Ascendiendo
Sanacion del cuerpo y el alma
+100%-

Divinidad, Alma, Mundos – Motivaciones Inconcientes Y Concientes

Nefesh es una denominación del alma, su nivel inferior y se traduce generalmente como la psiquis, que en esencia es una réplica de las Sefirot Supremas con las que Hashem creó el mundo. Porque está escrito que cuando creó a Adam el primer hombre “a Su imagen, a imagen de Dios lo creó”. “A imagen de Dios”, significa que así como en lo Alto hay 10 Sefirot Supremas, conductos a través de los cuales llega la luz y la abundancia de Hashem a todo el mundo y además lo crea, así en la psiquis del hombre hay 10 sefirot. Las 10 sefirot propiamente dichas son los canales creativos que Hashem seleccionó, dentro de su infinitud para crear los 4 Mundos que componen esta creación. En su estado perfecto, puro y prístino las sefirot como tales fueron emanadas de la luz Suprema u Or Ein Sof, previa a toda creación, infinita y unida a Su Esencia bendita Sea. Dios creó un vacío virtual, por así decirlo, dentro de esa luz Infinita, como un espacio seleccionado para crear. Eso se denomina en Cabalá la primera Contracción o Tzimtzum.

Dentro de ese vacío hizo incidir un rayo de luz u Or HaKav, una línea de Luz compuesta justamente por diez puntos unidos e interincluidos, en perfecta armonía, la línea de medida, el metro patrón con el cual se miden todos los mundos espirituales y materiales.

Emanación, Creación, Formación y Acción, son la denominación a modo de código que se le da a una división arbitraria de los Mundos o etapas del proceso creativo, que va desde esa luz infinita hasta la concreción del mundo físico. Son etapas de ocultamiento y descenso evolutivo llamado Orden de Encadenamiento de los Mundos, o Seder Hishtalshelut. Cada Mundo contiene todas las 10 sefirot que provienen de la Luz Inifinita, donde hay infinitas sefirot, de las cuales Dios seleccionó 10 para la creación de esta realidad. Cada mundo da origen al que le sigue en el orden del descenso, la luz se va ocultando en recipientes cada vez más gruesos y opacos, mundo tras mundo, sefirá tras sefirá. Cada vez más ocultamiento, cada vez menos luz y más ser creado, más yo y menos Yo. En la psiquis nos referimos al inconciente, como a esa parte del alma que está por encima del orden propiamente dicho de los Mundos, previo a la conciencia denominado en Cabalá Keter o Corona. Esta tiene tres niveles o cabezas.

Primero el nivel más elevado en el alma, correspondiente a su origen en la Esencia Infinita de Dios, la Cabeza no conocida e incognocible, Fe, Pnimiut Atik Iomín, el interior del Anciano de los Días. Siempre oculto, es la raíz de la psiquis y por definición imposible de percibir o conocer. Es el nivel de Iejidá del alma, “Unicidad” absoluta con Dios.  Su parte exterior es el segundo nivel de la corona inconciente: la Cabeza de la Nada, el Placer, Atik Iomín, el exterior del Anciano de los Días, que podemos inferirlo porque da lugar y motiva a nuestros impulsos, deseos y voluntad, que es la tercera Cabeza Extendida (hacia la conciencia), La Voluntad, Arij Anpín, El Rostro extendido, que se revela fugazmente en nuestra conciencia si no la captamos y la dejamos escapar. El nivel de Jaiá o Viviente del alma

Niveles de Conciencia  

En general, en las 10 sefirot del ser humano hay 3 niveles de conciencia, con un nivel por encima de estos, el inconciente. El más elevado dentro de la conciencia del hombre es el “mental”, derivado de la palabra , סכל sejel, “mente”. Debajo está el estrato de los poderes de la psiquis llamado “emocional”, que es el , רגש reguesh, “emoción”, y debajo hay otro estrato de las fuerzas de la psiquis que se llaman “emocional”, , מוטבע mutvá, “conductual”, de la palabra , טבע teva, “naturaleza”, los instintos. Esto comprende sus patrones de conducta, cómo se comporta la psiquis, incluso cómo vacila, cómo se mueve. Está escrito que se conoce al justo por su conducta, “irás con modestia frente a Dios”. Es algo completamente natural, y no tiene que pensar en esto en absoluto, y tampoco hay excitación, conmoción o emoción, porque él es así. Esto se llama la “conducta” en la psiquis.

En cada uno de estos 3 niveles conscientes, mental, emocional y conductual, hay 3 , כוחות cojot, “fuerzas”. En el aspecto mental, en la mente está , חכמה jojmá, “sabiduría”, , בינה biná, “entendimiento”, y , דעת daat, “conocimiento”. En el aspecto emocional, en las emociones está , חסד jesed, “bondad”, ג , בורה guevurá, “rigor” y , תפארת tiferet, “belleza”, y en la conducta los nombres de las sefirot son , נצח netzaj, “eternidad”, , הוד hod, “resplandor”, , יסוד iesod, “fundamento”.

Ahora, cuando lo graficamos en el clásico esquema cabalístico del Árbol de la Vida, la primera está del lado derecho, “la fuerza de la derecha”, el segundo del lado izquierdo a la misma altura, y el tercero en el medio, por debajo de los anteriores. Cada trío tiene la forma de un triángulo. ¿Por qué tiene que haber 3 fuerzas en cada estrato de la psiquis? Todo está diseñado para llegar a que la persona esté sana, tenga un equilibrio psicológico correcto. Ser sano es ser equilibrado, como está escrito en el Libro del Zohar: “salud (el Mundo de la Rectificación, frente al Mundo del Caos que se quebró) y rectificación es un estado de equilibrio”.

Y para ser equilibrado hace falta la derecha y frente a ella la izquierda, que en esencia lo equilibra. Pero también cuando la izquierda equilibra a la derecha hace falta otra fuerza en el medio que toma a ambas fuerzas y las amalgama, y tiene también el poder de hacer fluir esas fuerzas hacia adelante, hacia el estrato siguiente de la psiquis.

Rabino Itzjak Ginsburgh

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top