Notas destacadas
Notas (300-310)
+100%-

De Perros y Rabinos

Extraido de Revista Kesher

Pregunta:

¿Por qué los judíos religiosos les temen a los perros? Siempre que saco a pasear a mi perro y paso al lado de una familia judía observante, veo que todos los niños se esconden aterrorizados detrás de las polleras de sus madres. ¿Será que, de alguna manera, los perros son considerados malditos?

Respuesta:

Puedo imaginarme exactamente cómo se siente tu perro. A menudo recibo la misma reacción por parte de judíos. Aunque muchos judíos observantes le tienen miedo a los perros, muchos judíos no observantes le tienen terror a los rabinos. Hay algo que los perros y los rabinos tenemos en común, que hace que ambos provoquemos temor. Y no es por un tema de tener pelos en la cara. La gente le tiene miedo a lo que le resulta extraño, raro.

La mayoría de los hogares religiosos no tienen mascotas. Quizás esto se deba a que las familias con muchos hijos probablemente no busquen la compañía de seres que no son humanos, o porque puede ser complicado cuidar de los animales en Shabat, o quizás sea simplemente un tema cultural. Pero, sin tomar en cuenta al ocasional pececito, es raro encontrar mascotas en las comunidades observantes. Es así que quienes no están habituados a la compañía canina, a menudo les tienen miedo a los perros.

Es por el mismo motivo que la gente le teme a los rabinos. Tanto los perros como los rabinos son queridos por quienes los conocen y despiertan el temor de aquellos que no están familiarizados con ellos. Pero aquí es donde termina la similitud. Las causas que están en la base de estos dos temores son muy diferentes, hasta se podría decir que son casi opuestas. El temor a los perros (cinofobia) viene del miedo a ser mordido.

El temor a los rabinos (rabinofobia) proviene del miedo a recibir una inspiración. Lo que a muchos judíos les inspira más temor es que, si aprenden un poco más sobre el judaísmo, éste podría llegar a gustarle. Y, si fuera así, podrían querer más. Y si desearan aún más, es posible que tuvieran que adoptar una forma de vida más judía. Esto significa cambio, y el cambio, aún cuando sea para mejorar, da miedo. La cura para la cinofobia es jugar con algunos perros y ver que el temor no tiene fundamento.

Pero, la cura para la rabinofobia es informarte sobre el judaísmo y hacer que tu mayor miedo se convierta en realidad, vas a ver que te va a gustar y que querrás seguir aprendiendo aún más.

Aaron Moss

1 comentario
  1. Roberto F.Tauro

    un perrito es lo mas sincero y noble que hay, siempre que llegas a tucasa te recibe con alegriay se conforma con unapequeña caricia, el creador hizo al perrito para que el hombre sea perfecto, a los niños les enseña cariño y responsabilidad para cuidarlo, se dan cuenta que si no les das agua ellos no pueden conseguirla o alimentos etc.

    29/11/2018 a las 10:45

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top