Conectándose
Crecimiento Espiritual
El poder del habla y la plegaria
+100%-

Aprender a pedir

Extraído de Camino a la grandeza. Editorial Perspectivas

Abre ampliamente tu boca y Yo la llenaré.
(Tehilim 81:11)

Este pasaje hace referencia a Hashem instándonos a que le pidamos por nuestras necesidades y a Su promesa de satisfacerlas. (Recitamos este versículo diariamente en la plegaria “Hodu”, y los jueves en el Shir shel Iom cerca del final del rezo). En otras palabras, pida lo que su corazón desee y Hashem cumplirá con ello.

¡Qué gran tesoro tenemos a nuestra disposición! Al pedirle a Hashem todo lo que necesitamos, demostramos nuestra fe en Su poder y en Su generosidad que no tienen límite. El darnos cuenta de esto nos hace dignos de que nuestras plegarias sean respondidas.
Si es tan fácil, ¿por qué no hacerlo?

Las razones por las que a algunos les resulta difícil rezar a Hashem, son:
1) ¿Acaso Hashem no conoce nuestros pensamientos? ¿Por qué tenemos que explicarlos en detalle?
2) ¿Qué sucede si somos rechazados?
3) ¿Nuestro orgullo se interpone en nuestro camino y obstaculiza nuestra voluntad de pedirle ayuda a Hashem?
4) ¿Tal vez no seamos dignos de pedir y recibir todo lo que deseamos?
Esta sección aborda estas dudas y le rezamos a Hashem por ayuda para aprender a vencer estas barreras.

A Quién Pedir

Yo soy el Eterno, Tu Dios, Quien te hizo salir de la tierra de Egipto. Abre ampliamente tu boca y Yo la llenaré.
(Tehilim 81:11)

Todos deseamos felicidad y realización. Nos gustaría vivir a nuestro máximo potencial con una continua sensación de entusiasmo y propósito. La gran pregunta es, entonces, cómo alcanzar este objetivo.

La mejor y única respuesta es: con la ayuda de Hashem. En este versículo de Tehilim encontramos a Hashem exhortándonos a abrir bien nuestras bocas, es decir, a que le pidamos a él la ilimitada perfección disponible para nosotros. Para nosotros, este versículo puede parecer extraño. Estamos acostumbrados a que la gente diga. “No me molestes. Ahora estoy ocupado”. ¿Cuándo fue la última vez que alguien le dijo a usted: “Pídeme todo lo que quieras”?

Hashem es diferente. él es único. él nos creó, nos cuida y desea continuar guiándonos para alcanzar lo máximo.
¡Entonces pídale!

Vergüenza

El que es vergonzoso no aprenderá.
(Avot2:6)

El que teme preguntar a su rebe para aclarar sus enseñanzas, quedará con la duda.
(Bartenura loc. cit.)

Similarmente, quien es reacio a pedirle a Hashem por sus necesidades, se quedará con la boca vacía. Hashem nos está enseñando que esperará hasta que Le abramos bien la boca antes de llenarla.
La plegaria ha sido llamada el secreto más poderoso y olvidado del mundo para el éxito y la felicidad. Si sólo abriéramos nuestras bocas, se nos respondería.
Entonces ¡no tema! Simplemente pida.

Sin embargo, hay una legítima inquietud, a la que alude el Mishlé (28:9): “Quien se niega a escuchar la Torá, sus plegarias son también una abominación”. El motivo de esto es que Hashem puede decir: Si tú no estás dispuesto a escucharme a Mí, ¿por qué habría Yo de escucharte a ti? Para remediar esto, debemos estar dispuestos a escucharlo a él.

Cómo Pedir

La parte más fascinante de este tema es que Hashem desea que sepamos cómo nos responderá, aún antes de que le pidamos ayuda. Hashem nos exhorta: “Abre ampliamente tu boca y Yo la llenaré”.

¿Cómo pide usted algo si está seguro de que sus necesidades serán satisfechas en abundancia? Su postura, sus ojos, su tono de voz y la elección de sus palabras, todo estará orientado a seguir las normas.
¿Cuáles son las normas? El Shulján Aruj (98:3) declara: “Uno debe rezar como un pobre en la puerta pidiendo limosna – con ruegos suaves”.

Este método, llamado “derej tajanunim“, se explica del siguiente modo: El buscador expresa su poderoso deseo de encontrar favor con Hashem aunque no lo merezca (Alaba Mi Alma, párrafo 1289).

La Mishná Berurá explica (98:3): Concéntrese en el hecho de que ningún mortal, ángel, mazal o estrella, puede ayudarlo sin la voluntad de Hashem. Usted necesita que Hashem tenga misericordia de usted. Todo depende de Hashem.

Se nos enseña a imaginar que Hashem está desesperadamente ansioso, por así decirlo, por proveernos de aquello que le pedimos. Para fortalecer nuestra convicción, el versículo comienza diciéndonos Quién es Hashem y todo Su historial. él es el Creador y el Supervisor del universo. Nos salvó de Egipto y nos elevó entregándonos Su Torá. Por consiguiente, él tiene el poder de proveerle a usted de lo que necesite o desee.

La expresión “Yo soy Hashem, Tu D’s”, significa no sólo en el pasado sino por siempre. Yo soy Hashem tu D’s Quien se preocupa por ti con un amor especial, tal como lo encontramos enfatizado en el Tehilim (117:2): “Pues poderosa es Su bondad para con nosotros”.

Esta introducción también conduce hacia otro punto fundamental. ¿Qué tipo de asistencia Le interesa más a Hashem brindarnos? él nos elevó a la grandeza a fin de que Lo sirvamos. Consecuentemente, la Guemará explica: “Este versículo se refiere específicamente a cuestiones de Torá” (Berajot 50a). Cuando Le pedimos ayuda en el estudio de la Torá, él tiene gran ansia de respondernos con abundancia.

¿Significa esto que no debemos pedirle dinero? La respuesta es que la Guemará se refiere a que abramos bien la boca, es decir, que pidamos superabundancia. Debemos ser moderados al pedir por nuestras necesidades materiales. Pida cinco millones de dólares en lugar de diez. Sin embargo, en lo que a objetivos espirituales se refiera, debemos extralimitarnos y rezar por abundante éxito. Asimismo, nuestras necesidades materiales son esenciales sólo para poder servir a Hashem. “Si no hay pan, no hay Torá” (Avot 3:17). Por lo tanto, debemos rezar por un sustento en abundancia, para que podamos estudiar Torá en abundancia.

Pida Cosas Específicas

Nosotros Le especificamos y Le enumeramos nuestras necesidades a Hashem en nuestras plegarias. Cuando pedimos inteligencia en Shemoné Esré, no hacemos una petición general. Más bien, le pedimos (1) conocimiento, (2) entendimiento y (3) sabiduría.
(Comprender la diferencia entre estas tres cosas es un estudio en sí mismo que deberíamos emprender y por el cual también deberíamos rezar a Hashem).

De igual manera, cuando concluimos el Shemoné Esré con un pedido de paz, también enumeramos sus subdivisiones: (1) bondad y bendición, (2) favor y benevolencia y (3) misericordia.

¿Por qué especificamos?
El Jovot HaLevavot (Jeshbón HaNefesh 18) explica: “Hashem sabe exactamente lo que necesitamos antes de que digamos nada. Sin embargo, él desea que nos demos cuenta de cuánto Lo necesitamos y dependemos de él”. Cuando hacemos nuestra parte: “Abre ampliamente tu boca”, y especificamos, él responderá. Esto también explica por qué es fundamental rezar con sentimientos sinceros. Si usted realmente no quiere decir lo que está diciendo, no engaña a nadie. ¡Hashem ve clarísimo a través suyo! Debemos rezar con perseverancia hasta que finalmente comprendamos cuánto lo necesitamos a él para cada una de nuestras plegarias.

Algunas de las cosas específicas por las que uno puede pedir son:
Alguien que lo escuche, alguien que le brinde la atención que usted necesita, que lo cuide, que lo respete y que le enseñe cómo comprender sus plegarias. Puede usted rezar por alguien que lo ayude en las tareas hogareñas, por información, por ayuda para criar y educar a sus hijos, por ayuda con un proyecto, para que otros cooperen con usted o por ayuda en arreglar un car-pool (compartir un auto entre varias personas para un trayecto regular usando alternativamente el vehículo de cada una de ellas). Puede rezar por riqueza, fama o para bajar de peso. Puede pedir por un préstamo, por mejores términos para un préstamo, por un aumento de sueldo, por estar en condiciones de pagar sus facturas o las matrículas escolares. La lista es interminable…

Moshe Goldberger

Libros relacionados

Camino a la Grandeza

Cosmovision judia




3 comentarios
  1. Hoover

    El Eterno todo lo tiene para cuando uno lo necesita gracias por esta enseñanza bendiciones para todos

    29/08/2018 a las 12:49
  2. Willy

    Gracias pondré como parte de mi estas enseñanzas y como ayuda de Hashem seré obediente atenderé a su palabra y me aportará en santidad, gracias

    26/10/2018 a las 23:24
  3. Jose

    Cuando más estuve perdido en el mundo pude salvarme interesandome más en el y gracias a él me cambió la vida y yo se que el me dará todo lo que yo necesito y le pida con amor

    24/11/2018 a las 22:15

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top