Comenzando
Sobre D´s, la Creación y el Alma.
+100%-

Adam – Ser Humano

1.     “Adam” es la sigla de “Emuna, Daat, Manguiná – Fe, Conciencia Espiritual, Melodía” y también de “Emuná, Dibur, Maasé – Fe, Habla, Hecho”.

2.    Por naturaleza, el ser humano no sabe valorar ni dar las gracias por lo que tiene. Su tarea consiste en superar esa mala naturaleza innata y modificarla.

3.    Por lo general, el ser humano olvida todas las bondades que Hashem hizo con él y se fija solamente en las carencias. Por eso, cada persona debe acostumbrarse a ser bueno con los demás y reconocer las bondades que se le hacen.

4.    Los seres humanos no reconocen las bondades que se les hacen hasta que no se ven privados de ellas.

5.    El ser humano posee libre albedrío, o sea, capacidad de elección y nadie puede ayudarlo a menos que él se ayude a sí mismo.

6.    Lo que define al ser humano es la conciencia espiritual, o sea, que conoce y tiene conciencia del Creador.

7.    Cuando la persona piensa que los demás tienen la culpa de la situación en la que él se encuentra está decretándose prisión perpetua.

8.    Cada persona está compuesta de cuatro elementos y en cada persona uno de esos elementos se manifiesta con más fuerza que los demás, según la rectificación y la misión que esa persona vino a cumplir en este mundo.

9.    Para hacerse meritorio de la definición de “ser humano”, es necesario que estudie Torá, la cual corresponde al concepto de jojmá – sabiduría. Luego es necesario que comprenda el material estudiado, lo cual corresponde al concepto de biná -entendimiento, hasta alcanzar el nivel en el que domina el material de estudio, lo asimila y lo pone en práctica, lo cual corresponde al concepto de daat – conciencia espiritual. Y entonces se lo considera un adam (ser humano) (Likutey Moharán 101).

10.  El término adam proviene de la palabra dimaión, que significa “similitud”, porque el ser humano tiene necesidad de parecerse a alguien: o bien a los tzadikim (justos) o bien a los necios.

11.   Las letras que complementan a la sigla adam (alef, dalet, mem) conforman el término hebreo mitpalel (reza), lo cual demuestra que la esencia del ser humano es la plegaria.

12.  La persona es su cerebro. ¿Quién eres? ¡Eres lo que tienes dentro del cerebro!

13.  El ser humano viene a este mundo a rectificar sus rasgos de carácter y sus creencias. Y los rasgos de carácter se nutren de sus creencias. Por eso, cada uno debe estudiar Torá a diario, unos más y otros menos, para que pueda rectificar sus creencias y, automáticamente, sus rasgos de carácter, y entonces será amado tanto en este mundo material como Arriba.

14.  La persona tiene que llegar a sentir un amor a Hashem tan grande que pueda afirmar: “¡A mí no me interesa ni este mundo ni el que viene! ¡A mí solamente me importa Hashem!”.

15.  “Hagamos un adam – hombre” (Génesis 1). La palabra adam está compuesta de tres letras: alef, dalet, mem. La alef corresponde a jojmá, sabiduría; la dalet corresponde a los cuatro elementos básicos, la mem corresponde al Mundo Venidero. Para obtener una porción en el Mundo Venidero (mem) es necesario sobreponerse a las características del mal que surgen de los cuatro elementos (dalet), lo cual se logra obteniendo sabiduría verdadera (alef) (Likutey Moharán 37).

16.  El hombre debe refrenar su instinto de curiosidad que lo incita a mirar las vanidades de este mundo y debe canalizarlo a la curiosidad por conocer la Torá.

17.  La persona no sabe qué es lo que vino a rectificar y completar en este mundo; no sabe cuándo llevará a cabo su rectificación ni tampoco sabe cómo se irá de este mundo.

18.  El ser humano fue creado en este mundo para agradecer y alabar cada día en todo momento al Creador, que lo creó.

19.  Aquel que alcanza el nivel de adam vive una vida de emuná y de humildad.

20. El ser humano llega a ser lo más selecto de la Creación únicamente cuando logra controlarse a sí mismo.

21.  La persona se inventa ideologías según sus pasiones físicas.

22. Cada persona tiene un porcentaje de las características de Caín y un porcentaje de las características de Abel.

23. Cada persona tiene su propio trayecto de vida, que es propio únicamente de ella.

Rab Shalom Arush

Libros relacionados

El ABC de la Vida

Cosmovision judia




Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top