Estudiando
Estudio de los libros de la Torá
Shemot
+100%-

Vaiakhel-Pikudei

Primer comentario (Selección del Lubavitcher Rebe M.M. Schneerson, www.jabad.org.ar)

Segundo comentario

 Tercer comentario (Rab Moshe Hoffer )

Primer comentario – No despreciar el potencial del hombre

En la Torá en general y en la Torá Escrita en particular, cada palabra y cada letra están sopesadas y medidas, y no hay ni un sólo carácter demás. Se aprenden gran cantidad de Halajot (leyes judías) de tan sólo letras. Sin embargo, en las Parshiot de Vaiakel Pikudei encontramos textos enteros que parecen estar de más: En estas secciones la Torá nos repite los detalles de la construcción Santuario, luego de haber sido ya enumerados todos ellos en las Parshiot anteriores de Trumá y Tetzavé. Si la intención de la Torá era contar que el trabajo se hizo exactamente de acuerdo a la orden de Di-s, alcanzaba con solo decir que los iehudim erigieron el Mishkán de acuerdo a la indicación Divina.

Parecido exterior solamente Lo mismo sucede en Parshat Nasó, cuando la Torá nos relata sobre la inauguración del Santuario. Los doce jefes de las tribus trajeron todos ofrendas idénticas. ¡Sin embargo la Torá las describe doce veces consecutivas con los mismos detalles!. La respuesta a esto es, que las ofrendas eran iguales sólo exteriormente. En lo que hacía a su contenido y las intenciones de los ofrendantes cada una era única y tenía sentido propio. Por eso la Torá no podía escribir que trajeron la misma ofrenda, ya que íntimamente eran diferentes.

Dos Santuarios

De la misma forma podemos explicar la repetición de los detalles de la construcción del Mishkán en esta Parshá: El Santuario que Hashem ordenó levantar, es totalmente distinto al que los iehudim levantaron en la práctica. Sólo en su descripción parecía el mismo, pero intrínsecamente su esencia era distinta. La Torá versa: “este es el recuento del Mishkán, el Mishkán del Testimonio”. Nombra el término “Mishkán” dos veces. Esto sugiere la existencia de dos Santuarios- uno espiritual y uno material. El primero de ellos era el Santuario espiritual que Hashem le mostró a Moshé en el Monte Sinaí. Y aunque ciertamente se habla allí de oro, plata y madera, de acuerdo a cómo Di-s se lo ordena a Moshé, y cómo Moshé escucha lo ordenado, y ve cómo son las cosas, lo primordial allí era lo espiritual. En cambio, en las Parshiot Vaiakhel – Pikudei se habla de un Santuario físico propiamente dicho, el que construyeron los judíos en la práctica, en este mundo terrenal, con los elementos concretos que donó el Pueblo de Israel.

El objetivo es aquí!! A pesar de que el Mishkán que le mostró Di-s a Moshé en el Monte Sinaí era sin dudas superior al realizado por los iehudim en el mundo material, la Presencia Divina se hallaba fundamentalmente en el segundo. Como dice la Torá: “Y concluyó Moshé la labor” e inmediatamente después, “Y cubrió la Nube el Ohel Moed, y la Gloria de Hashem llenó el Mishkán”- A través del Santuario material específicamente, se cumplió la Voluntad de Di-s. De aquí podemos tomar una enseñanza significativa. A veces menospreciamos nuestro potencial espiritual y el valor de nuestros actos. Uno puede pensar: “¿Quién soy yo para causarle placer a Hashem?”. Nos enseña, entonces la Torá que por el contrario: justamente porque nos encontramos en este mundo terrenal, tan bajo y con sus limitaciones, es en estas condiciones que Di-s desea que cumplamos Sus preceptos. A través de ello somos nosotros, con nuestros actos, los que concretamos el objetivo y deseo Divino de: “hacer para El una morada en el mundo inferior”.

Likutei Sijot, tomo 1 Pág. 195


Segundo comentario – El Santuraio y el Shabat

“Y Moises reunio a toda la congregacion de los Hijos de Israel y les dijo a ellos: ‘Estos son las cosas que ha ordenado Hashem para hacer” (Shemot/Exodo 35:1).

“Seis dias habra de ser hecho el trabajo y en el dia septimo sera para vosotros santo, shabat de shabatot para Di-s…” (Shemot 35:2).

De acuerdo a nuestra tradicion estos fueron los primeros mandamientos que Moises transmitio al Pueblo Judio cuando descendio del Monte Sinai la ultima vez, trayendo las segundas tablas. Y estos, que parecen introducirnos al proximo grupo de mandamientos que se relacionan con el Santuario, reflejan una especie de pasividad: ‘habra de ser hecho el trabajo…’. Donar, por ejemplo, para el santuario o construirlo son acciones positivas. Si aquellos preceptos fueron pensados para introducirnos en la sagrada mision de construir el Santuario, como encajan en el tema?

La observancia del Shabat demuestra nuestra fe de que D-s creo el mundo. Y demostramos nuestra fe mediante la inactividad en ese dia, porque los actos de creacion de Hashem van mas alla de la capacidad y finitud de la persona para aprehenderlos correctamente.

Esto trae a colacion otra enseñanza. Nosotros podemos verdaderamente entender y alabar las cualidades unicas de Di-s por lo que el NO es. Vale decir, D-s no es como nada que conozcamos y sobrepasa cualquier virtud finita y cualquier capacidad que podamos captar y experimentar. Por ejemplo, cuando El demuestra misericordia, Su misericordia es mucho mas vasta y enorme que la de la persona mas misericordiosa que jamas haya vivido. Por lo tanto Su misericordia se encuentra mucho mas alla de lo que un ser humano puede comprender y experimentar. Es verdaderamente unica. Una persona solo puede captar aquello que es finito. Y Di-s es infinito.

Quizas ahora podamos entender por que Moises inicia la enumeracion de las leyes para la construccion del Santuario con las leyes de Shabat.

El propio Moises estaba perplejo con la orden de construir un Santuario. Como se puede relacionar la infinitud de Di-s con un santuario finito para El, una estructura material en una ubicación especifica que el hombre construye para hacer descender la infinita Gloria de Di-s. El Midrash explica que el Creador se dirigio a Moises diciendole: “Tu haz lo que puedas y construye el Santuario. Yo hare lo que Yo pueda (kabiajol) para hacer morar Mi presencia sobre el Arca del Pacto”.

El Shabat es entonces una apropiada introduccion para iniciar la accion y construir el Santuario. Porque es una demostracion de que el hombre no puede verdaderamente reflejar lo que El es verdaderamente y asi como hacemos todo lo mejor que podemos para dirigirnos a Di-s y rezarle en Su rol de Creador del Mundo por medio de la observancia del Shabat, asi tambien nos dice Di-s que El acepta y legitima todas nuestras tareas para construir un Santuario finito para El. Para El que es infinito.

(Fuentes: H.Black, JewishAmerica)


Tercer comentario – Dime con quien andas y te dire quien eres

Luego de haber congregado Moshe a los iehudim, esta escrito “… Y salieron de delante de Moshe”. La pregunta es obvia, si estaban reunidos con Moshe… ¿Por que esta escrito que salieron de delante de Moshe? Debemos saber que los lugares y las personas con las que nos contactamos tienen una gran influencia sobre nosotros. Si vemos a un individuo que tambalea al caminar, eso nos indica que salio de un bar embriagado de vino. Guardando las distancias, podemos decir que el mero hecho de haber estado frente a Moshe, alcanzaba como para que reciban sobre si mismos temor a D”s, y se reflejara en sus rostros. ¡Con mas razon, como estudiaron con Moshe la Tora que recibio en el Sinai! ¡que bello era el aspecto que adquirieron! Nosotros como personas de Tora debemos saber que debe reflejarse en nuestros rostros que hemos salido del Bet Hakneset.

En cada movimiento nuestro, tenemos que santificar el nombre de D”s. Deben identificar a traves de nuestra conducta que somos seguidores de la Tora. Nuestros sabios explican en el Tratado de Ioma (86 a) haciendo referencia al versiculo que recitamos diariamente al decir la Shema que D”s nos encomienda: “Amaras a Hashem tu D”s”, que debe ser el Nombre de D”s amado por tu intermedio, es decir nosotros debemos ser los provocadores de que la gente ame a Hashem, que gracias a nuestra buena conducta, los individuos quieran imitarnos acercandose ellos tambien a D”s. Si obramos mal, teniendo una conversacion agresiva con la gente y no comerciando con honestidad, provocamos la profanacion del Nombre de Hashem, de alli nuestra gran responsabilidad. En nuestro pais, en estos ultimos años se vive una constante inseguridad, da miedo transitar por las calles. La vida nocturna se convirtio en algo peligroso, vivimos tensionados.

Pero en estos tiempos mas que nunca debe notarse la alegria y la satisfaccion que tenemos por haber estado en un Bet Hakneset. Debemos ser nosotros los portadores de la paz, los que la transmitimos. Hay muchas personas que en su fuero interno tienen una preocupacion: quieren acercar a los alejados de la Tora. Pero debemos tomar conciencia de que no todos estamos preparados para ello. El Jafetz Jaim en su libro Jomat Hadat hace referencia a la personalidad que debe tener aquel que se quiere dedicar o se dedica a esta tarea tan importante. El explica basandose en la relacion que guardan los versiculos que decimos en la lectura de la Shema. Primero decimos: Y amaras a tu D”s con todo tu corazon. El versiculo siguiente dice: Y estaran las palabras estas en tu corazon. El Jafetz Jaim explica sobre esto que el hecho de estar juntos estos dos pesukim, nos seniala que solamente aquel que tiene la Tora posada en su corazon y ella es parte de su personalidad, esta preparado o apto para salir y hacer amar el Nombre de D”s sobre los demas. En el Midrash Ialcut Shimoni se nos explica con respecto a la familia de Elcana, el padre de Shemuel, el profeta, que hacia Alia para las fiestas, se dirigia al Mishcan (Santuario). Elcana, como sus hijos e hijas y sus parientes, iban y pernoctaban en las calles de la ciudad. La gente del lugar les preguntaban ¿donde van? y ellos les respondian “a la casa de Hashem en Shilo de donde saldra la Tora y las mitzvot“. ¿Y ustedes por que no vienen con nosotros y vamos juntos? Entonces esto les provocaba una reaccion inmediata, que por la emocion que sentian derramaban lagrimas y terminaban acompaniandolos. Cada año acercaban mas familias, hasta que terminaron por acercar a todos. Le dijo D”s: Elcana, Elcana. Tu volcaste al pueblo judio al platillo meritorio de la balanza y los educaste con mitzvot y muchos tuvieron el merito de acercarse por tu intermedio, yo sacare de ti un hijo que inducira a los iehudim por el buen camino y los educara en las mitzvot.

Vemos que como recompensa a Elcana le dieron del cielo al profeta Shemuel. ¡Es increible que una sola persona pudo acercar a todo un pueblo! Nuestros sabios destacan la pureza de sus pensamientos e intenciones, dormia en la calle para santificar el Nombre de Hashem en publico. La gente advirtio que ante ellos habia un alma pura, le preguntaban: ¿Por que esta conducta? Era precisamente cuando Elcana y su esposa encontraban la oportunidad de sensibilizarlos. ¿Ustedes por que no vienen con nosotros? ¿Por que dejan la casa de Hashem y la cambian por placeres corporales? Esto repercutio positivamente en el pueblo hasta llegar a derramar lagrimas y decidirse a ir al Mishcan. El medio ambiente es muy influyente. Tratemos de frecuentar lugares de Tora, y la Kedusha (santidad) que estara reflejada en nuestros rostros, repercutira positivamente en nuestros hijos.

Rab Moshe M Hoffer

Deje su comentario

Su email no se publica. Campos requeridos *

Top