Energía de los meses
La energía del mes de Nisan
La energía del mes de Nisan/Aries
+100%-

El comienzo de los comienzos

El Sefer Yetzirá, el libro más antiguo de la kabala judía es la fuente que nos revela las raíces de la astrología. Allí encontramos en un lenguaje críptico y enigmático como se entrelazan los meses del calendario lunar con las letras sagradas de la creación, y las constelaciones astrológicas.

Si bien apasionante para muchas personas, nuestro tema de interés no es la astrología en si misma, sino la profunda sabiduría de la Torá que se oculta detrás de la creación del tiempo, y como Ha Kadosh Baruj H» ejerce influencia sobre Su creación a través del mismo. Asimismo, resulta fascinante comprobar que a través de los senderos de la Torá es posible ir por encima de sus limitaciones y de la influencia de las estrellas, dado que la Torá nos permite activar la parte eterna y trascendente de nuestro Ser y nos pone cara a cara con lo inefable, rescatándonos de la pura materialidad terrenal cuando se halla desconectada de su esencia.

Es la misma Torá la que nos revela que de los hijos de Iaacov devienen las 12 tribus de Israel, 12 patrones energéticos de donde provienen todas las almas de Israel. Esas mismas 12 raíces espirituales, están conectadas como lo expresa el Sefer Yetzirá con los 12 meses del calendario lunar hebreo, las 12 constelaciones astrológicas del zodíaco, las 12 letras simples del abecedario hebreo, los 12 poderes o atributos del alma como la vista, la palabra o el sueño, y 12 partes especificas del cuerpo. La conexión nos resulta un secreto, pero en su trama se revela la energía de los meses, y la influencia zodiacal que tanto cautiva nuestra curiosidad.

En definitiva a muchos nos desvela saber que nos es concedido una fracción de tiempo, la vida, para cumplir una tarea, y por lo tanto el tiempo es un escenario precioso sobre el cual tenemos la «obligación» de pulir nuestro naturaleza única y revelar nuestra misión particular.

Tal como los señala con simpleza Moshé Winitvsky «…Tenemos la habilidad de trabajar y mejorarnos a nosotros mismos en cualquier momento. Pero la Kabala señala que hay tiempos mas propicios para trabajar sobre ciertos atributos. Por ejemplo, las fiestas judías no sólo conmemoran los eventos históricos, sino que son el resultado de ciertas fuerzas celestiales y energías. En el mes de Nisan, cuando celebramos Pesaj, predomina el atributo de la palabra y esto nos da una fuerza extra para refinar nuestro atributo de comunicación.

Según el mapa astrológico, el mes en que usted nace indica una fuerza oculta que usted puede desarrollar, o una debilidad que usted puede superar; sin embargo, usted no se cierra con llave en la » personalidad » de su mes. Cada uno de nosotros nace con estas fuerzas y debilidades y tenemos la posibilidad de refinarlos, uno por uno, durante el ciclo del año judío, especialmente cuando nosotros nos esforzamos por lograr una vida dónde lo físico, lo mental y lo emocional se integran en lo espiritual…»

Alinearse con el tiempo

La comprensión de la energía espiritual de cada mes nos otorga la maravillosa oportunidad de trabajar ciertos aspectos de la personalidad que se relacionan con ese mes en particular y de esta forma el crecimiento personal se ve favorecido por el fluir energético del tiempo. Algo así como estar en el lugar correcto, en el momento justo, o como plantar una semilla en la estación que le corresponde, definitivamente la posibilidad de verla crecer es mucho mayor que si lo hiciéramos al azar, desconociendo las leyes de la naturaleza.

El mes de Nisan se corresponde con el signo de Aries, la tribu de Yehudá, el poder de la palabra y el pie derecho. Fue creado con la letra Hei y marca el comienzo del Calendario Hebreo, y la Torá lo refiere específicamente cuando encomienda consagrar el nuevo mes al Pueblo de Israel, anticipando la consagración de mes a cualquiera de las otras mitzvot.
Así lo describe el Sefer Hatodaa:

Puesto que Rosh Jodesh constituye la base de la que dependen todas las Festividades que distinguen la santidad de Israel de la vida de cualquier otro pueblo, la mitzvá de consagrar el nuevo mes (Kidush hajódesh) le fue entregada antes que las demás.

Mientras que el pueblo de Israel todavía se encontraba en Egipto, antes de que se le encomendaran otras mitzvot, se le entregó precepto de fijar los meses. El versículo (éxodo 12:12) expresa: Y habló D-os a Moshé y a Aharón en la tierra de Egipto, diciendo: este mes será para vosotros el primero de los meses (Nisán-Aries), primero es él para los meses del año.

Es importante aclarar que el calendario Hebreo tiene en realidad dos ciclos anuales principales. Uno empieza en Nisan, en la primavera y el otro comienza en Tishrei, que se corresponde con el signo de Libra opuesto a Aries, y marca el tiempo de Rosh HaShaná, y el otoño.

Ambos comienzos incluyen dos importantes festividades que en diferentes aspectos indican ‘inicio’, y en relación a ellas así señala el Rab Max Weiman las festividades en el calendario son conductos para influencias espirituales específicas que vienen de arriba. Los cabalistas ven el calendario como un ciclo de influencias cíclicas que suceden cada año. Por ejemplo, la festividad de Pesaj no es una conmemoración del éxodo de Egipto, es una repetición de la misma influencia espiritual que permitió a los judíos salir de Egipto por primera vez. Cada año, esta «influencia» se puede utilizar para que cada persona se libere de la esclavitud que está padeciendo. Los cabalistas no ven esto simplemente como una buena idea, ellos dicen que en realidad en el aire alrededor nuestro hay un viento de «redención» en esa época del año. Estas fechas representan patrones celestiales, que tienen el poder de influenciar nuestras vidas.

Dios diseñó el mundo en Tishrei [Libra], y lo trajo a la realidad física en Nisan [Aries]. Es decir, Nisan actualiza el potencial, Nisan revela el milagro de la naturaleza que florece en primavera, y si esta característica la sumamos al hecho de estar encomendado en la Torá como el primero de los meses y contener dentro de su energía la influencia de Pesaj que permitió el éxodo de Egipto, es fácilmente deducible que esta sellado por la novedad, y el inicio.

Siendo que la consagración del mes [jodesh] constituye la primera mitzva encomendada a Israel esto delata su importancia, y una de las singularidades que lo distingue de los demás pueblos de la tierra. En el comienzo de las mitzvot está marcada la impronta de la renovación. De hecho la misma palabra jodesh [mes] comparte raíz con la palabra [jadash] nuevo, hecho que nos refuerza la idea de D-os nos entrega como primera mitzva el secreto mismo de la renovación permanente dado que cada mes nos presenta una energía nueva, y una oportunidad especifica. Tal como lo señala el Sefre Hatodaa: En esta característica única radica el secreto de la existencia y la eternidad del pueblo judío.
«Este mes será para vosotros«: esta renovación es vuestra fuerza y vuestra gloria por siempre.

Entonces, un mes no es igual al siguiente, claro está…. pero esto puede ser solo una frase si no lo internalizamos en nuestras vidas, si no hacemos algo concreto que nos conecte con esa energía y nos permita pasar del mundo de lo mental al mundo de la acción.

Toma un tiempo para reflexionar. Seguro hay cosas que anhelas y has dejado postergadas para un tiempo futuro y más propicio. Nisan [Aries] es el tiempo de los comienzos.
Atrevete a comenzar algo que deseas, algo que puede ayudar a renovar tu vida; no importa que tan grande o pequeño eso sea, inicialo.

La oportunidad de Nisán tiene impresa una huella energética en el tiempo. El desafío es nuestro; no dejarnos vencer por la inercia, ni la «aparente» reiteración de lo cotidiano, ni tampoco por las sombras, tanto internas como externas que nublan una visión mas excelsa, la de la unidad perfecta, el sentido que todo lo abarca y que guia al alma hacia la vida más plena posible.
Si podemos silenciarnos, y escuchar a nuestra alma, por más escurridiza y sutil que su melodía nos resulte, y por más incomoda que a veces nos parezca su demanda, entonces ella nos guiará de regreso por el camino de lo esencial; solo ella, auspiciada por la energía del tiempo que gobierna el Kadosh Baruj H» nos libera de a prisión faraónica, y nos devuelve el poder de la verdadera libertad. La libertad de vivir en la cornisa del tiempo, guiados por el poder de la renovación permanente.

Ruth Shira

Ruth Shira

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top