Notas destacadas
Notas (350-360)
+100%-

Alejandonos de Negocios poco Eticos

Extraido de Revista Kesher. Jabad uruguay

Pregunta:

Encontré que mi socio está planeando hacer algo que posiblemente es ilegal, pero de una forma que evita crear responsabilidades para él. ¿Tengo permitido seguir con la sociedad?

Respuesta :

Las leyes de las prácticas comerciales éticas son complejas, dependen de muchas variables detalladas, y en última instancia requieren la asistencia de un rabino especialmente calificado para conducirse por ellas apropiadamente. Para iniciarlo, sin embargo, aquí hay algunos puntos generales a considerar: La Torá prohibe a un judío “poner un obstáculo delante de un ciego”.

Nuestra tradición generaliza esta prohibición para incluir a cualquiera que esté en un mal camino. En otras palabras: si alguien está en camino de tropezarse en un pecado, no sea usted la persona que puso el obstáculo allí. De acuerdo a la estricta letra de la ley, este principio no se aplica en casos donde la otra persona puede hacer el pecado sin asistencia. Sin embargo, los sabios agregaron una salvaguardia llamada “fortalecer la mano de los pecadores”.

Entonces, aún en un caso donde la otra persona podría haber pecado sin su ayuda, tenemos prohibido proveerle materiales u otra asistencia cuando sabemos que serán utilizados para un propósito pecaminoso. No tenemos permitido proveerle armas a gente peligrosa, por ejemplo, aunque sepamos que las pueden conseguir por otro lado. Usted debe considerar si esto se aplica a su caso. ¿Su sociedad con esta persona lo está ayudando a él a hacer algo no ético? Dado que es difícil ser objetivo, esta es otra buena razón para analizar esto con un rabino experimentado.

Y otro ángulo a considerar: La Torá nos dice que no provoquemos sospechas sobre nosotros simplemente por “la profanación del nombre del Cielo”. En otras palabras: judío =representante de D-os en este mundo. Judío que actúa sospechosamente=dar una impresión pobre de D-os.

En verdad, es la tarea de todo ser humano hacer negocios con respeto a D-os y la humanidad. Un judío debe dar el ejemplo, no ser en absoluto sospechoso de lo contrario. Piense por un minuto: De todas formas, ¿qué hace un judío haciendo negocios?

Si realmente somos una “nación santa”, ¡¿que estamos haciendo ahí afuera en el mercado?! Deberíamos quedarnos en la sinagoga y en la Ieshivá y ser santos allí. Pero no, el propósito de un judío es traer santidad dentro de lo mundano y descubrir la sabiduría divina y espiritual allí, creando un verdadero valor en el mundo.

En verdad, todo el propósito de su negocio no es hacer dinero; hay muchas otras maneras en las que D-os puede proveerle de esto. Todo el propósito de su negocio es “santificar el nombre de D-os”. Saber de qué se trata verdaderamente un negocio es bueno para el negocio también.

Piense en su negocio como una copa gigante, el receptáculo en el que D-os vuelca bendiciones de vida y sustento. Así como lavamos y secamos nuestra copa de kidush antes de llenarlo de vino el viernes de noche, así también debemos estar seguros de que nuestro negocio esté limpio de cualquier abuso a nuestro prójimo y sus propiedades para recibir la bendición completa de D-os.

A pesar de que espero que esté en contacto con un rabino local calificado para manejar lo intrincado de estas preguntas, con gusto lo puedo ayudar para encontrar uno si lo necesita. Con los mejores deseos por grandes ganancias en vivir su vida como un comerciante santo, que esto le traerá también éxito, tanto material como espiritual.

Tzvi Freeman

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top