Energía de los meses
La energía del mes de Nisan
La energía del mes de Nisan/Aries
+100%-

El milagro de la naturaleza

Extraído del Calendario Cabalístico de Ben Itzjak. Editorial Edaf

El nombre del mes –nisán– está relacionado idiomáticamente con el término hebreo nes, «milagro». ¿Qué busca enseñarnos esta extraña relación?
El relato bíblico cuenta que el pueblo de Israel, una vez salvado de las garras del faraón, fue condenado a deambular hasta morir en las secas arenas del desierto. Mas en realidad, el plan inicial era conducirlo directamente hasta el pie del Monte Sinaí para entregarle la Gran Sabiduría -la Torá- y continuar hasta la Tierra Prometida. Sin embargo, el pueblo construye el becerro de oro, y la voz celestial determina que esos hombres morirían en el desierto y que sólo sus hijos, quienes no habían probado ni la esclavitud ni tampoco la idolatría, serían los encargados de conquistar y heredar la tierra que mana leche y miel.
¿Qué comería un pueblo numeroso en el desierto durante cuarenta años? La Biblia cuenta entonces acerca del maná, el alimento celestial que día a día les era entregado desde las alturas.

Los sabios enseñan que de este hecho surge algo muy extraño: toda una generación nacida en el desierto se acostumbró a recibir alimentos desde el cielo. Para ellos era sumamente natural que cada mañana, al despertarse, el sustento les llegara «desde arriba».
Para ellos se trataba de una ley de la naturaleza.
Mas al llegar a la puerta misma de la Tierra Prometida les esperaba una sorpresa: el maná diario se interrumpió y, para su infinito asombro, descubrieron que la misma tierra árida y el estéril polvo que pisaban comenzaban a producir los vegetales y frutas más maravillosos.
«¡Es un milagro!», exclamaron, negándose a aceptar lo que sus ojos veían: el alimento surgía de la tierra.
El mensaje de los sabios no deja lugar a dudas: denominamos «naturaleza» a los milagros a los que nos hemos acostumbrado.

Pero cuando el milagro se reviste de naturaleza el mensaje de eternidad se pierde y sólo captamos el lado más insignificante de la realidad que nos rodea.
El milagro rompe en mil pedazos esta realidad inerte y permite observar a través de la grieta la palabra inefable y esencial exiliada en las profundidades del mundo limitado.

Para terminar, digamos que el texto bíblico se ocupa de remarcar la relación de la Salida de Egipto con la estación de la primavera. En realidad, uno de los nombres de la festividad es «La fiesta de la primavera».
¿A qué se debe este énfasis en un hecho aparentemente casual?
Muy sencillo: en invierno la naturaleza se recluye, se encierra, se oculta. La realidad parece vacía y chata. Sin embargo, el tiempo de primavera revela todo lo que el invierno ocultó. Todo brota, todo florece, los colores pálidos se transforman en un torrente de energía positiva.
Durante el invierno lo esencial se marcha al exilio. La primavera genera y provoca el desexilio.
Simbolizando el trabajo principal de nisán, el mes que nos aprestamos a vivir.

 

Ben Itzjak.

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top