Ascendiendo
Aprehendiendo las sefirot
+100%-

1) Keter: La Voluntad [ratzón] [1]

Extraído de “Anatomía del Alma” escrito por Por Jaim Kramer Con Abraham Sutton . Traducido al Español por Guillermo Beilinson

La voluntad y el deseo están íntimamente relacionados, pero también pueden ser opuestos: la voluntad suele basarse en una elección racional, mientras que el deseo suele surgir de una emoción profunda. Distinguimos entre Keter, la voluntad primera [o instinto] y Daat, el desarrollo de ese instinto que se manifiesta como deseo. Keter, la primera Sefirá o emanación, es vista como la voluntad primera pues en el momento en que Keter fue formado no existía otra cosa excepto la Luz del Infinito. Keter es por tanto una Voluntad Original, mientras que Daat, que viene luego de Jojmá y Biná, es una manifestación desarrollada de esa Voluntad y se encuentra así más cercanamente asociada con el deseo.

Keter es la fuente de la libertad de elección del hombre su capacidad para elegir cómo actuar y reaccionar frente a las situaciones de la vida. Cuando está dirigida hacia el bien, esta voluntad puede llevar a la persona al nivel de Keter. Pero también puede transformarse en una fuerza negativa en la vida.

Cuando un seguidor le pidió al Rabí Najmán que definiera la libertad de elección, el Rebe contestó: Es realmente muy simple: Si lo deseas, lo haces. Si no lo deseas, no lo haces.

El Rabí Natán comenta que esta afirmación aparentemente simple es de hecho una enseñanza muy importante. La gente actúa en general como si estuviese atrapada por sus propios deseos o impulsos. A veces la gente justifica una mala reacción diciendo que así son, y que no pueden cambiar. El Rebe enseña que cada persona, en cualquier momento de su vida, puede cambiar, simplemente eligiendo de manera diferente (Likutey Moharán
II, 110) .

El Rabí Natán le atribuye a esta enseñanza amplias ramificaciones.
Desde el momento en que Dios creó al hombre, explica el Rabí Natán, El puso este poder de la libertad de elección en sus manos. Si una persona decide buscar la espiritualidad, esa decisión obliga a Dios, si así pudiera decirse, a activar los poderes que se encuentran en la creación y sostener este deseo. De manera inversa, si la persona elige seguir los bajos deseos de su corazón incluso el mal esa decisión en efecto obliga a Dios a sostener y asistir a la persona en la senda que elige (Likutey Halajot, Birkot HaShajar 5:76-79) .

Si aplica la voluntad, la persona puede liberarse de su pasado, ascendiendo al Keter de su presente nivel y desde allí más arriba aún. O puede separarse de todo el bien que pudiera haber alcanzado y descender a niveles muy inferiores a aquéllos en los que se encuentra. La voluntad controla tanto los movimientos del comportamiento como los movimientos espirituales. Siendo el instinto básico del hombre, la voluntad es el primer peldaño en la búsqueda de la espiritualidad.

Libros relacionados

Anatomía del Alma

Kabala




Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top