Energía de los meses
La energía del mes de Adar
La energia del mes de Adar/Piscis
+100%-

El mes de Adar y el significado de la alegría

Extraído y adaptado de “El calendario cabalístico” de Ben Itzjak. Consultas y comentarios a ruth shira

Como ya hemos aprendido en la tabla de equivalencia entre el mundo, el tiempo y el hombre, los sabios relacionan esencialmente a adar con la risa.

El Talmud por su parte, también enseña que tal como cuando llega el mes de av se debe disminuir la alegría, cuando el que llega es el mes de adar, entonces la alegría debe aumentar.

La risa, la alegría.

Si nos detenemos un instante y reflexionamos, notaremos que la orden precisa es “aumentar la alegría” y no “alegrarse”, lo cual significa incrementar algo que ya existía. No nos indican abandonar un estado de tristeza o de indiferencia y alegrarnos, sino fortalecer algo existente. En pocas palabras, nos referimos a una alegría básica presente durante todo el año, salvo que en este mes precisamente debe crecer.

Qué es la alegría?

Intentaremos aclarar el significado más profundo de la alegría.

Debemos distinguir entre dos conceptos que solemos manejar de modo indistinto y que en la mayoría de los casos se entremezclan y confunden: la risa y la alegría.

La alegría – en hebreo, simjá – es una corriente energética interior, íntima, relacionada en muchos pasajes bíblicos con el corazón de la persona.

El corazón experimenta la alegría.

Exactamente lo mismo sucede en el caso de la tristeza, la cual habita en lo más hondo del individuo.

El corazón experimenta la tristeza.

Los sabios señalan como un acto de grandeza llenar y colmar el corazón de alegría.

La risa, – en hebreo, tzjok – es la exteriorización de la alegría y en el lenguaje bíblico es asociada con la boca.

Cuando la risa se reduce a expresar fielmente la alegría interior, entonces no posee un valor realmente propio ya que se trata de un reflejo y de un eco de la alegría que ha brotado de lo más profundo y recóndito de la persona.

El sentido de la prohibición

Sin embargo, y sin que el límite nos resulte del todo definido, la risa suele disfrazarse falsamente de fiel representante de la alegría interior, de la simjá. Una risa independiente, desconectada del interior del individuo.

Una risa de la boca hacia afuera.

Los sabios del Talmud prohíben en “este mundo” llenar la boca de risa.
Si bien es cierto que los sabios prohíben reírse amplia y plenamente, si analizamos en detalle el mandato notaremos que el énfasis está puesto en un periodo temporal muy definido: en “este mundo”, tiempo esencialmente marcado y definido por la existencia de los límites.

Por que la prohibición se relaciona con nuestro mundo limitado?

La alegría es la energía interior que busca desesperadamente romper y trascender los límites de la propia y estrecha existencia. No le basta con mi propio mundo y con mi persona, por más desarrollada y erudita que sea; no puede respirar entre estas cuatro paredes existenciales. Es un sentimiento energético de expansión, de exteriorización, de búsqueda de trascendencia.

Físicamente cuando experimentamos alegría tendemos a abandonar nuestra casa, salir a pasear, a caminar, a compartir.

La alegría y el límite se rechazan mutuamente.

La tristeza es la energía interior que busca contraer, comprimir, circunscribir y enfatizar el límite de la propia existencia. Allí se refugia. En ese medio íntimo alcanza y logra su máxima seguridad.

Físicamente, cuando experimentamos tristeza solemos quedarnos en casa, desconectamos el teléfono, nos encerramos en nuestra habitación.

La tristeza se aferra al límite con toda su fuerza.

Un análisis mas profundo demostrara que ambas energías representan dos posturas frente a la vida, dos modos de pararse ante la realidad que nos rodea.

Aquel que solo capta el limite, aquel que siempre se detiene en la frontera de la realidad física, en el mejor de los casos podrá llenarse su boca de risa.
Su límite limita.

Solo aquel que es capaz de observar más allá del límite es capaz de experimentar la alegría verdadera.
Su límite comunica.

Quien se mueve dentro del limite -por mas amplio y extenso que sea su territorio- está condenado a una vida marcada y sellada por un tono de tristeza.

Cuando el limite habla, expresa, cuando el limite y la forma propia de cada criatura logran transmitir los ecos de un más allá trascendente, entonces, a pesar de vivir físicamente dentro de un marco limitado y limitador, podemos mantener fija la Mirada en el horizonte, en el más allá, en el futuro.

Resumamos el mensaje de sabiduría: todo el tiempo que en nuestra mente el limite aun limita, corremos el riesgo de reírnos de la boca hacia fuera. Mas no vale la pena correr el riesgo? Qué podríamos llegar a perder?

 

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top