Ascendiendo
Manual de estudio de la Kabalá
Manual de estudio de la Kabalá
+100%-

3) Luz e iluminación…la guía espiritual

Extraido del libro “El canto del Alma” de Rabi Iejiel Bar Lev. Editorial Obelisco

La voluntad del Creador se revela por medio de la iluminación espiritual

Señalamos anteriormente que el propósito de la Creación es corregir el mundo, y que esto es factible bajo el reinado del Todopoderoso; dijimos además que dicha corrección se hará a través del libre albedrío sirviendo a Dios. Por un lado reconocemos la voluntad Divina y por otro a sus criaturas, a quienes se encomienda cumplir Su voluntad.
Cuando una persona desea expresar su voluntad lo hace hablando o escribiendo, etc., pero ¿cómo hace el Creador para revelar Su voluntad a los seres humanos? ¿Cómo sabrán Sus criaturas qué deben hacer y cómo deben comportarse? La respuesta a este interrogante es que la voluntad del Creador se revela a través de iluminaciones que envía a los hombres. La explicación más simple del concepto iluminación (heará) es el de una sensación interna de guía espiritual que proviene de una fuente superior.

Los grandes sabios de la Cábala explican que la voluntad Divina llega a sus criaturas como destellos o rayos de luz. Los cabalistas utilizan términos como “luz” o “iluminación” para describir la voluntad del Creador que es enviada desde Su propia fuente hacia Sus criaturas.
Así como en el mundo material la luz es la fuente y el origen y la iluminación es lo que procede de una fuente de luz, lo mismo sucede en la Cábala. A la esencia de la voluntad Divina la llamamos “luz”, mientras que a la voluntad irradiada por el Creador la denominamos “iluminación”. Por ejemplo, la luz de la vela es la luz mientras que la iluminación de la vela es la que emana de la luz de la vela. Conclusión, la Luz Infinita, Ein Sof, es la esencia misma, y la iluminación es lo que se desprende y sale de ella.

Los cabalistas decidieron utilizar conceptos como luz e iluminación por varios motivos. Ante todo, se trata de conceptos abstractos que sirven para expresar ideas ligadas a la voluntad Divina. Además. la iluminación que conocemos en el mundo físico posee cualidades similares a la iluminación espiritual. Por ejemplo, la luz sale de su fuente sin separarse de ella, y continúa recibiendo su esencia de ésta. Si la lámpara se apaga también la iluminación cesará. Esta cualidad no existe en la naturaleza, ya que todo objeto posee su propia existencia y es independiente de su origen. Si arrancamos una flor ésta se marchitará pero no desaparecerá. La luz es un ejemplo familiar a todos nosotros como algo conectado intrínseca e ininterrumpidamente a su raíz, y es por eso que los cabalistas eligieron describir la Emanación de la voluntad Divina como “iluminación” y a su fuente como “luz”.

La iluminación se convierte en luz – revelación de la voluntad Divina

Todos sabemos que la luna refleja la luz que recibe del sol, es decir, que el sol es la fuente de luz y la luna su iluminación. Esto es cierto comparando la luna en relación al sol, pero a veces el hombre utiliza la luz de la luna como fuente de luz. Si ponemos un espejo frente a la luna reflejará éste sus rayos de luz. O sea que en relación a esa luz que se refleja en el espejo, constituye la luna su fuente de luz.

Tomemos un ejemplo más: un maestro que enseña a su alumno y le irradia sabiduría es considerado la fuente del conocimiento que adquiere el alumno. En comparación con el maestro se considera al alumno el receptor de la sabiduría. Si este alumno por su parte le enseña a otro, se transforma de receptor de la iluminación en fuente de luz. En términos cabalísticos, el conocimiento – iluminación – que emanó del maestro (fuente de luz en relación a su alumno) pasó a ser fuente de luz cuando el alumno se tornó en maestro de otros alumnos.

Analógicamente, la iluminación espiritual que llega al hombre, que es la expansión o Emanación de la voluntad Divina, proviene de una fuente espiritual elevada, la que a su vez proviene de otra más excelsa y así sucesivamente. El origen de todos los orígenes es la Luz Infinita Ein Sof, fuente y origen de todos los deseos, fuente de la realidad en su totalidad, de la cual emanan todas las irradiaciones (iluminaciones) posibles. Es decir, la voluntad emana desde el infinito y se manifiesta revelación tras revelación, paso a paso, tal como el saber del maestro se manifiesta gradualmente desde el alumno de más alto nivel hasta el del nivel que lo subsigue y así sucesivamente. Como vimos previamente, la expansión de la voluntad Divina se manifiesta por medio de las sefirot, es decir que éstas son la revelación de la voluntad de Dios. Cuando el Rey David expresó su deseo de conocer a Dios dijo: “Envía Tu luz y Tu verdad y ellas me guiarán” (Salmos 43:3), y dijo también: “En Ti la fuente de luz, a través de Tu luz veremos la luz” (Salmos 36:10). En resumen: la iluminación espiritual constituye la revelación de la voluntad Divina y la Emanación de la misma. Y más aún, en la iluminación misma se encuentra la acción del Creador ya que Su voluntad es Su misma acción. Por eso, términos como luz e iluminación son tan usados en los escritos cabalistas.

Rabi Iejiel Bar Lev

Libros relacionados

El canto del alma

Kabala




Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top