Festejando
Ayuno 9 de Av
Introducción y Leyes
+100%-

Cuando Tish’a BeAb comienza un sábado por la noche

Hay algunos cambios especiales de la rutina de la finalización de Shabbat que tienen lugar cuando Tish’á beAb comienza el sábado a la noche, ya que tenemos que transitar desde el Shabbat, un día festivo, a Tish’á beAb, un día de duelo.

Hay algunos cambios especiales de la rutina de la finalización de Shabbat que tienen lugar cuando Tish’á beAb comienza el sábado a la noche, ya que tenemos que transitar desde el Shabbat, un día festivo, a Tish’á beAb, un día de duelo.

En las siguientes líneas vamos a explicar cómo se realiza esta transición.

MINJA de SHABBAT: El rezo del Shabbat por la tarde, que normalmente se lleva a cabo media hora antes de la puesta del sol, este año se realizará antes de lo habitual. Y la Se’udá Shelishit, la tercera comida festiva de Shabbat, que normalmente se realiza en la Sinagoga ,este año se llevará a cabo en casa.

LA ÚLTIMA COMIDA ANTES DEL AYUNO: Normalmente, la víspera de Tish’á beAb realizamos la Seudat haMafsequet, es decir, la última comida antes del ayuno, sentados en el suelo como dolientes y consiste generalmente de pan, lentejas y huevo sin sal.
Pero este año, como la víspera del ayuno es en Shabbat, no podemos llevar a cabo una comida de duelo. La Se’uda Shelishit, por lo tanto, va a ser la última comida antes del ayuno, pero no hay restricciones en cuanto a qué podemos comer (carne, vino, etc) o cómo celebrar (cantar, etc). La única limitación es el tiempo: hay que terminar de comer antes de la puesta del sol

TRANSICION: Como hemos dicho, la Se’udá Shelishit se hará en casa, y una vez finalizado Shabbat regresaremos a la Sinagoga para Arbit listos para Tish’á beAb. Hay un interludio, un espacio intermedio, entre el final de Se’uda Shelishit y el final de Shabbat. Durante ese tiempo, unos 40-50 minutos, entre la puesta del sol y la salida de las estrellas, todavía es Shabbat, y no podemos hacer nada en preparación para Tish’á beAb; pero ya no podemos seguir comiendo. Una vez que termina Shabbat  decimos “Baruj haMabdil ben qodesh lejol”(= Bendito Aquel que estableció la diferencia entre lo santo y lo profano) y así Shabbat habrá concluido para nosotros.

EL COMIENZO DEL DUELO: Después que decimos “Baruj haMabdil…”, cambiamos nuestros zapatos de cuero por zapatillas u otro tipo de calzado de tela o goma. Este será el primer “acto de duelo” en preparación para Tish’á beAb. Luego vamos a la sinagoga. Las Sinagogas normalmente realizarán sus Minyanim de Arbit más tarde que de costumbre. En algunos casos 15- 20 minutos después que Shabbat haya terminado, así la gente tiene tiempo de cambiarse y llegar de su casa a la Sinagoga caminando o incluso en auto.

HABDALA: El sábado por la noche NO realizaremos la ceremonia de Habdalá completa, solo diremos las palabras “Baruj haMabdil ben Qodesh leJol” para declarar que terminamos el Shabbat. En la Sinagoga se dirá “Boré meoré haEsh” antes de leer Meguilat Ejá a la luz de una vela. Una vez que termina el ayuno de Tisha beAb, el domingo por la noche diremos el resto de la Habdalá (“Hagefen” y “haMabdil”).

LA NOCHE DE TISHA BEAB EN LA SINAGOGA: Comenzamos las oraciones con ‘al neharot babel (Tehilim 137), el salmo de los dolientes por la destrucción del Bet haMiqdash. Luego de Arbit leemos Meguilat Ejá, el libro de Lamentaciones escrito por el Profeta Yirmiyahu. Este libro describe la destrucción del Primer Templo (586 AEC), la desolación de Yerushalayim, el dolor de los exiliados en Babilonia, la burla de nuestros enemigos al ver nuestra miseria, la impotencia de los judíos derrotados, el hambre mortal y los horrores de enfermedad y de la muerte. Luego, recitamos las quinot, poemas muy hermosos, pero tristes que describen diferentes tragedias que sufrimos a lo largo de nuestra historia.
Al final de las quinot, sentados en el suelo y con las luces apagadas, declaramos con tristeza y lágrimas: «Escuchad, oh nuestros hermanos de la casa de Israel … hoy contamos … 1953 años desde la destrucción de nuestro Bet haMiqdash» y pedimos a HaShem que este sea el último año que lloramos por el Bet haMiqdash.

Rab Iosef Bitton

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top