Festejando
Shabat
Significado y Testimonios del Shabat
+100%-

El cartel que desapareció

extraido de El año judio. Bnei Sholem

Todo tendero coloca un cartel que describe su negocio en lo alto de la entrada de su tienda. Aunque se vaya unas pocas semanas, el cartel indica que todavía se encuentra trabajando. Pero al quitar el cartel es una prueba cierta de que la tienda cerró.

Lo mismo sucede con el Shabat. El Shabat es una señal entre el Creador y los judíos de que Él creó el cielo y la tierra en seis días y en el séptimo descansó.

Asimismo el Shabat es una señal para todo individuo atestiguando su condición de judío y el pacto entre D’s y Su pueblo. Aunque puede suceder que un judío viole algún mandamiento, aún no perdió su condición de judío. La ausencia temporaria del tendero no supone que el cartel sea quitado. Mientras observe el Shabat, todavía se “dedica al negocio”. Pero si un judío profana el Shabat, quita el cartel de la entrada de su tienda y anuncia que su alma judía ya no se encuentra completamente allí, igual que el tendero que abandonó su tienda.

Esto es lo que los Sabios quisieron decir al expresar: “Quien profana el Shabat se considera como si negara toda la Torá”.

En nuestras Zemirot de Shabat, cantamos sobre “quienes santifican el séptimo día como es digno y aquellos que observan el Shabat para no violarlo”. El primer grupo consiste en los judíos que santifican el Shabat con sus actos, sus palabras y sus pensamientos; el otro grupo está limitado a aquellos que simplemente evitan violar el Shabat. Cada uno es recompensado, pero “su recompensa es abundante de acuerdo con su obra” – cada persona que cuida el Shabat es recompensada según la calidad de su santificación. (Bet Israel).

El Jafetz Jaim cierta vez dio el siguiente sermón en Shabat Shuba a los habitantes de su ciudad, Radín: “Algunos de ustedes, mientras se encuentran parados delante de la corte de juicio de lo alto, tal vez traten de defender su falta de arrepentimiento diciendo que Israel Meir vivió en su ciudad y no les dijo nada. En consecuencia, les advierto a todos ustedes que la profanación del Shabat merece fuego y la violación de la pureza familiar provoca el Karet (acorta la vida); y la educación de los niños es el fundamento del judaísmo. Ahora, públicamente declaro que cuando me pare frente al Honorable Trono, afirmaré que no soy culpable, pues constantemente les he advertido”. (Jafetz Jaim, Vida y Obra)

Mordejai Katz

Libros relacionados

El año judio



Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top