Ascendiendo
Aprehendiendo las sefirot
+100%-

5) Jojmá y Biná: Los poderes del intelecto [4]

Extraído de “Anatomía del Alma” escrito por Por Jaim Kramer Con Abraham Sutton . Traducido al Español por Guillermo Beilinson

Jojmá y Biná

El cerebro se compone de tres secciones el cerebro, el cerebelo y el bulbo raquídeo ( medulla oblongata ). Cada una de estas tres secciones posee funciones diferentes pero totalmente coordinadas. El cerebro es el asiento del intelecto, el cerebelo coordina los movimientos del cuerpo y el bulbo raquídeo (conformado por la médula, el cerebro central y el hipotálamo) transmite los impulsos a través de todo el sistema nervioso. Estas tres áreas fundamentales del cerebro actúan como vehículos de sus correspondientes mojin , los poderes espirituales del intelecto: el cerebro es el asiento de Jojmá (Sabiduría); el cerebelo es el asiento de Biná (Comprensión); y el bulbo raquídeo es el asiento de Daat (Conocimiento). El cráneo, que alberga los mojin , corresponde a Keter (Corona).

Los Mojín: Una Perspectiva Kabalista

Tanto en la Biblia como en los escritos Talmúdicos y Kabalistas encontramos referencias a Jojmá (Sabiduría), a Biná (o Tevuná , Comprensión y Lógica) y a Daat (Conocimiento). Estos tres forman la Cabeza del Arbol Sefirótico de la Vida y son llamados en general los mojin (poderes intelectuales). Las siete Sefirot inferiores corresponden al Cuerpo y son llamadas midot (atributos del carácter) a través de los cuales se manifiestan los mojin .

Como sistema unificado, las Sefirot representan etapas de desarrollo a partir de un impulso inicial o voluntad (Keter) hacia un acto final de realización de esa voluntad (Maljut). Keter puede ser visto como Causa y Maljut como el Efecto.
Todas las otras Sefirot todo lo que sucede en el camino son etapas en el proceso de llevar el primer impulso hacia su realización final.


Jojmá (Sabiduría) y Biná (Comprensión)

Así como Keter corresponde al cráneo, Jojmá y Biná corresponden a los dos hemisferios del cerebro. Juntos, Jojmá y Biná son llamados las cosas ocultas, pues así como los pensamientos de la persona sólo se manifiestan a través de sus acciones, de la misma manera, los efectos de Jojmá y Biná son visibles sólo cuando se actualizan en las Sefirot inferiores.

Una de las fuentes Bíblicas para Jojmá y Biná es el versículo en Proverbios (3:19) , Dios fundó la tierra con Jojmá ; El estableció los cielos con Biná . La Biblia afirma aquí que Jojmá y Biná son las fuerzas básicas empleadas por Dios para crear el mundo.
En un sentido Divino, Jojmá constituye los axiomas que definen el mundo, mientras que Biná comprende el sistema lógico que conecta estos axiomas. Todas las leyes de la naturaleza son esencialmente axiomas y el más simple de los axiomas contiene varios niveles. Por ejemplo, el axioma de que la distancia más corta entre dos puntos es una línea recta implica la existencia de un punto, de líneas rectas, del espacio y demás. Estas categorías existen en Jojmá. En Biná, ellas juegan lógicamente y emergen como un sistema coherente de leyes.

A nivel humano, Jojmá se manifiesta como la sabiduría Divina comunicada
a través de la revelación profética, que denota la capacidad de penetrar las capas superficiales de la realidad y percibir la esencia de las cosas. Esto puede verse en la construcción misma de la palabra Jojmá.
Si separamos [e invertimos en hebreo] las dos primeras letras, obtenemos KoaJ MaH (en hebreo la j puede leerse también como k) que literalmente significa, el potencial de qué? o el poder de preguntar. En este sentido, Jojmá, KoaJ MaH , se refiere a la pregunta con respecto a lo que algo realmente es, a su esencia.

Jojmá es llamada comienzo, como en (Salmos 111:10) , Reshit Jojmá El comienzo de la sabiduría. Siendo un paralelo del hemisferio derecho del cerebro, de lo no verbal, Jojmá corresponde a los axiomas fundamentales del conocimiento que yacen detrás de todo nuestro proceso de pensamiento. Estos axiomas se encuentran en la estructura misma de la mente al nacer y llegan a integrarse a ella mediante nuestras experiencias de vida. Ellas forman la base de nuestra capacidad de estructurar y categorizar la información, y por tanto de obtener sabiduría.

Biná es la capacidad de deducir información adicional a partir de la información que ya ha sido recibida. El Talmud (Sanedrín 93b) define BiNa como la capacidad de comprender o distinguir una cosa de la otra. Está relacionada a la palabra hebrea BeiN , que significa entre medio. En este sentido, Biná implica la capacidad de reconocer las relaciones subyacentes.
Así, mientras que Jojmá nos permite llegar a la esencia de algo, Biná nos permite percibir esa cosa en relación con otras. En el nivel de Jojmá, todo lo que existe se encuentra en un estado de potencial indiferenciado, de esencia. Es a través de Biná que la mente diferencia las cosas.

Jojmá representa así un conocimiento indiferenciado, mientras que Biná es la fuente de la capacidad para analizar este conocimiento y separarlo en sus partes componentes. Podemos hacer una analogía con el agua (Jojmá) fluyendo a través de un sistema de tuberías (Biná).
El agua misma es un fluido indiferenciado sin una estructura macroscópica esencial. La estructura se le impone cuando fluye a través del sistema de tuberías.

Debemos hacer notar que, en general, la gente tiende a oscilar en sus aplicaciones de Jojmá y Biná. Y esto se hace de manera inconsciente. El sistema de pensamiento de la Kabalá enfatiza sin embargo el hecho de ser conscientes de este movimiento pendular de la conciencia y de integrarlo para que pueda funcionar en conjunto. Este es el significado de la directiva para la meditación que se encuentra en el Sefer Ietzirá (Libro de la Formación 1:4) , Comprende con sabiduría y sé sabio con comprensión.

3 comentarios
  1. REY ESTRADA

    Nuestro llamado es desarrollar al máximo el poder del intelecto en toda su plenitud o capacidad. Buscando sabiduría uno puede ascender al nivel del alma denominado el nivel *Jaiá* que es el más alto nivel de Jojmá o sabiduría. Todavía no se sabe todo aquello que se puede conocer. Cuando el sujeto busca Jojmá se acerca mucho a Kéter que es la plenitud del Eterno, pero cuando rompe esa conexión, se acera más a Karet que es la separación de la fuente, como Esaú que desechó lo espiritual, aumentando en su vida la raíz de amargura. Si uno no alcanza la verdad de algo, no ha alcanzado la sabiduría. ¿De qué se aferra el intelecto? Se aferra al intelecto fuerte del Eterno.

    25/08/2016 a las 10:55
  2. Saba Margarita Meza

    me encanta

    13/07/2018 a las 09:33
  3. juan molina

    wowwww exelente lindo poderoso D-os
    Fuerte grande

    05/11/2018 a las 05:21

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top