Conectándose
El poder del habla y la plegaria
+100%-

El Cuaderno de los Milagros

Siempre que expresamos nuestra gratitud al Creador – sobre todo con cantos y alegría – realizamos milagros e invocamos una enorme compasión Divina. Dar gracias es la máxima tarea de un ser humano, y especialmente de un Judío pues la palabra hebrea Yehudí, Judío, significa “el que da gracias”. Si agradeces al Creador por todo, no tendrás que ir detràs de los rabinos y cabalistas para pedir bendiciones, porque serás bendecido de toda forma posible. Por otro lado, si una persona persiste en llantos y quejas, ninguna bendición le ayudará.

Una mujer joven me contó que comenzó a anotar los milagros y las grandes bendiciónes que recibe del Creador en un pequeño cuaderno, que mantiene en su cartera. Desde entonces, ella está todo el tiempo alegre porque siempre Le agradece. Su vida se ha convertido en un Paraíso sobre la Tierra.

Otro hombre joven de nuestra Yeshivá fue demandado por dinero que nunca debió. La compañía que lo demandaba estaba representada por un equipo de abogados que tenían toda clase de evidencias circunstanciales contra él. ¿Qué hizo el joven? Subió a una de las colinas al norte de Jerusalén, y agradeció al Creador durante dos horas enteras, diciéndole cuánto apreciaba esa “llamada para despertar” que le trajo la firme resolución de apreciar Sus tantos favores, y de empezar a reforzar sus plegarias y gratitud. A las 48 horas, recibió una carta de los abogados pidiendole perdón por el error y el malentendido. Quién sabe cuántos miles de dólares en honorarios de abogados y horas de batallas en el tribunal legal habrían sido requeridos para demostrar su inocencia. ¿Quién dice que el tribunal no habría decretado es su contra,como en muchos otros casos?

Tenemos muchisimas historias de este tipo, sobre cómo sesiones de plegaria personal de gratitud – literalmente agradecimiento al Creador por los problemas y dificultades que nos llegan – salvó a gente de severos y duros juicios.

El Creador me ha dado el privilegio de ver con mis propios ojos como personas en Israel y en el extranjero, se han recuperado hasta de enfermedades terminales que los médicos habían desesperado completamente. ¿Se preguntan cómo? ¡Ellos simplemente aceptaron mi consejo y comenzaron a agradecer al Creador por su enfermedad! ¡Empezaron a agradecer al Creador por el hecho que no dependen de nadie más, sino de Él! Hay docenas de personas que conocemos que fueron lo bastante inteligentes para hacerlo. Muchas personas nos han escrito que los doctores les dieron unas solas semanas o meses de vida, y un año o dos más tarde ellos están todavía con nosotros. Algunos han visto sus tumores malignos desaparecer completamente.

La Emuná, la firme auténtica fe, nos enseña que no existe tal cosa como “malo” en el mundo. Si una persona piensa que hay un concepto de mal en el mundo, es simplemente porque no ha leído y aprendido todavía de un libro titulado “En el Jardín de la Fe” (próximamente en español). No existen dos personas que tengan la misma misión en el mundo; por lo tanto, todo lo que el Creador hace es para bien, dirigiendo a cada individuo a lo largo de su único camino y su propia corrección del alma.

¿Estás pasando una etapa difícil? Tal vez es porque el Creador quiere que des una vuelta hacia la derecha en vez de a la izquierda. ¿Tienes un amigo que te causa sufrimiento? Tal vez el Creador quiere que te unas con otra gente. ¿Has perdido tu trabajo? ¿Quizá el Creador quiere que aprendas a apreciar lo que tienes, y tal vez Él tiene un mejor trabajo para ti? Quizás sin perder este trabajo, hubieras estado estancado durante años en el mismo lugar. Todos debemos abrir nuestros ojos y observar cómo cada cosa que nos pasa en la vida es para nuestro eterno bien. Una vez que comenzamos a agradecer al Creador, todos los Juicios severos son totalmente mitigados, lo que el sagrado libro del Zohar llama “endulzados desde su raíz”.

Nuestras expresiones de gratitud y agradecimiento al Creador tienen el inequívoco poder de convertir los Juicios Celestes en completa Divina Compasión y Benevolencia.

¿Cómo puede el gran Rebe Najman de Breslev decir que no existe en absoluto el mal en el mundo? Muy simple – ¡ya que todo proviene del Creador, entonces todo lo que Él hace es para bien, y deberíamos agradecerle por ello! Del punto de vista de la Émuná, quejándonos que algo es malo, es la peor forma de herejía. No debe ser una sorpresa que quejarnos y llorar nos cause desgracias.

La noción del mal se presenta cuando los deseos del hombre son diferentes a lo que el Creador quiere para él. Como tal, alguien que se encuentra con dificultades cuando no hace lo que el Creador quiere que haga, está propenso a ver la situación como mala. Vamos a ver algunos ejemplos: supone que sueñas en tener a una cierta persona como pareja, pero eres rechazado. Ahora te deprimes y el dolor te transpasa porque no consiguistes lo que querías. En vez de llorar y quejarte, deberías agradecer al Creador, ¡porque si Él no cumplió tu voluntad, es porque aquella persona no era tu alma gemela! Habría sido una terrible pareja para ti en el matrimonio. Vamos a tomar otro ejemplo: estàs devastado porque no fuiste aceptado en la facultad de medicina. ¿Tal vez para tu corrección del alma debes ser un profesor? ¿Tal vez el Creador quiere que seas un líder espiritual, un doctor de almas en vez de un doctor de cuerpos? ¡Entonces deja de sollozar y agradece al Creador – pues todo lo que Él hace es para tu completo bien!

La gente piensa que agradecer al Creador por todo – por el bueno y por lo aparentemente contrario – es una especie de innovación. Incorrecto – es esta una obligación incondicional mencionada en la Guemará y codificada en la Halajá, la Ley Judía (véase Shuljhán Arúj, Oraj Jaím 222:3).

Cada hombre que hace de las expresiones de gratitud al Creador una parte diaria de su vida – por todo lo que Él hace, sea bueno o aparentemente “malo” – verá enormes milagros y soluciones para problemas que nunca soñó que podrían ser resueltos.

Entonces, ¿qué podemos hacer para rectificar el terrible rasgo de ingratitud, llantos y quejas? Dos cosas:

Primero, deberíamos dedicar la mitad de nuestra Hitbodedút (“Aislamiento”, Plegaria Personal) diaria – 30 minutos por día – a pedir al Creador que nos ayude a vencer este terrible rasgo, hasta que realmente sintamos el cambio dentro nuestro y comencemos a agradecer al Todopoderoso por cada cosa de nuestra vida, lo bueno y lo aparentemente contrario.

Segundo, nuestros Sabios enseñaron que quienquiera que carece de gratitud a su prójimo, seguramente carecerá de gratitud al Creador. Por lo tanto, deberíamos hacer un esfuerzo especial para decir gracias a cada uno que nos hace un favor, y sobre todo a nuestros padres y a nuestras parejas. De paso, si tienes problemas en tu vida matrimonial, puedes solucionarlo en un minuto: sólo compra un pequeño cuaderno de bolsillo y apunta todos los favores que tu pareja te hace cada día. 99% de los problemas relacionados con la paz conyugal provienen de la ingratitud.

Rabi Natan, el gran discípulo del Rebe Najman de Breslev, dijo que nada nos ayudará hasta que aprendamos a decir “Gracias” al Creador. Si careces de algo, sea pareja, trabajo, o hijos propios, agradece al Todopoderoso durante una hora por día por esa “deficiencia” y verás grandes milagros.

Rabi Najman dice que cuando la humildad se esparcirá en el mundo, llegará el verdadero Mesías. La gratitud es en efecto la humildad, pues el hombre no espera nada y aprecia todo lo que el Creador le da. Por otra parte, la ingratitud va de la mano con la arrogancia, pues el hombe piensa que todos le deben algo; entonces está enojado con el Creador por no conseguir lo que quiere. Por lo tanto, cuanto más personas agradezcan al Creador, más pronto llegará el mundo a su perfección!

Cuanto más se interiorizan los principios de la fe, más se logra el conocimiento que todo es para bien.

Aconsejo que cada uno tenga un pequeño cuaderno en su bolsillo, que preste atención a los milagros de la vida – tanto los grandes como los pequeños – que los anote, y agradezca por ellos al Creador del Universo cada día, durante su sesión de Plegaria Personal. Esta pequeña libreta salvará su vida. Cuando comiences a agradecer al Todopoderoso por todo, entonces Él te dará muchas màs razones para agradecerle. No sólo que verás milagros, sino también salvaciones y soluciones en todo los campos de terribles problemas y situaciónes difíciles, a los cuales nunca soñaste superar exitosamente.

Gentileza: breslev.co.il

Rab Shalom Arush

Libros relacionados

En el jardin de los milagros



1 comentario
  1. Lino molina

    Muchas gracias y un abrazo de un judío que D-OS procura su bien cada día,Bendecido en Hashem,Aleluya.

    02/11/2017 a las 19:16

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top