.

2. Cuando una persona no puede estar en la casa en el momento propicio.
Cuando un hombre no podrá estar en su casa personalmente durante el tiempo que se encienden las velas, y regresará cuando todos los miembros de su familia están dormidos, debe indicarle a su esposa o a otro miembro de su familia que enciendan por él, en su casa, en el tiempo correspondiente. Si calcula que regresar después del tiempo debido, pero mientras los integrantes de su familia todavía estan despiertos, no debe decirle a nadie que encienda para él. En cambio debe encender él mismo cuando regrese a su casa. Si su esposa o familia están en casa, pero no pueden encender para él, debe designar un representante que encienda para él en su casa. El representante puede ser una mujer, pero no un niño, un retrasado mental o un sordomudo. El representante puede encender y decir las berajot para él mismo, pero si anteriormente ya cumplió con su obligación, puede decir la beraja de “LEHADLIK”, pero no “SHEASA NISIM” ni “SHEHEJEIANU”.

3. Si su esposa enciende.
Si su esposa, un miembro de su familia, o un representante enciende para él, ya cumplió con la obligación aun que está lejos de casa. En este caso no está obligado a encender él mismo. Sin embargo, por cuanto que según los mehadrin min hamehadrin cada persona enciende, deberá preferentemente encender en donde esté (si es que esa noche no vuelve a su casa). En este caso deber encender más temprano de lo que se encienda en su casa, o en caso contrario deberá escuchar las berajot de otro que esté encendiendo. Lo que acabamos de decir que cumplió con la obligación si encienden en su casa en su ausencia, es si él está seguro que van a encender para él, ya sea porque su familia sabe las Halajot o porque dejó instrucciones. Pero si tiene alguna duda al respecto deber encender sin beraja en el lugar que esté. Aun si vuelve a su casa tarde y están todos durmiendo y encuentra que de hecho encendieron, igualmente deberá encender sin beraja porque puede ser que hayan encendido sin haber pensado en eximirlo a él.

4. Es mejor encender por medio de un representante que encender antes de la puesta del sol.
Si una persona piensa irse de su casa y no regresará esa noche (por ejemplo: se va de viaje o trabaja de noche) debe esperar hasta el momento reglamentario antes de irse, o por lo menos hasta la puesta del sol, encender y después irse. Si no puede esperar hasta la puesta del sol, ya aprendimos que puede encender desde PELEG HAMINJáA (con la condición que ponga suficiente aceite para que arda hasta media hora después de la salida de las estrellas). Esta halajá se aplica cuando no tiene ningún representante que encienda para él. Si, en cambio, dispone de un representante que encienda en el tiempo reglamentario es preferible eso a que encienda él mismo antes de la puesta del sol. Sin embargo en un caso que de hecho volverá esa noche, ya aprendimos que es mejor que encienda él mismo que por medio de un representante (si es que quedó algún miembro de su familia despierto). También deberá pedirle a alguien que le haga acordar que encienda.

5. Si la familia entera salió de la casa.
Similarmente, si una persona se fue de su casa junto con su familia, antes de PELEG HAMINJáA (por ejemplo: fueron de visita o a un casamiento) y volverán esa noche, deberá encender cuando vuelvan esa noche. En caso que no vuelvan esa noche, está exento de encender en su casa. Por lo tanto, uno que va de visita con su familia a otra casa y no regresa esa noche, es considerado un AJSANAI (un invitado) y enciende en la casa en que está.

NOTA: Concerniendo a esta sección de Halajot, por cuanto que son complicadas y una pequeña diferencia puede afectar la halajá, cuando se presente alguna duda, un Rav competente deber ser consultado.

6. Visitas en la misma ciudad.
La persona que visite a un amigo o es invitado a cenar en la misma ciudad en que vive, debe volver a su casa y encender ahí. O por lo menos indicarle a su esposa que encienda para él, como aprendimos anteriormente. (También estudiamos que es mejor que encienda uno mismo, en vez de un representante.)

7. Si una persona come en un lugar y duerme en otro.
Si una persona come en un lugar y duerme en otro enciende donde come. Hoy en día que la costumbre es encender dentro de la casa para los que la habitan, aun un huésped que tiene asignada una habitación para dormir y come en otro lugar junto a los dueños de casa, aunque tenga una entrada separada a la calle, enciende donde come.

8. Hotel y compañeros de cuarto.
Aquellos que pasen la noche en un hotel, deben encender en su cuarto. Cuando dos personas comparten el mismo cuarto, pero no las comidas, deben preferentemente encender cada uno por separado y no en sociedad.

9. Si una persona está de viaje durante el momento del encendido.
Si una persona estará de viaje en el momento correspondiente al encendido y llegará al lugar de destino bastante tarde en la noche, deberá decirle a su esposa que encienda en el momento debido. Sin embargo cuando llegue a su lugar de hospedaje, deberá encender allí, sin beraja. Y preferentemente deberá escuchar las berajot de otro que enciende y deberá contestar AMEN.

10. Tren, barco o avión.
Una persona que viaja toda la noche por tren, barco o avión, es considerada como que alquila una pieza por esa noche, por cuanto que paga por el viaje. Por lo tanto puede encender mientras viaja y decir las berajot (siempre y cuando no sea peligroso). Es preferible encender una sola vela, lo cual no despertará oposición de parte de los demás pasajeros, y cumplir la mitzvá que conducirse como los mehadrin min hamehadrin y correr el riesgo de no cumplirla del todo. Hay que tener cuidado de no encender la menorá sosteniéndola en la mano, como ya aprendimos. En cambio tiene que estar colocada en su lugar correspondiente.

B- Ajsanai – un invitado durante Janucá.

1. Un huésped permanente.
Un huésped permanente, o sea que come regularmente en la mesa de otros, es considerado como miembro de la casa y cumple la obligación con el encendido que hacen en esa casa. De todos modos, si desea conducirse como los mehadrin y encender, puede hacerlo. Hay una opinión que dice que aunque cumpla la obligación con el encendido de la casa, debe asociarse de alguna manera en la adquisición de las velas.

2. Un huésped temporario.
Un huésped temporario, o sea que no come regularmente en la mesa de otros, aunque lo haga algunas veces, no es considerado miembro de la casa sino un invitado (AJSANAI). Por lo tanto debe encender el mismo o asociarse en la adquisición de las velas con el dueño de casa. Una persona que duerme en una casa, pero no come ahí, no se considera miembro de la casa y tiene que conducirse como el huésped temporario.

3. Cuál es el proceso para asociarse en el encendido?
a) Una manera para asociarse con el dueño de casa en esta mitzvá es contribuir con algo de dinero y por lo tanto adquirir una parte del aceite o de las velas. (Algunos Poskim sostienen que también tiene que adquirir una parte de las mechas) No es necesario aportar la mitad del costo, sino que con una cantidad mínima alcanza. Algunos Poskim sostienen que el dueño de casa debe agregar un poco de aceite, por sobre el mínimo requerido, para el invitado. Al entregar el dinero, el invitado debe decir “Te entrego este dinero para adquirir una parte en el aceite y en las mechas de Janucá que tu encender s esta noche ó las ocho noches de Janucá . El anfitrión debe responder: “Te transfiero, aceptando este dinero una parte de las velas de Janucá que encender‚ esta noche ó las ocho noches de Janucá ]. El invitado debe estar cerca del anfitrión mientras dice las berajot y tener en mente cumplir su obligación escuchando las berajot del anfitrión. Similarmente el anfitrión tiene que tener en mente que las berajot que esta diciendo le sirvan al invitado para cumplir con la mitzvá .
b) Otra manera puede ser que el dueño de casa, si lo desea, puede regalarle una porción de aceite al invitado. Esto no puede realizarse simplemente declarando que le esta haciendo un regalo, sino que debe hacerse un KINIAN (acto de adquisición. por ejemplo: el invitado debe levantar el frasco de aceite).

Aclaramos que asociarse con el anfitrión en el encendido no es lo más preferible, en cambio hay que tratar de encender uno mismo.

Rabino Shimon D. Eider

Libros relacionados

Leyes de januca



Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top