Conectándose
Comer como vínculo
Crecimiento Espiritual
+100%-

Comer de Acuerdo a la Halajá

Extraído de Trátese bien, Pautas de la Torá para conservar su salud y su seguridad. Editorial Perspectivas

Es útil repasar periódicamente las halajot de comer adecuadamente.
El Rambam expresa enfáticamente:

“Comer en exceso es como veneno para todas las personas y constituye la principal causa de enfermedad. La mayoría de las enfermedades son causadas ya sea por comer alimentos dañinos o por comer en exceso, incluso alimentos saludables”.
(Hiljot De’ot 4:15)

Este es el significado de la enseñanza de el Rey Salomón: “El que guarda su boca y su lengua, su alma guarda de angustias” (Mishlé 21:23). Es esencial cuidar la boca de uno de comer alimentos malos para la salud y de comer excesivamente.

Uno de los primeros mandamientos que se le dio a la humanidad involucraba a la comida: “Del árbol del Saber del bien y del mal, no comerás de él” (Bereshit 2:17). Vemos que las tentaciones por los alimentos han estado influenciando a la humanidad desde el comienzo mismo de la historia.

Tal vez debido a esto, Hashem nos ha dado tantos mandamientos en lo que respecta a la comida. La mayoría de nuestras preocupaciones domésticas diarias de halajá giran en torno a la comida, para recordarnos que, a pesar de que debemos comer para cuidar nuestros cuerpos como el resto de la humanidad, seguimos siendo una nación santa y especial.

A un judío se le ordena que se abstenga de comer clases de pescados, aves, insectos y animales no kasher; animales kasher con imperfecciones, animales kasher que se mataron o se prepararon inadecuadamente; mezclas de carne y productos lácteos; productos de Israel de los que todavía no se les sacaron el diezmo o se le hicieron las separaciones adecuadas; jametz en Pesaj; y todo alimento y bebida en días de ayuno.

Antes de comer cualquier cosa, no sólo tenemos que ocuparnos del tema del kashrut básico (régimen de comidas aptas) y de la preparación, sino, también, de las apropiadas bendiciones para la comida.

La Guemará (Berajot 35a) enseña: “El mundo y todo cuanto contiene pertenece a Hashem” (Tehilim 24:1). Hashem solamente le permite al hombre ser partícipe de Sus propiedades cuando, primero, hacemos una bendición, reconociendo la bondad, la sabiduría y el dominio de Hashem. Cuando una persona recita una bendición, Hashem accede al versículo: “La tierra la ha dado al hombre” (ibídem 115:16).

Como judíos, debemos comer l’shem Shamaim, en aras del Cielo (Avot 2:17 y Shulján Aruj, Oraj Jaim 231).
Debemos compartir nuestra comida con otras personas que estén necesitadas. Además, debemos comer la cantidad apropiada: ni demasiado poco, pues estamos obligados a mantener y a cuidar nuestros cuerpos, ni demasiado, puesto que esto también es perjudicial. Debemos concentrarnos en estas pautas diariamente a fin de cumplir con la obligación general de cuidar la salud y la seguridad de uno (Debarim 4:9).

Moshe Goldberger

Libros relacionados

Trátese Bien

Cosmovision judia - Salud




Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top