Relatando
Relatos, Cuentos y Anécdotas
Varios
+100%-

El Milagro de la Roca

extraido de El Milagro de la Roca y otras historias

Rabí Janiná ben Dosá era un hombre muy pobre, pero siempre estaba contento con lo que tenía y nunca se quejaba. Un día, vio a unas personas que partían rumbo a Yerushalaim con animales que utilizarían para korbanot, los sacrificios en el Bet HaMikdash. Rabí Janiná se puso muy triste pues él también quería llevar un korbán al Bet HaMikdash, pero no tenía dinero para comprar un animal.

Más tarde, en ese mismo día, cuando Rabí Janiná estaba caminando, vio al costado del camino una enorme y bella roca que no pertenecía a nadie. Rabí Janiná sonrió y pensó: “¡La llevaré como regalo al Bet HaMikdash!”.
él tomó la roca y se puso a trabajar. La pulió y la embelleció, y cuando terminó, ¡la roca se veía aun más hermosa que antes! él se puso muy contento de que también podría llevar algo muy especial al Bet HaMikdash.

Entonces, Rabí Janiná intentó levantar la roca, ¡pero era demasiado pesada! él se preguntó: “¿Cómo la llevaré hasta Yerushalaim?”. Rabí Janiná decidió usar las pocas monedas que tenía para contratar a algunas personas que carguen la hermosa roca. Vio a unos hombres y corrió hacia ellos.
“¿Pueden ustedes llevar mi roca al Bet HaMikdash?”, les preguntó.
“Veamos primero cuán pesada es”, ellos le dijeron. Los hombres intentaron levantar la roca y vieron que era muy pesada.
“¡Tendrá que pagarnos cien monedas de oro para que carguemos una roca como esta!”, le dijeron.
“¡¿Cien monedas de oro?!”, exclamó Rabí Janiná, negando con su cabeza tristemente. “Todo lo que tengo son cinco pequeñas monedas de plata”.
“Lo sentimos”, le dijeron. “No cargaremos una roca tan pesada por sólo cinco monedas de plata. De hecho, no encontrará a nadie que la cargue por tan poco dinero”.

Rabí Janiná estaba al lado de su roca pensando qué hacer, cuando de repente, vio a un grupo de cinco hombres que se pararon frente a él. Rabí Janiná no los había visto caminar hacia él y no sabía de dónde habían llegado.
“¿Podrían cargar esta roca hasta Yerushalaim para mí?”, les preguntó.
“Estaremos felices de hacerlo”, respondieron los hombres, “si nos paga cinco monedas de plata”.
“¡Muchas gracias!”, dijo Rabí Janiná. “Eso es exactamente lo que tengo”.
“Pero sólo la llevaremos con una condición”, dijeron los hombres. “Usted debe cargarla junto con nosotros”.

Por supuesto, Rabí Janiná aceptó. él y los hombres levantaron la pesada roca y estaban por comenzar el largo camino hacia Yerushalaim, pero de repente, ¡ya estaban allí! ¿Cómo llegaron tan rápido? Rabí Janiná no sabía. él buscó las cinco monedas de plata para pagarle a los hombres que lo habían ayudado, pero cuando se dio vuelta para darles el dinero, ellos ya no estaban allí. ¡Habían desaparecido!

Rabí Janiná se había quedado con dinero que no le pertenecía y es por eso que fue al Sanhedrín, la Suprema Corte Rabínica, para preguntar a los grandes Sabios lo que debía hacer. Cuando los Jajamim escucharon toda la historia, le dijeron: “Los hombres que cargaron tu roca, en realidad no eran hombres. Eran malajim, ángeles que Hashem envió para ayudarte”.
Rabí Janiná le agradeció a Hashem por haberlo ayudado y dio las cinco monedas para tzedaká.

Puesto que Rabí Janiná había trabajado tan duramente para hacer que ese regalo sea hermoso, la roca fue muy preciada para Hashem, y es por eso que envió malajim para ayudar a Rabí Janiná a llevar la roca a Yerushalaim.
________________
Nosotros aprendemos de esta historia que cuanto más trabajamos para hacer una mitzvá, más preciada es para Hashem esa mitzvá. Y siendo así, si nos toma más tiempo de lo que les toma a nuestros amigos aprender Jumash, o hacer otra mitzvá, no debemos sentirnos mal. Cuando trabajamos duro, ello hace que nuestra mitzvá sea aun más especial ante los ojos de Hashem.

Genendel Krohn

Libros relacionados

El Milagro de la Roca y otras historias

Relatos - Personajes




1 comentario
  1. Alba

    Que hermosa historia cuando uno confia todo puede pasar cuando menos lo esperes solo confia.

    28/02/2018 a las 00:55

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top