Comenzando
La Tora e Israel
Sobre el Judío y el Pueblo Elegido.
+100%-

Sobre el Judío… (Diálogo Primera Parte)

– …
– Entonces, sin tener esta definición, ¿cómo puedes decir que eres un ser humano? ¿Qué es un ser humano? ¿Qué es un Judío? ¿Qué quieres decir con que eres un ser humano antes de ser Judío?
– Tiene razón Rabino, – admitió David. – Creo que a lo que me refiero es que “ser humano” es un término común para toda la raza humana en esta sociedad. Y el ser Judío, después de todo, es sólo una orientación étnica, una de tantas orientaciones étnicas de una sociedad común. ¿Estaría usted de acuerdo conmigo en esto?
– No.
– Por qué no?
– Porque un Judío no es una entidad nacional o étnica.
– ¿A qué se refiere?
– El principio de la gente Judía es diferente al principio de cualquier otra gente. Otros se
formaron a sí mismos para satisfacer sus propias necesidades. Nosotros fuimos formados para satisfacer las necesidades de D-s.
– No estoy seguro de entender eso.
> – La gente en Italia, por ejemplo, decidió unirse para poner un gobierno que le sirva, para hacer caminos, tener un ejército, tener ganancias, etc. También ellos tenían comida en común, modismos, lenguaje, se diferenciaban de otros por sus intereses étnicos comunes. El resultado es que ahora existe un grupo étnico que se llama Italiano.
El pueblo Judío, por otro lado, no se formó a sí mismo. D-s nos formó como un sólo pueblo; en el horno de hierro del exilio en Egipto, nos sacó de casa de servidumbre, nos llevó de la mano al Monte Sinaí y nos comandó para siempre a seguir Su Torah. Sólo después vino la tierra prometida y todas las cosas que vienen con ella.
Por lo tanto, nuestra identidad común en esencia no es étnica, ni nacional. Los Judíos de Yemen o de tierras Sefaraditas no se identifican con gefilte fish,ni al idioma Yiddish,que viene de una combinación de alemán con hebreo. Sin embargo, aún con 2000 años de no ser una nación y de sufrir la ausencia de una étnica común, el Judío de Yemen y el Judío de Nueva York son igualmente Judíos.
– ¿Cuál es entonces el eslabón común?
– Una cosa: D-s nos creó para servirle. Cualquier otra cosa que la gente común identifica a uno como Judío es superficial y por lo tanto no es parte de la esencia de ser Judío. La única identificación con la misión del pueblo de Israel, es servir a D-s y a la Torah. La Torah en sí, son las instrucciones de cómo servirle a D-s, que en esencia forman la identidad Judía.
Ser Judío, por lo tanto, es más que simplemente un ser humano. D-s hizo al hombre a Su imágen y semejanza. Pero hasta el Sinaí, la humanidad no tenía una obligación definida de servir a D-s, de llevar a cabo esta labor majestuosa. Nada realmente impedía al hombre utilizar esta semejanza para su propio beneficio.
Un Judío, por otro lado, es un ser humano descendiente de Abraham, Isaac y Jacob, nuestros padres a quienes D-s dijo que se distinguieran por si mismos en servirle. El libro de Bereshit (Génesis) describe mucho este hecho. Al principio enfatiza sus características como individuos, después como una familia, y finalmente como una nación. D-s dirigió a esta nación al Sinaí y la hizo distinta; estableció con ellos, para siempre, una irrevocable relación muy especial con toda su descendencia.
– Espere un momento. ¿Usted está diciendo que un Judío es más que un ser humano simplemente por una conexión genética de hace miles de años? Si es así, ¿no es eso algo similar al tipo de racismo que usted mismo me dijo que tenía Hitler?
– No. Por principio, como una creación hecha a imágen y semejanza de D-s, todos los seres humanos merecen un gran respeto, no se consideran insectos de ninguna manera. Segundo, no existe tal racismo ya que cualquier persona no-Judía que desee serlo puede convertirse y ser Judío. Por otro lado, la concepción Nazi e un Aryan es, si naciste Aryan o no. Estaba basado en consideraciones étnicas y raciales determinadas únicamente por nacimiento.
Más aún, la definición de la Torah de un ser humano que cumple con los ideales más elevados, por ejemplo un Judío, es muy diferente al de cualquier otra religión. Otras religiones son exclusivas; tienes que ser uno de ellos o pierdes el cielo y vives por siempre en el infierno. En el esquema cristiano o musulmán no hay márgen para los no-cristianos o no-musulmanes. En el Judaísmo si hay margen para otras personas. Siempre se ha mantenido que no sólo es posible para individuos fuera de la religión ser justos (como no-miembros), sino que pueden tener recompensa en el “otro mundo” por su justicia. Es verdaderamente universal e incluye a todo ser humano, ya que finalmente todo depende de la justicia de cada individuo, y de su cumplimiento del deseo de D-s.
Sin incluir a las culturas y religiones que castigan por cosas como idolatría, asesinato, inmoralidad, robo y demás, la Torah reconoce que hay muchas formas de ser bueno y justo. Los no-Judíos pueden elegir el camino del bien tal y como son o pueden unirse en la misión única que D-s escogió para nosotros. En cualquier caso no existe racismo ya que no están limitados, ni al nacimiento ni a una estrecha creencia.

La Necesidad de un Pueblo Elegido

– ¿Por qué necesita uno volverse Judío primero? ¿Por qué no puede un no-Judío tratar de vivir y cumplir la misión de D-s, sin tener que identificarse con el pueblo Judío? Es decir, lo que quiero preguntar es: ¿Por qué hubo necesidad de que D-s escogiera a una gente en lugar de otra? Todavía me cuesta trabajo entender que el pueblo Judío sea el pueblo elegido.
– Déjame explicarte brevemente desde el principio, dijo el Rabino. – D-s tenía un propósito cuando creó al mundo. Si Adán hubiera cumplido ese deseo de D-s, el mundo hubiera alcanzado el eterno y perfecto estado por el cual D-s lo creó. Adán falló y la humanidad fue aumentando su separación con D-s. Nueve generaciones pasaron hasta que Noaj retomó el enfoque de la Torah. El era bueno, justo, pero al final el tampoco materializó el propósito de D-s en la creación. ” Así que D-s esperó… esperó hasta que Abraham se paró frente a El. ” En un vacío espiritual, Abraham redescubrió al Creador y lo que significaba Su creación. No es de sorprenderse entonces, que con la introducción de Abraham, el resto de la historia, desde el punto de vista de D-s, quedó en el pasado. Estaban sucediendo hechos históricos importantes en el mundo, pero el Autor de la Torah encontró más importante detallar la vida y los sufrimientos de un individuo: Abraham. ¿Por qué? Porque a través de él, D-s tenía ahora una manera de encausar a toda la humanidad hacia el camino correcto. Los pensamientos privados de Abraham y sus acciones iban a demostrar ser más importantes a la larga, que la construcción de torres, pirámides y demás hechos que sucedían en esta etapa de la historia. Abraham fue el principio del pueblo Judío, el primero de los tres padres elegidos por D-s para constituir la base de la pirámide del diseño que D-s tenía, para reconstruir a la humanidad. Cierto, si Adán hubiera sido merecedor de todo esto, no hubiera habido necesidad de un pueblo elegido, de hecho, toda la humanidad hubiera sido el pueblo elegido. ” Sin embargo, los primeros hombres que hubo en la tierra, se desviaron del propósito de la creación. Por lo tanto, cuando los padres (Abraham, Isaac y Jacob) se volvieron merecedores, D-s los escogió para empezar un largo proceso de restauración del mundo a su grandeza original. Por lo tanto, no es una locura decir que el pueblo Judío es el pueblo elegido. D-s nos escogió para la misión de traer el propósito original de la creación, al resto de la humanidad.

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top