Conectándose
Clasificacion de los preceptos Biblicos
De la Torá Escrita a la Torá Oral (Halajá - Ley )
+100%-

Autoridad del Profeta

RambaM – Prólogo al comentario sobre la mishná

– El Profeta no tiene autoridad para comentar la Torá

Debes saber, que la profecía no es útil en la interpretación de la Torá, ni en extraer las “mitzvot” (preceptos) con los trece atributos. La ventaja del profeta y su acción respecto de las mitzvot son, sin embargo, de los grandes principios sobre los que se apoya la religión y su fundamento.

– Autoridad para anular una mitzvá momentáneamente.

Cuando se cumpla la profecía del profeta, y adquiera renombre como Shmuel y Eliyahu, éste podrá hacer con la Torá lo que ningún ser humano excepto él: Si ordenara dejar sin efecto cualquiera de las mitzvot positivas “mitzvat asé” o permitiera algo que antes fuese prohibido, por mitzvot negativas “lo taasé”, será nuestra obligación aceptar lo ordenado por él, y quien lo desoyera merecerá la pena de muerte celestial (mitá bidei shamaim), excepto si aconsejara la idolatría. Esto está claro para los sabios del Talmud, quienes dijeron: “Todo cuanto te dirán los profetas para transgredir lo dicho por la Torá, obedécelo salvo idolatría”. Pero con la condición que no sea para siempre y que no se diga que Hashem ordenó anular tal o cual mitzvá, sólo se anulará momentáneamente, por una razón coyuntural.

Así hizo Eliyahu Hanaví en el monte Carmel, cuando ofreció un sacrificio afuera, cuando ya estaba construído el sagrado Templo de Jerusalem. Si se le hubiese preguntado al mismo Eliyahu, contestaría que no es que haya modificado la legislación que lo prohibe, sino que lo hizo ante una circunstancia en la que debía demostrar la falsedad de los profetas que adoraban a “Baal”.

– Ejemplo

Si un profeta acreditado nos ordenase un día sábado, tomar las armas y luchar contra un enemigo con toda nuestra energía para derrotarlo, debemos obedecer su orden sin hesitar, seguros que estamos cumpliendo un deseo de Hashem ya que cumplimos con una mitzvá del “naví” Como nos anticipó Moshé en la Tora: “Di-s te presentará un profeta como yo y a él le obedecerás”(Deut.18 – 15). excepto si te ordenara adorar a tal o cual imagen”.

Si hubiere en esa oportunidad un hombre anciano que dijese: “tengo tantos años sin transgredir ninguna mitzvá que Hashem nos ordenó, ¿Cómo voy a tomar las armas justo el sábado, que está expresamente prohibido? Y se negase a obedecer la orden del profeta, con el agravante de que se encontraran muchos que lo imitasen, en este caso será considerado “rebelde”, merecedor del mayor castigo celestial porque está pasando por las palabras del naví. Y el Mismo que ordenó cumplir el Shabat, ordenó escuchar al naví.

– En la sentencia de la halajá – el profeta como todos los jajamim

Sobre este tema debes entender que no siempre debes aceptar la opinión del profeta cuando se trate de interpretar una mitzvá, porque si mil profetas afirmaran lo mismo y mil un sabios dijesen lo contrario, debe aceptarse la opinión de la mayoría y no de los mil profetas por más prestigio que estos tuvieran.

Si el profeta declarase que Hashem le ordenó interpretar la mitzvá como él lo hace, es un profeta falso, debe ser eliminado, por cuanto Hashem dijo: La Torá no ha sido dada después del primer profeta; no hay que agregar ni restar nada; y no nos autorizó a aprender de las interpretaciones de los profetas, sino de los sabios, como está dicho: “Te acercarás a los sacerdotes, levitas y jueces que estuvieran en esos días” (Deut. 7 – 9).

Yehuda Aisenberg y Amiram Domovich

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top